¿Doce semanas? Cero semanas

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

¿Doce semanas? Cero semanas¿Qué dicen la medicina, la ciencia, sobre el principio de la vida? La discusión sobre el principio del ser humano, desde el momento de la concepción o algún tiempo después no es nada nuevo. Los proabortistas alegan que no se sabe cuándo se empieza a ser persona humana, que la ciencia no tiene una respuesta. Error, la ciencia sí ha dado respuesta a esta pregunta, y no es ninguna novedad. El hecho de que los aproabortistas lo ignoren (o pretendan ignorarlo) es otra cosa.
Las opiniones de especialistas de reconocido prestigio son abrumadoramente de que desde el momento de la concepción hay ya, en esa célula única, todas las características de un nuevo ser, con sus 46 cromosomas: 23 de la madre y 23 del padre. Su desarrollo empieza entonces, y bajo la protección del vientre materno, alcanzará la capacidad de sobrevivir independientemente.
Quienes apoyan el aborto en las primeras semanas de embarazo, buscan alguna explicación para definir en qué momento el "producto" (bajo sus diversos nombres técnicos) se puede considerar ser humano. Un respetable médico de Nueva York, el Dr. Jerónimo Domínguez, nos da algunos datos al respecto. Uno de los criterios alegados por los proabortistas es la actividad cerebral, que dicen empieza a existir solamente después de unas veinte semanas, y que esa actividad cerebral es la que define a una persona viva. Error, a los 40 - 42 días, o seis semanas de la concepción, ya se puede medir actividad cerebral con un electroencefalograma.
Desde antes, a los 18 - 21 días, la flamante actividad del corazón permite tomar un electrocardiograma y a las 8 semanas pueden escucharse con un estetoscopio ultrasónico sus latidos. A los tres meses ya tiene dedos y huellas digitales, las mismas que tendrá a los 40 o más años de edad, es decir a las 12 o 13 semanas de vida. Abortar a la semana 12 es así, sin duda alguna, matar a una persona humana.
El nuevo ser, aún desde ser una sola célula, es diferente a su madre, no es parte de ella; tiene 23 cromosomas suyos y otros 23 del padre. Su ADN es personal, distinto del materno y del paterno, así como su tipo de sangre puede ser diferente del de ella o él. La fertilización es el momento exacto en que el ser humano inicia su existencia, no a las doce o más semanas; es, digamos, a las "cero" semanas.
A las 8 semanas (no después de las 12) cada órgano está presente y en su sitio. Todo lo que se forma un adulto humano se encuentra en este pequeño embrión de tan solo pulgada y media de largo, que es así una persona humana. No es aceptable decir por ejemplo que solamente cuando es "viable" lo sea (al iniciar el séptimo mes de embarazo). De hecho, hay casos perfectamente documentados de bebés sobrevivientes, con nombres y apellidos, de unas cuantas semanas.
En la comunidad médica no existe ya debate sobre cuándo empieza la vida humana: empieza con la concepción. En abril de 1981 (hace 26 años), un subcomité del Senado de Estados Unidos abrió un debate sobre el principio de la vida. Sobraron opiniones médicas y científicas sobre este hecho de ser la concepción misma, y los grandes ausentes fueron los que pudieron entonces haber intentado demostrar que era semanas o meses después.
El informe del subcomité senatorial S-158 al 97° Congreso, llegó a estas conclusiones: médicos, biólogos y otros científicos concuerdan que la concepción marca el inicio de la vida de un ser humano - un ser que está vivo y es un miembro de la especie humana. Hay un acuerdo abrumador en este punto en innumerables escritos médicos, biológicos y científicos.
En realidad, ya desde 1857, hace 150 años, la American Medical Association había reconocido que "la existencia real e independiente de un niño antes de nacer, como ser humano", es un asunto de objetividad científica. Concluye así el informe que los doctores sabían, desde los años de 1800 y los doctores lo saben ahora, que la vida humana inicia con la concepción.
Efectivamente, la frase de que "no sabemos cuándo empieza la vida humana" está demostrada hace años como falsa: sí sabemos, médica y científicamente, que la vida del ser humano se inicia con la concepción.
Ante la pregunta hecha en ese subcomité senatorial en 1981, de "¿Cuándo empieza la vida humana? " las respuestas de expertos de renombre mundial fueron claras. Ejemplos: la Dra. Micheline M. Matheus-Roth, de la Escuela de Medicina de Harvard, refirió más de 20 textos médicos que claman que la vida humana se inicia con la concepción. El Dr. Jerome Lejeune, el "Padre de la Genética Moderna", afirmó: "aceptar el hecho de que después de la fertilización ha tenido lugar, un nuevo ser humano existe no es más un asunto de gusto u opinión... es plena evidencia médica ". El Dr. Hymie Gordon, del Departamento de Genética de la Clínica Mayo agregó: "Por todos los criterios de la biología molecular moderna, la vida está presente desde el momento de la concepción ".
Por otra parte, el Dr. Bernard Nathanson, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Cornell, cofundador y exdirectivo de la National Abortion Rigths Action League (NARAL), que promovió la defensa y legalización del aborto en EUA, reconoció a la prensa su error: "La ciencia médica me dice ahora que el feto es una persona humana. Dramáticamente tengo que reconocer ahora que el feto no es un trozo de carne: es un paciente ". Este médico norteamericano, que había practicado más de 75,000 abortos con su propio equipo seguía: "Nos hemos equivocado y es necesario rectificar, y decírselo al público: el aborto supone una negación del derecho a la vida humana ".
Médica, científicamente, no es así aceptable pensar que antes de doce o catorce o veinte semanas, el embrión, feto, producto o como se quiera llamarlo, no sea persona humana. La vida empieza a las cero semanas, al unirse dos células, óvulo y espermatozoide, y formar una nueva célula, el cigoto, con los 46 cromosomas que tendrá y definen su ser y personalidad durante el resto de su vida: ya tiene su propia existencia como ser humano.