¿DÓNDE ENCONTRAR LA FECIDAD?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Todos la buscan, todos la desean. Como una paradoja, se vende todo por conseguirla y se adquiere de todo por conservarla. La felicidad es ese escurridizo anhelo que pide ser permanente y que se confunde con lo efímero. ¿Es lo mismo alegría y felicidad? ¿Depende de las circunstancias el ser feliz? ¿De mí? ¿Es objetiva o subjetiva?, donde la podremos, en donde la encontraremos. Sin duda que para nosotros cristianos la felicidad constituye una serie de realizaciones, proyectos y especialmente una gran armonía entre la paz, la verdad y el bien, es ahí en donde podremos llegar a una verdadera felicidad.  Les dejo esta historia, como reflexión, a raíz de la experiencia que tuvo San Agustín, en la cual decía, “tarde te amé dulzura tan nueva y tan antigua, tarde te amé, mientras yo te buscaba fuera Tú estabas dentro……¿dónde encontrar la felicidad?..... 

 

En el principio de los tiempos, se reunieron varios demonios para hacer una travesura. 

Uno de ellos dijo: "Debemos quitarles algo a los humanos, pero, ¿qué les quitamos?". 

Después de mucho pensar uno dijo: "¡Ya sé!, vamos a quitarles la felicidad, pero el problema va a ser dónde esconderla para que no la puedan encontrar" .

 

Propuso el primero: 

"Vamos a esconderla en la cima del monte más alto  del mundo" ....a lo que inmediatamente repuso otro: 

"no, recuerda que tienen fuerza, alguna vez alguien puede subir y encontrarla, y si la encuentra uno, ya todos sabrán donde está". 

 

Luego propuso otro: 

"Entonces vamos a esconderla en el fondo del mar“  y otro contestó: 

"No, recuerda que tienen curiosidad, alguna vez alguien construirá algún aparato para poder bajar y entonces la encontrará". 

Uno más dijo: 

"Escondámosla en un planeta lejano a la Tierra". 

Y le dijeron: 

"No, recuerda que tienen inteligencia, y un día alguien va a construir una nave en la que pueda viajar a otros planetas y la va a descubrir, y entonces todos tendrán felicidad". 

 

El último de ellos era un demonio que había permanecido en silencio escuchando atentamente cada una de las propuestas de los demás. 

Analizó cada una de ellas y entonces dijo: 

"Creo saber dónde ponerla para que realmente nunca la encuentren". 

Todos voltearon asombrados y preguntaron al mismo tiempo: "¿Dónde?". 

El demonio respondió: . . . . 

"La esconderemos dentro de ellos mismos, estarán tan ocupados buscándola fuera, que nunca la encontrarán".

Todos estuvieron de acuerdo y desde entonces ha sido así:

“el humano se pasa la vida buscando la felicidad sin saber que la trae consigo”.

 

Estar contento es estar lleno de contenido. Si la vida está llena de contenido, se experimenta esa sensación de plenitud. Y así se puede ser feliz en momentos de dolor o de sufrimiento, porque se está hablando de un ser feliz y no ya de un estar feliz, dependiente del tiempo que dure, o de las circunstancias que lo rodeen. 

 

Aquí te va el decálogo del hombre feliz

 

1 Conocerse bien a uno mismo, y tener interioridad.
2 Ser realista y exigente.
3 Puesta en práctica de un proyecto de vida.
4 Gran dosis de coherencia.
5 Método a seguir: orden, constancia y disciplina.
6 Seguir un comportamiento natural, no artificial ni forzado.
7 Equilibrio entre el corazón y la cabeza.
8 Apoyarse en una jerarquía de valores y tener sentido del humor para las situaciones críticas.
9 Personalidad equilibrada en sus actividades y en sus responsabilidades.
10 Tener una vida social estable en comunicación y compañía.