La economía sacramental

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF
/>
< />

SEGUNDA PARTE 


LA CELEBRACIÓN DEL MISTERIO CRISTIANO

PRIMERA SECCIÓN:
LA ECONOMÍA SACRAMENTAL

1076 El día de Pentecostés, por la efusión del Espíritu Santo, la
Iglesia se manifiesta al mundo (cf SC 6; LG 2). El don del Espíritu inaugura un
tiempo nuevo en la "dispensación del Misterio": el tiempo de la
Iglesia, durante el cual Cristo manifiesta, hace presente y comunica su obra de
salvación mediante la Liturgia de su Iglesia, "hasta que él venga"
(1 Co 11,26). Durante este tiempo de la Iglesia, Cristo vive y actúa en su
Iglesia y con ella ya de una manera nueva, la propia de este tiempo nuevo.
Actúa por los sacramentos; esto es lo que la Tradición común de Oriente y
Occidente llama "la Economía sacramental"; esta consiste en la
comunicación (o "dispensación") de los frutos del Misterio pascual
de Cristo en la celebración de la liturgia "sacramental" de la
Iglesia.

Por ello es preciso explicar primero esta "dispensación
sacramental" (capítulo primero). Así aparecerán más clarame nte la
naturaleza y los aspectos esenciales de la celebración litúrgica (capítulo
segundo).