Edfrith o Edfrid


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

San Edfrith o Edfrid

4 de junio.

Significa “defensor”. Viene de la lengua alemana.

La alegría perfecta es transparencia. No te basta con todo tu ser para que esta alegría estalle. Ella te orienta hacia Dios, ante todo a través de lo que tú eres.

Murió en el año 721. Fue monje y obispo de Lindsfarne. Se conoce poco antes de que fuese obispo en el 698.

Lo que se cabe con certeza es que estudió en Irlanda y que fue un excelente calígrafo y artista.

Tardó tiempo en escribir los Evangelios con una letra bellísima, una auténtica obra maestra de Northumbrian.

Hoy, si quieres verlo, puedes acercarte a la Biblioteca Británica.

Le dio a los Evangelios una presentación preciosa con sus dibujos y su letra atrayente y viva.

Algunas de sus obras se encuentran en la actualidad fuera de Inglaterra, en Italia, en concreto.

Hay en sus obras muchos elementos que pertenecen a la iglesia romana y a la irlandesa.

Su trabajo pastoral como obispo está íntimamente unido a la figura de Cuthbert.

Tanto le quería como amigo suyo que llamó a Beda el Venerable para que escribiese su historia.

Tenía tan buenas cualidades y dotes que la gente iba a hacerle consultas. Es un punto clave en la vida personal poder contar con alguien que te dé orientaciones seguras y claras para seguir viviendo con alegría.

Cuando murió, fue enterrado cerca de la tumba de Cuthbert. Al descubrirse las reliquias de éste, se llevaron junto a las de su amigo íntimo Edfrid."