EL AMIGO DEL HIJO

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

En la esperanza seremos salvados, con esta frase de San Pablo a los Corintios, el Papa Benedicto nos ofrece su nueva Encíclica. con Cristo nuestra vida tiene sentido, nuestro futuro se hace seguro, nuestra meta será una realidad. Cristo vino al mundo para indicarnos el verdadero camino del cielo, estamos de paso y somos peregrinos, y precisamente Navidad es la oportunidad para recibir a Dios y por lo tanto la esperanza que tanto  nuestro corazón anhela. Solo con Dios hay esperanza y sin Dios no puede haber esperanza. Esta esperanza y esta experiencia de Dios, le llevó a este papá hacer una elección en su vida, difícil, comprometedora, pero al fin y al cabo llena de fe  y de confianza en Dios.

 

Era la reunión del domingo por la noche de un grupo apostólico en una iglesia de la comunidad. Después que cantaron los himnos, el sacerdote de  la  iglesia se dirigió al grupo y presentó a un orador invitado; se trataba de  uno de sus amigos de la infancia, ya entrado en años.

 

Mientras todos lo seguían con la mirada, el anciano ocupó el púlpito y comenzó a contar esta historia: "Un hombre junto con su hijo y un amigo de su hijo estaban  navegando en un velero a lo largo de la costa del Pacífico, cuando una tormenta  les impidió volver a tierra firme.  Las olas se encresparon a tal grado que el padre, a pesar de ser un marinero de experiencia, no pudo mantener a flote  la embarcación, y las aguas del océano arrastraron a los tres."

Al decir esto, el anciano se detuvo un momento y miró a dos adolescentes que por primera vez desde que comenzó la plática estaban mostrando  interés; y siguió narrando:

 

"El padre logró agarrar una soga, pero luego tuvo que tomar la decisión más terrible de su vida:  Escoger a cuál de los dos muchachos tirarle  el otro extremo de la soga.  Tuvo sólo escasos segundos para decidirse.  

El padre sabía que su hijo era un buen cristiano, y también sabía que el amigo  de su hijo no lo era.  La agonía de la decisión era mucho mayor que los embates de las olas."

 

"Miró en dirección a su hijo y le gritó:  ¡TE QUIERO, HIJO MIO! y  le tiró la soga al amigo de su hijo.  En el tiempo que le tomó al amigo  jalar hasta el velero volcado en campana, su hijo desapareció bajo los fuertes oleajes en la oscuridad de la noche.  Jamás lograron encontrar su cuerpo."

 

Los dos adolescentes estaban escuchando con suma atención,  atentos a las próximas palabras  que pronunciara el orador invitado.

 

"El padre"  -continuó el anciano-  "sabía que su hijo pasaría la   eternidad con Cristo, y no podía soportar el hecho de que el amigo de su hijo  no estuviera preparado para encontrarse con Dios.  Por eso sacrificó a su hijo.

¡Cuán grande es el amor de Dios que lo impulsó a hacer lo mismo por nosotros!"

Dicho esto, el anciano volvió a sentarse, y hubo un tenso  silencio.  Pocos minutos después de concluida la reunión, los dos adolescentes se encontraron con el anciano.  Uno de ellos le dijo cortésmente:

"Esa fue una historia muy bonita, pero a mí me cuesta trabajo  creer que ese padre haya sacrificado la vida de su hijo con la ilusión de que  el otro muchacho algún día decidiera seguir a Cristo."

"Tienes toda la razón", le contestó el anciano mientras miraba su Biblia gastada por el uso.  Y  sonreía, miró fijamente a los dos jóvenes  y les dijo:

"Pero esa historia me ayuda a comprender lo difícil que debió  haber sido para Dios entregar a su Hijo por mí.  A mí también me costaría trabajo creerlo si no fuera porque el amigo de ese hijo era yo."

 

No he sido creado para mis jeans, no he sido creado para una semana en Can Cún...he sido creado para una eternidad al lado de Dios...y si esto no es cierto, somos los hombres más desdichados del mundo, porque este mundo con todo lo maravilloso que posee, se vuelve cruel e injusto sin el amor y la presencia de Dios.