El Congreso de los Estados Unidos sigue confiando en Dios

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

El 1 de noviembre de 2011 el Congreso de los Estados Unidos votó por abrumadora mayoría –396 votos a favor y 9 en contra– la propuesta de Randy Forbes de reafirmar el lema nacional: «In God we Trust» y apoyar y fomentar de la exhibición pública de la divisa nacional en todos los edificios públicos, escuelas públicas, y otras instituciones gubernamentales.

Según el congresista: «en tiempos de desafíos o tragedias, el pueblo de Estados Unidos siempre se ha girado hacia Dios como su fuente de sustento, protección, sabiduría, fortaleza y norte» Curioso que cuanto menos se habla de Dios en las iglesias, más se habla en otros foros, un consejo que deberían recoger por igual creyentes y ateos.

Los «progresistas» de siempre han intentado ridiculizar la iniciativa, eso sí, guardándose muy mucho de votar en contra. Decían que no había motivos, pero los activistas ateos radicales tienen el país sembrado de disputas judiciales, para precisamente retirar de la presencia pública cualquier referencia a Dios. De algunas ya he hablado en otra ocasión como el intento de retirar la Cruz a los caídos del desierto de Mojave o la Conmemorativa en la Zona Cero. De la última que tengo noticia es de la eliminación de cruces con nombres de soldados situadas en los laterales de carreteras de los estados de Utah, Kansas, Colorado, Oklahoma, Nuevo México y Wyoming.

En el fondo está bien el debate, al menos quiere decir que la Cruz no es indiferente.

Forbes añade más motivos para la necesidad de esta resolución:

 La nueva metedura de pata de Obama al decidir que el lema de USA era «E pluribus unum». Metedura de pata nada casual.
 Mala interpretación de la «separación iglesia y estado». Esta frase no aparece en la constitución de los EEUU, es de una carta de Thomas Jefferson del 1 de enero de 1802 a la Asociación Bautista de Danbury. La «primera enmienda» dice que no se debe promover o prohibir. Nada más.
 Hostilidad. El lema es oficial desde 1956 y desde 1996 ha sido denunciado ante los tribunales siete veces, al margen de actuaciones como las que he descrito.
 Inexactitudes y omisiones. En un remedo de la «Alianza de Civilizaciones» o de la «Memoria histórica», la administración Obama decidió eliminar todos los carteles y grabados del Capitolio en los que aparecía la frase sustituyéndola por el bulo de «E pluribus unum».

Tambén Forbes señala otros esfuerzos para eliminar a Dios de la esfera pública como:

 Hacer una réplica del monumento a Washington y sustituirlo por otro en el que desapareciese la inscripción «Laus Deo»
 Prohibir en los funerales militares, aunque lo pidan los familiares, banderas o referencias a Dios o la religión.
 Intentar eliminar «In God We Trust» de las nuevas monedas