El efecto pigmalión - Para evitar causar males

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

1) Para saber

El efecto Pigmalión hace referencia a que al desear o temer algo, uno mismo va a provocar que se produzca aquello. Su origen está en la mitología griega cuando un rey llamado Pigmalión esculpe la estatua de una mujer de la cual se enamorará. Y gracias a fuerzas divinas la estatua toma forma humana y consiguen así estar juntos.
De este mito se han escrito algunos libros, una obra de teatro y una conocida película llamada “Mi Bella Dama” (“My Fair Lady”).

2) Para pensar

El siguiente relato está basado en uno de Gabriel García Márquez.
Imagínese usted un pueblo muy pequeño donde hay una señora que tiene un hijo de 19 años. Está sirviéndole el desayuno y tiene una expresión de preocupación. Su hijo le pregunta qué le pasa y ella le responde: “No sé, pero he amanecido con el presentimiento de que algo muy grave va a sucederle a este pueblo”.
El hijo se va a jugar al billar, y en el momento en que va a tirar una carambola fácil, el otro jugador le dice: “Te apuesto un peso a que no la haces”. Él se ríe, pero falla en su tiro. Él dice que falló porque está preocupado porque su madre esa mañana le advirtió sobre algo grave que va a suceder al pueblo.
El que ganó su peso regresa a su casa, y le dice a su mamá: “Le gané este peso a Dámaso porque es un tonto”. ¿Y por qué es un tonto?, pregunta. “Porque no pudo hacer una carambola sencillísima, al pensar que algo muy grave va a suceder en este pueblo”. Y su madre le dice: “No te burles, los presentimientos a veces salen”.
La señora va a comprar carne y le dice al carnicero: "Deme un kilo de carne", y en el momento que la está cortando, le dice: “Mejor córteme dos, porque andan diciendo que algo grave va a pasar". Después llega otra señora a comprar un kilo de carne, pero el carnicero le dice:"mejor lleve dos porque la gente anda diciendo que algo muy grave va a pasar, y se están preparando". Y para no hacer el cuento largo, el carnicero en media hora agota la carne, mata a otra vaca, se vende toda y se va esparciendo el rumor.
Llega el momento en que todos en el pueblo, están esperando que pase algo. Se paralizan las actividades y de pronto a las dos de la tarde alguien dice: “¿Se han dado cuenta del calor que está haciendo?” Otro le responde: “¡Pero si en este pueblo siempre ha hecho calor!” Otro le dice: “Sin embargo a esta hora nunca ha hecho tanto calor”.
Llega un momento de tal tensión que todos están decide. Agarra sus muebles, sus hijos, sus animales, los mete en una carreta y se va. Entonces los demás también lo imitan. Desmantelan el pueblo: se llevan las cosas, los animales, todo.
Uno de los últimos que abandona el pueblo, dice:"Que no venga la desgracia a caer sobre lo que queda de nuestra casa", y entonces la incendia y otros incendian también sus casas. Huyen en un verdadero pánico, como en un éxodo de guerra, y en medio de ellos va la señora que tuvo el presagio, le dice a su hijo: “¿Viste m'hijo, que algo muy grave iba a suceder en este pueblo?”

3) Para vivir

Esto es lo que se llama "la profecía autocumplida" o "el efecto Pigmalión". Además de no hacerle caso a los rumores, es bueno ser conscientes de que nosotros mismos podemos causar sucesos que no deseamos. Por ello es preferible vivir de modo positivo y optimista para propiciar bienes.