¿El mundo sueña con una primavera democrática?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

manera democrática. El día que los derechos humanos y el estado de derecho no estén protegidos, como lo deben estar en las auténticas sociedades democráticas, será muy complicado, por no decir imposible, convivir en el planeta.

Por tanto, partiendo de esa convivencia en armonía que todos nos merecemos al nacer, vale la pena concienciar a todas las generaciones del mundo de la necesidad de impregnarse de cultura democrática, o lo que es lo mismo, de empaparse de acciones y opciones participativas e inclusivas. Valoro, pues, muy positivamente el recordatorio de la ONU, el 15 de septiembre -día internacional de la Democracia-, porque es una manera de preservar las democracias y de incentivar los valores democráticos. Es mucho el trabajo que debemos realizar, sobre todo porque el mundo se ha globalizado y tenemos mucho que restablecer y cimentar con renovadas democracias. Parte de esta crisis económica que hoy aflige al mundo, se debe a un retroceso democrático; porque una cosa es que se nos llene la boca de demócratas y, otra muy distinta, son esas democracias corruptas a más no poder, que no admiten transparencia ni participación del pueblo.

Está visto que cualquier bofetada en los avances democráticos es un infortunio para el progreso de cualquier país. Ello nos impone una responsabilidad ciudadana de apoyo total, sin condiciones ni condicionantes a la gobernanza democrática verdadera, si ésta en verdad lo es, buscando el bienestar de la población y la cohesión social. Se dice hasta la saciedad, buscar la equidad y la superación de la pobreza, como corresponde a los valores democráticos, pero ciertamente cuesta entender tantas contradicciones entre la expansión de la democracia y la economía, entre la política y la ciudadanía, entre la sociedad y el mismo Estado. Las preguntas me surgen de momento, ¿se podrá llegar a un desarrollo que no sea excluyente? ¿Si se puede erradicar la miseria desde los valores democráticos, por qué no se hace? ¿Los corruptos por qué siguen gobernando, o en la retaguardia, y no se les hace justicia, de que devuelvan lo robado? Son tantos los interrogantes, y tan pocas las respuestas convincentes, que sería bueno pensar si todos estamos decididos a sembrar el mundo de valores democráticos, y de participar en esa siembra con todas sus consecuencias.

El mundo puede soñar una primavera democrática, que por supuesto ya es algo fundamental, porque nada se puede hacer si no se quiere hacer. Ahora bien, las sociedades democráticas, que por cierto muchas no lo son aunque se autonombren así, debieran reconsiderar sus posturas. Se puede proponer que se cultive entre la gente los valores democráticos, que en definitiva son valores humanos, pero jamás imponer la democracia a nadie, ni venderla como un producto más de exportación, porque tiene que ser la ciudadanía, desde su propia cultura, la que decide modos y maneras o modalidades democráticas de gobernarse en esta vida. Esto deberíamos tenerlo todos en cuenta, la civilización humana en pleno, y, posteriormente, hacer familia alrededor de las Naciones Unidas que apoyan elecciones libres y limpias. Al fin y al cabo, la democracia precisa de la moralidad de sus electores y elegibles, si no quiere caminar contra lo que se intenta defender y estimular.