El sepulcro vacío como símbolo de que nada esperamos de este mundo