Los enemigos de la semilla que planta Dios. Los pájaros, las zarzas, las piedras