¡Enséñenles a decir que no!

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

El gobierno federal de los EE.UU. y organizaciones como Paternidad Planificada, que alegan querer reducir el índice de embarazos en los adolescentes, han tenido más de dos décadas y han gastado más de $3 mil millones para implementar sus "métodos" para promover las "relaciones sexuales sin riesgo".

Primeramente dijeron que era necesario implementar la enseñanza de la educación sexual (sin valores morales), en todas las escuelas públicas. Después añadieron información e instrucciones específicas a los estudiantes sobre el uso de los anticonceptivos en dichas clases. Inclusive llegaron al punto de abrir clínicas para entregarle anticonceptivos a la juventud, en muchas escuelas de EE.UU. (1)

Después de más de 20 años de su "metodología", ¿cuáles han sido los resultados? Los embarazos ilegítimos han aumentado en un 87% y los abortos en un 67% entre las adolescentes. El SIDA ha aumentado en un 44% desde 1989 y hay más de 20 diferentes tipos de enfermedades venéreas con miles de nuevos casos todos los años, sobre todo entre los jóvenes. (2) Este monumental fracaso ha coincidido con un aumento sin precedentes de la promiscuidad juvenil. (3)

Lo lógico sería que los promotores de la educación sexual y los anticonceptivos para las jóvenes hubieran aprendido su lección (como la aprendieron los suecos), y decidido promover seriamente la abstinencia y los valores morales tradicionales.

Sin embargo, ¿cual es la "solución" que nos presentan ellos ahora? ¡El preservativo para jóvenes adolescentes! De este modo les envían a dichos jóvenes el mensaje, de que es imposible que ellos controlen sus deseos sexuales, y que lo más importante es "protegerles" del SIDA o de un embarazo no deseado.

Pero este "mensaje de protección" es un engaño muy peligroso. Los preservativos pueden fallar por los menos el 15.7% de las veces durante un año en prevenir embarazos. En el caso de las adolescentes no casadas pertenecientes a minorías, los preservativos pueden fallar hasta el 36.3% de las veces. (4) Si esto ocurre con la prevención de embarazos, ¡cuánto más podrán fallar en impedir la transmisión del virus del SIDA! Un embarazo sólo puede ocurrir mientras esté el óvulo presente y se tengan relaciones sexuales. Y esto sólo ocurre unos pocos días al mes. Sin embargo, una persona puede ser infectada con el virus del SIDA cada vez que tenga relaciones sexuales con alguien que ya está infectado.

Además, el virus del SIDA es 450 veces más pequeño que el espermatozoide y 50 veces más pequeño que los microscópicos orificios que los científicos han descubierto en la goma látex, con la cual se fabrican los mejores preservativos. Los virus de las principales y más dañinas enfermedades venéreas también son más pequeños que el espermatozoide o que los orificios de la goma látex. (5)

Verdaderamente es una irresponsable locura aconsejarles a los jóvenes (o a cualquiera) el uso de los preservativos para prevenir el SIDA, las enfermedades venéreas o los embarazos "no deseados". Sin embargo, ahora el gobierno del Presidente Clinton está transmitiendo por televisión anuncios que promueven el preservativo para "prevenir" el SIDA. Algunos de éstos son extremadamente sugestivos, como el que muestra un paquete de preservativos saliendo de una gaveta y saltando sobre una cama donde se encuentra una pareja. En otro comercial se dice que: "Un preservativo de látex, usado correctamente, previene el contagio del virus que causa el SIDA," lo cual, como ya hemos visto, no es cierto. (6) Inclusive la Dra. Joycelyn Elders, Ex-Cirujana General de los EE.UU., planteó que, como parte del plan nacional de salud, se instalaran "clínicas de salud" en todos las escuelas públicas del país, y que en dichas "clínicas" se repartieran anticonceptivos, especialmente preservativos. (7)

El preservativo no es la solución para el SIDA. ¡La solución es tan sencilla! ¡Simplemente enséñenles a los jóvenes a decir que no a las relaciones sexuales premaritales!

La señora Llaguno es directora ejecutiva de Vida Humana Internacional, periodista y traductora.

Notas

1. George Grant. Grand Illusions: The Legacy of Planned Parenthood. Wolgemuth & Hyatt, Publishers, Inc., 1988, pp. 32-33; "Condom Roulette," Washington Watch 3 (Washington: Family Research Council), enero 1992, p. 1.

2. "Condom Roulette," In Focus 25 (Washington: Family Reasearch Council, febrero 1992), p. 2; Gilber L. Crouse, Office of Planning and Evaluation, U.S. Dept. of Health & Human Services, t.i., March 12, 1992; "Heterolsexual HIV Transmission Up in the U.S.," American Medical News (febrero 3, 1992): 35; "In Defense of a Little Virginity, a Message of Focus on the Family," USA Today, abril 14, 1992.

3. Grant, 116.

4. Elise F. Jones y Jacqueline Darroch Forrest, "Contraceptive Failure in the U.S.: Revised Estimates from the 1982 National Survey of Family Growth," Family Planning Perspectives 21 (mayo/junio 1989): 103 y 105.

5. Susan G. Arnold et al., "Latex Gloves Not Enough to Exclude Viruses," Nature 335 (sept., 1, 1988): 19; Nancy E. Dirubbo, "The Condom Barrier," American Journal of Nursing, oct. 1987, p. 1306; Margaret Fischi et al, "Evaluation..." Washington Post, 6 de febrero, 1987.

6. Martin Merzer, "Anuncios sobre SIDA apuntan a jóvenes," El Nuevo Herald, 5 de enero, 1994, pp. 1A y 7A.

7. Christopher Scanlan, "New Message for Teens: At the Least, Use a Condom," The Miami Herald, 5 de septiembre, 1993; "A Conversation With Dr. Joycelyn Elders," ABC News Nightline, 8 de septiembre, 1993.