Entrevista a Miguel Aranguren a propósito de su nuevo libro «El arca de la isla»

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Es autor de best seller como la ya célebre «La sangre del pelícano». Columnista y colaborador de diversos medios de comunicación impresos y digitales de gran prestigio, Miguel Aranguren nos habla de su nueva novela «El arca de la isla».

En esta nueva obra el autor se enfrenta a los límites morales de la biotecnología mediante una fantasiosa intriga en la que emplea, con notable habilidad, todos los resortes del género de aventuras. Al final ofrecemos la ficha técnica y la sinópsis del libro.

***

Pregunta.- Al analizar la variedad temática de su obra, parece empeñado en que nadie lo encasille. La hija del ministro, por ejemplo, podría haberle consagrado como novelista histórico o como autor de dramas de corte romántico ceñidos a la realidad, pero ahora nos sorprende con un thriller en el que no da respiro al lector. ¿Qué le ha llevado a este cambio de registro?

Miguel Aranguren.- De alguna manera, considero que escribir y publicar narrativa es un lujo que no me permite el riesgo de aburrir a los lectores. Puede que resultara más sencillo aprovechar el tirón de una novela que explorar otros campos literarios. Sin embargo, prefiero el reto. De alguna manera, me obsesiona la brevedad de la vida: un novelista no debería echar el ancla en ningún género sino reinventarse con el deseo de sorprender y seguir interesando al público. Además, nos encontramos en una época de profunda crisis (económica y de valores humanos) que nos exige a los artistas no caer en el aburrimiento ni en el pesimismo.

P.- Nos encontramos ante un libro de aventuras que mezcla el viaje a lugares indómitos con una intriga policíaca, como acostumbraban algunos autores clásicos del género (Salgari, Melville, Verne, London o Conrad). ¿Pretende El arca de la isla homenajear a los padres de este tipo de literatura?

M. A.- Siempre insisto en que para convertirse en un buen lector, hay que divertirse leyendo. Si nos acercamos a la literatura con el único afán de culturizarnos, lo más probable es que dejemos las novelas a medias. En este sentido el género de la aventura, que tan bien representan los autores que acaba de citar, es una invitación a esa diversión que nos permite, además, vestirnos con la piel de auténticos héroes que no existen en nuestra rutina, personajes que desafían la lógica y la prudencia para embarcarse en misiones que a cualquiera nos asustarían. En este sentido, El arca de la isla vuelve a los orígenes. Es decir, no solo se convierte en una herramienta de entretenimiento, sino que catapulta al descubrimiento de esa biblioteca infinita con la que

P.- En todo caso, usted es un escritor del tercer milenio y la trama de su novela sucede en los últimos lustros del siglo XX, mostrándonos unos arquetipos literarios muy pegados a nuestro tiempo…

M. A.- Una de las sensaciones más dramáticas del siglo XXI consiste en creer que ya está todo dicho, visto y descubierto, como si en el mundo que nos ha tocado fuese todo previsible. Este presupuesto es la antítesis de la aventura que viven los personajes de El arca de la isla. Mario, su protagonista principal, nos enseña que hoy también caben vivencias a priori inverosímiles, lugares ignotos que dejarían en entredicho al más soñador de los hombres… Por otro lado, la novela se ciñe a unos tiempos históricos bien concretos: Mario es un muchacho como cualquier otro chaval de su edad, dispuesto a terminar su último año de colegio para comenzar la universidad. Estamos en 1995, un tiempo del que todos los lectores guardan memoria. Otra de las tramas de la novela se desarrolla al albur de los sucesos del otoño de 1989, cuando cae el Muro de Berlín y comienza a desintegrarse el imperio comunista. Incluso las vicisitudes de Telmo, un cazador de fieras en África, a la que todavía se le puede considerar un edén, son fácilmente reconocibles en las décadas de los cincuenta y sesenta del siglo pasado.

P.- Es decir, que El arca de la isla mezcla argumentos y momentos históricos.

M. A.- Me encanta jugar con el lector. Es decir, proponerle un personaje y una trama que le animen a querer saber, por encima de todo, qué va a suceder, y presentarle de repente otro lugar con otros actores que, si en principio no parecen tener nada en común con los primeros capítulos, hacen latir a la novela. En este caso, además, uno la dificultad de jugar con varios momentos históricos que se ciñen a acontecimientos muy concretos.

P.- ¿El desmoronamiento de la URSS?

M. A.- Por ejemplo. Me sobrecoge lo que ocurrió en aquellos países a lo largo de más de setenta años. Apenas nos llegaban noticias de su carrera armamentística, de las pruebas nucleares que realizaron, de las cribas étnicas y religiosas que emplearon los comunistas para someter a tantos millones de personas… La Europa civilizada dio la espalda a una parte sustancial del continente, por más que allí se cometieran crímenes atroces de los que El arca de la isla hace un resumen con las prácticas científicas del coronel general Pozdneev, que ha sometido los dictados de su conciencia a una ambición sin límites, despreciando la dignidad de hombres, mujeres y niños. De hecho, unos cuarenta y cuatro años antes, los Juicios de Nuremberg descubrieron al mundo las monstruosidades de las que son capaces aquellos regímenes dictatoriales asentados en la expansión territorial y el dominio de las poblaciones débiles. El recuerdo a la barbarie nazi me ayudó a considerar cuáles no habrían sido las cometidas por los soviéticos todopoderosos.

P.- Y nos asombra que ese coronel comunista llegue a tener una relación tan directa con Mario, el joven que lleva la fuerza de la trama.

M. A.- Esto forma parte de la magia de la literatura. Si el argumento está bien forjado, todo se hace posible.

P.- Algo parecido sucede con Telmo, un viejo cazador blanco en las inmensas planicies africanas.

M. A.- Telmo es el arquetipo del hombre de cuna humilde que se hace a sí mismo gracias a la suerte y a la fuerza de la audacia, hasta convertirse en el detonante de la aparición de la isla que da título a la novela. Su vida, que por momentos resulta fascinante, en verdad es un infierno: aquel en el que viven los hombres que no tienen escrúpulos con tal de alcanzar sus metas, por más que junto con su socio, El Tuerto McGeady encuentre cierto camino de redención cuando Mario aparece en sus vidas.

P.- ¿Es África un referente de su literatura?

M. A.- Sinceramente, creo que es algo mucho más profundo. En Kenia descubrí que sería escritor (en la osadía de mis diecisiete años) y de hecho es paisaje de algunas de mis novelas. Tal vez por ese desdén que mostramos desde Occidente hacia el mundo pobre, el continente africano conserva el encanto que cautivó a los grandes escritores de novela de aventura, el mismo que a mí me atrae y el que encadena a los personajes de El arca de la isla hasta el punto de que quieran llegar a las mismas entrañas de donde mana la vida.

P.- Habla usted del manantial de la vida, un elemento fundamental de El arca de la isla. ¿Por qué recurre al relato bíblico del Génesis, tan presente en esta novela?

M. A.- Porque es de una belleza inigualable. Sin considerarme, ni mucho menos, experto en Sagradas Escrituras, las imágenes que emplea el autor bíblico para escenificar la creación son cautivadoras. Especialmente la estética con la que se refiere al bien y al mal, esas conocidas metáforas de los árboles y sus frutos. En mi libro está presente el Árbol de la Vida, que despierta en los protagonistas de la novela, quizá, los mismos anhelos que motivaron el pecado de nuestros primeros padres.

P.- ¿Es ese anhelo comparable al de los científicos que experimentan con el origen de la vida o al de los políticos que legislan polémicas leyes al respecto?

M. A.- Si nos referimos al Génesis, muy pronto descubrimos que aquel paraíso terrenal era un regalo de Dios a los hombres, a quienes otorgó el mandato de trabajar la tierra y multiplicarse, colocándoles en un peldaño superior a las cosas creadas. Por tanto, considero que los científicos del siglo XXI deben investigar los orígenes de la vida para protegerla, asegurar el éxito de cada nacimiento y la preservación del medio natural. Sin embargo, es cierto que hemos alimentado un mito que enfrenta fe y razón, como si fuese incompatible realizar investigaciones médicas bajo la luz de la Revelación, lo que no es cierto. Además, la realidad es tozuda: cuando los hombres prescindimos del garante divino, nos disfrazamos de pequeños diosecillos.

P.- ¿A qué se refiere?

M. A.- Le pondré un ejemplo: cerca de mi casa funciona una clínica de reproducción asistida, es decir, de fecundación in vitro y manipulación embrionaria. La ciencia juega, en este caso, con el noble afán de los esposos o de las parejas estables por tener un hijo, y hace del asunto un negocio que está muy por encima de la dignidad del no nacido. De hecho, durante meses decoraron la fachada del edificio con fotos de niños de anuncio, como si aquello fuese un supermercado de bebés a la carta. El científico suplanta el papel de Dios y, como es de esperar, lo juega torticeramente: me refiero a los embriones sobrantes, a los que mueren en el camino experimentación, a la donación anónima de esperma y óvulos, al derecho de saber de dónde y de quién venimos, a los vientres de alquiler, a la paternidad-maternidad en parejas homosexuales y a la macabra industria del aborto.

P.- De hecho, El arca de la isla va más allá de todo lo que acaba de mencionar.

M. A.- Por supuesto, pero no quisiera destripar uno de los aspectos más inquietantes y sugerentes de la novela. Sólo diré que hace unos años nos vanagloriamos con la clonación de aquella oveja que después envejeció y murió repentinamente. Pese a la débil protección de algunas legislaciones que tratan de ponerle coto, estoy convencido de que más de un laboratorio ha tratado de emplear el mismo protocolo para la clonación de seres humanos. Es, otra vez, el hombre que pretende convertirse en Dios.

P.- ¿Pero no es el suyo un discurso ideológico o, incluso, de cariz religioso?

M. A.- Más bien al contrario. Durante lustros nos han tratado de convencer de que se debían emplear los embriones congelados en nitrógeno para favorecer del desarrollo de células madre que nos iban a librar del alzheimer y otras enfermedades por ahora incurables. Baste recordar al ministro Bernart Soria, que lleva años recibiendo cantidades ingentes de dinero para la manipulación de esas vidas en proceso que no le pertenecen y de las que no ha logrado ningún resultado. De hecho, las células madre embrionarias degeneran en procesos incompatibles con la curación. No así las células madre adultas, que ya se están aplicando con éxito en muchos hospitales. Sin embargo, a quien denostábamos la manipulación embrionaria y apoyábamos la celular, se nos cargó el sambenito de confundir ciencia y religión.

P.- Para finalizar, dos últimas cuestiones.

M.- Adelante…

P.- ¿A qué público va dirigida El arca de la isla?

M. A.- Como en las clásicas novelas de aventuras, no hay un público concreto a quien vaya destinado el libro. Además, su tesis científica hace que esa masa de posibles lectores sea aún mayor. Por tanto, creo que puede disfrutarse desde los dieciséis a los ciento trece años, que es lo que dicen que vivió el hombre más longevo del planeta.

P.- Y una última curiosidad… ¿Por qué ha ilustrado la novela?

M. A.- El comienzo de cada capítulo viene acompañado por un rápido apunte a tinta. ¿La razón? Que me gusta dibujar y que, en este caso, las ilustraciones dan pistas al lector sin que por ello condicione su libertad de imaginar a su gusto la totalidad de la novela.