¿Es buena o mala la Fiesta de Halloween?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Respuesta:

Estimada M.

Creo que te será útil leer el siguiente artículo publicado en estos días (Aciprensa, 30 de octubre de 2002) sobre las resonancias satánicas que tiene esta fiesta en sus raíces.

Ex satanista advierte a mexicanos sobre peligros de Noche de Brujas

MÉXICO DF, 30 Oct. 02 (ACI).- Un diario nacional publicó el testimonio de una mujer que confiesa haber integrado una secta satánica y advierte a los mexicanos sobre los peligros de celebrar Halloween o Noche de Brujas.

El diario El Norte, reprodujo las declaraciones de Cristina Kneer de Vidal, ex esoterista, ex satanista y espiritista de origen estadounidense que radica en Hermosillo, Sonora, que dice estar muy preocupada porque cada 31 de octubre decenas de jóvenes y niños son sacrificados en todo México por grupos satánicos.

Kneer pidió a las familias que cuiden a sus hijos pues en el país habría unos 1,500 'adoradores de Satán' que se distribuyen principalmente en ciudades como Guadalajara, Monterrey y México.

'No quiero asustar a nadie, todo el mundo es libre de creer lo que quiera, pero mis palabras deben ser tomadas en cuenta, por lo menos pido que me escuchen, razonen y decidan', pidió la mujer.

Según Kneer, 'miles de personas han adoptado sin saberlo una costumbre satánica y con ello están propiciando el crecimiento del satanismo en México, sobre todo en las grandes urbes como Guadalajara y Monterrey'.

Su experiencia

El diario El Norte asegura que la mujer pasó mucho tiempo cerca del satanismo, conoció la maldad y la perversión de muchos satanistas con los que convivió. 'Son temas poco conocidos, practiqué la meditación y aunque ahora me arrepiento, llegué a abominar a Dios', indica.

Según Kneer, el satanismo existe en todo el mundo y su práctica es tan antigua como la adoración a Jehová. Los ambiciosos, señala, firman un pacto con el diablo y a cambio de riqueza y poder ofrecen su alma.

'Pagan un precio terrible, nunca más llegan a tener paz y son brutalmente castigados aún después de su muerte', afirma y advierte que reconocer a un satanista, agrega, es muy difícil, porque son políticos, artistas, funcionarios o comerciantes que gozan de mucho prestigio. 'Eso no quiere decir que todos los políticos sean satánicos', aclara Kneer.

Misas negras

La mujer también sostiene que en fechas como Halloween, los satanistas ofrecen 'misas negras'. 'Las misas se ofician en el campo o en edificios cerrados fuertemente vigilados y se inician con la invocación de Satán que muchas veces no se presenta porque, a diferencia de Dios, no puede estar en todas partes', explica.

A mitad de la misa, asegura, son sacrificados animales como gatos, perros y cuando la misa es muy importante, como la de Halloween, se realizan sacrificios humanos. 'Se eligen preferentemente niños porque son los que aún no han pecado y son los preferidos de Dios y antes de ser sacrificados son violados para despojarlos de su pureza', asegura la mujer.

Según Kneer, ultrajar o dañar a un niño da poder a los satanistas y es una forma de burlarse de Dios.

Las fiestas satánicas, siempre según la mujer, se celebran en ocho distintas fechas, aunque la más importante es la fiesta de Samhain o Halloween del 31 de octubre en que se celebra el año nuevo satánico. 'Es como si se celebrara el cumpleaños del Diablo', explica.

A las víctimas, asegura, se les sacrifica extrayéndoles el corazón que es comido entre los presentes, luego el cuerpo es cremado y echado al mar. 'Para los satanistas es muy fácil deshacerse de los cadáveres porque (los celebrantes) son personas muy importantes', asegura.

Asimismo, advierte que en la noche de Halloween muchos satanistas esconden en los dulces y frutas que regalan a los niños, navajas, droga, veneno o clavos.

Actualmente, Kneer y otras mujeres que han participado en cultos satánicos tienen un grupo denominado SAL que pretende enviar a los satanistas un mensaje de esperanza y la petición de que no hagan más daño. 'Cualquier satanista que lea esta información y que quiera rechazar o abandonar el satanismo puede hacerlo con ayuda de Dios, como ya lo hemos logrado nosotras', señala.