Es fácil arrepentirse en el último momento de vida