¿Es mala la masturbación?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

¿Es mala la masturbación? 

Actualmente la masturbación pareciera una conducta normal, sin embargo, a pesar, de la cantidad de jóvenes y adultos que recurren a ella no corresponde a la naturaleza humana. En ocasiones, se comienza por curiosidad; pero al producir un placer momentáneo por la excitación de los órganos genitales si no se corrige éste acto se convierte en un hábito y posteriormente en una adicción u obsesión. 

Algunas personas argumentan que es necesario para las necesidades corporales, pero, no es así, ya que el impulso sexual puede ser controlado por medio de el autodominio, capacidad que tenemos todos los seres humanos y lo cual nos caracteriza como personas y que a su vez nos diferencia de los animales. Esta diferencia que nos hace racionales y seres superiores es gracias a sus facultades humanas: inteligencia, voluntad y libertad, y que por lo tanto son las que distinguen a la persona de el animal que sólo se rige por el instinto. 

El problema principal de la masturbación es que no genera ningún bien a la persona, por lo contrario, con el paso del tiempo se puede convertir en una adicción para evadir problemas, generando, aislamiento en la persona ya que se hace dependiente de ello para descargar su ansiedad, enfermando la voluntad de la persona, debilita su carácter, perturba el desarrollo de su personalidad, debilita la fe, produce desequilibrio nervioso, hace egoístas e incapacita para amar otros. 

El hábito de la masturbación puede generar incapacidad sexual como lo es la eyaculación precoz en los hombres y frigidez en las mujeres. En ocasiones, la persona que experimenta la masturbación experimenta fuertes sentimientos de culpabilidad, provocando depresión y sentimientos de inferioridad, acalla la conciencia, lo que trae como consecuencia la pérdida de la fe y por lo tanto destroza la vida espiritual.