¿Es posible un carnaval cristiano?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

¿Es posible un carnaval cristiano?
La celebración del Carnaval como hoy se le presenta, no existía en la
antigüedad. Sin embargo existían prácticas con manifestaciones similares,
que pueden en cierto modo ser parte de su origen. Residuos paganos se
manifiestan en un carnaval posterior y ya cristiano. El nombre de CARNAVAL
tal vez proviene del termino latino CARNELEVARE, con el significado de
evitar el consumo de carne en vistas del inicio de la cuaresma. Inicialmente
tal vez duraba un día antes de iniciar el periodo de abstinencia, periodo
que fue ampliándose con el tiempo y enriqueciéndose con otras
manifestaciones. Las fiestas romanas que tenían carácter carnavalesco eran
las bacanales de Saturno, las calendas de enero (o
inicio del año solar nuevo), los lupenarios y las fiestas de la diosa Flora
en torno al 28 de abril, con ritos verdaderamente inmorales, como lo reporta
San Agustín en la Ciudad de Dios 2,27. Eran manifestaciones públicas con
procesiones de varios géneros. Los saturnales, dedicados al dios Saturno se
celebran en diciembre a partir del 17 y duraban una semana. Solo el primer
día tenía un carácter religioso, los otros tendían a crear una atmósfera
alegre y libertina con abundantes convivios e intercambio de dones. Se
anulaban las diferencias sociales, tan fuertes en la Roma antigua, como
entre patrones y esclavos. Por este motivo se les llamaba los días de la
"libertad de diciembre". Se permitían juegos como los de azar, prohibidos en
otros tiempos. Los saturnales tenían carácter pacifico, alegre y
carnavalesca. Las fiestas del año nuevo se desarrollaban en Hipona, la
ciudad de San Agustín: Con alegría mundana y carnal, con estrépito de
sutiles y obscenos cantos, con convites y danzas torpes. En ese tiempo, el
primero de enero, no se celebraba todavía ninguna fiesta religiosa
cristiana. San Agustín en sus predicaciones amonestaba al pueblo contra el
carácter licencioso de las mismas.
El15 de febrero eran las fiestas lupernarias, que tomaron el nombre de
una gruta, LOPERCAL del palatino. Después del rito religioso, la
confraternidad del culto desnudos o vestidos solo con un piel de animal
circulaban por la ciudad y golpeaban a los que se dejaban, por broma y
juego, especialmente a las mujeres. Se creía que esto les ayudaba a su
fertilidad. Esto sucedía en el siglo V, entre diversión, cantos obscenos,
sátiras, insultos y libertinaje de todo genero. El Papa Gelasio 492-496
busco suprimir estas prácticas por motivos del escándalo que provocaban. San
Agustín se da cuenta que abiertamente aparecen en público crudamente
acciones deshonestas y delitos paganos, que se hicieron célebres porque
fueron consagrados y dedicados en determinadas solemnidades. En la tierra
del obispo de Hipona eran célebres las fiestas de Celeste y las de Flora. De
la primera nos da una descripción en la Ciudad de Dios 2,26,1: Con ocasión
de una de las fiestas paganas, personas que danzaban desnudas por las calles
querían pasar por la Iglesia. Por la oposición de los cristianos los
danzantes lanzaron piedras contra la Iglesia. Después de varios días se
repitieron los mismos episodios e incendiaron la Iglesia provocando la
muerte de uno de los clérigos. La oposición cristiana y en particular de San
Agustín a las fiestas paganas nacía de su carácter público y licencioso. Por
eso el Emperador Honorio había repetido su prohibición. No obstante las
leyes las fiestas continuaron. Sólo sucesivamente desaparecieron, pero
dejando recuerdos de su celebración ahora de otra forma y en otras
circunstancias. Como las de nuestro tiempo.