Eutanasia y aborto dos puntas de un mismo hilo

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Paraguay, Asunción 15 de julio de 2009

 La mentalidad utilitarista que trajo la anticoncepción, la esterilización, los anticonceptivos abortivos y el aborto quirúrgico sólo puede tener un resultado final. Una vez que la sociedad compromete el supremo derecho a la vida, una vez que declara que se puede disponer de ciertas clases de seres humanos, una vez que calcula el valor de cada vida humana; la progresiva y mortal deshumanización de otros seres humanos, por parte de quienes poseen el poder, continuará vigente hasta que la sociedad o bien se destruya a sí misma o regrese a una ética de la sacralidad de la vida humana.

Brian Clowes, Ph.D. 

Introducción.

Hablar de aborto y de eutanasia es  ver los dos extremos de la vida del ser humano desde la perspectiva egoísta del “yo”. 

La primera justificación del aborto y de la eutanasia es la calidad de vida. En el caso del aborto, la calidad de vida de la madre, la familia y  (supuestamente) de la criatura, cuando se  habla de niños y niñas con malformaciones. En el caso de la eutanasia, la calidad de vida del enfermo, del entorno que le rodea, familia y estado. 

Sin embargo, si observamos con detenimiento la ideología subyacente tras estas aparentes y piadosas justificaciones, observamos un relativismo moral práctico, un nihilismo extremo, un egoísmo que trasciende la individualidad para transformarse a través, sobre todo, de la manipulación de los medios de comunicación e información masivos, propios de nuestro siglo, en una maquinaria de producción y difusión de antivalores  cuyo objetivo es la degradación de la persona humana y su alejamiento del concepto de creatura de Dios y administradores de un Don de vida que tiene como inicio y destino  al Padre creador.

Consideraciones.

El macabro y globalizado fenómeno de aborto y  eutanasia en este siglo 21, se nutre de un pensamiento filosófico seudo humanista, de la psicología y la sociología, pero se soporta fundamentalmente en la publicidad y propaganda en medios masivos de comunicación y con modernas herramientas de transformación de opinión. Quizás, nada más cercano de al criticado sofismo presocrático, que el adiestramiento concienzudo en la manipulación de la verdad para fines económicos  manchados con  la sangre de millones de seres humanos, a lo largo de la historia de la humanidad, pero con un marcado énfasis en los últimos 30 años.

El campo del trabajo filosófico de estos temas incluye  la ética, y más específicamente la moral, debiendo incluir ineludiblemente la identificación de ¿qué es el hombre? ¿Cuál es el objetivo de su existencia? Lo cual nos llevará, ineludiblemente también a la pregunta de  ¿somos frutos de la casualidad o creación? Y finalmente a la de ¿existe Dios? Y cual es nuestra relación con Él.

Bajo nuestra perspectiva, hoy, ante el reconocimiento de una moral y  ética cristiana  trabajar sin ella es buscar el eclipse  en vez de la luz. Abstraernos de esa realidad que nos ayuda a entender, para procurar comprender  desde otro punto de vista, no es más que generar  pensamientos humanos justificados por múltiples razones, ninguna trascendente, ninguna completa, ninguna sagrada.

Por otra parte la evolución del hombre a lo largo del tiempo, está marcada por diferentes cambios, no necesariamente mejores a la hora de considerar al hombre como semejante y no como elemento, no más humanos sino más animales. Es decir, si la evolución del pensamiento está marcada por la evolución tecnológica y científica para obtener un fin, es indudable que los refinados métodos hormonales que se utilizan para aniquilar al ser humano concebido  en nuestros días deben ser tomados como un gran avance. Si la dialéctica moderna es  necesaria para  transmitir a las masas un mensaje atroz de una personalizada esquizofrénica   es lograda, generando entonces una eutanasia masiva que daría paso al concepto del genocidio judío en la Alemania nazi, entonces podríamos opinar que desde el punto de vista evolutivo  el asesinato de millones de hombre, mujeres, niños y niñas estuvo correcto.

Por ello, decido  no utilizar un patrón distinto al que nos da la lógica, la conciencia y la luz certera del cristianismo. Apartarnos de esos caminos, es como deambular a tientas  por la noche, o adentrarnos ex profeso en las tinieblas del sepulcro.  

Y ante la oscuridad de este  tema, definitivamente,  prefiero un camino, que nos lleve con verdad al fulgor de  la vida.

 1.- El aborto y la eutanasia: puntos en común.

  • Tanto el aborto como la eutanasia tienen puntos en común  y en las dos últimas décadas, se ha hecho cada vez más claro el vínculo existente entre ambos.

Tanto el aborto como la eutanasia ponen fin a la vida humana.

La vida humana comienza en el momento de la concepción. Más que estar preocupados por demostrarlo, estimo más provechoso asumirlo por premisa de manera que hasta que no se demuestre lo contrario, es decir, mientras la experiencia científica siga demostrando que no hay nada esencialmente diferente entre el adulto vivo, el neonato, el feto  y la primera división celular que le dio origen como no sea el tiempo existente entre uno y otro caso, mal haríamos en considerar cualquier otra premisa.

Hasta la propia jurisprudencia norteamericana, al legalizar el crimen del aborto en cualquier etapa del embarazo, asume que más que no reconocer como persona humana al ser concebido está salvaguardando la calidad de vida de su progenitora.

Debemos aclarar que en la práctica, la cacofonía existente en este tema lleva a la confusión generalizada. Entre lo científico, ajeno a la opinión pública, lo comercial, que invade la mente de médicos, farmacéuticos y consumidores hasta el silencio de aquellos que conocen la verdad.  Se insiste en  adiestrar (no en educar) a la gente en el error de que se considera vida humana: al  ser luego de su implantación en el endometrio, es decir anidado y no antes.  La pregunta es: si allí comienza a ser un ser humano, cual es la diferencia sustancial que marca la diferencia  con  su anterior existencia en la cual, según el concepto de los antinatalistas,  no era ser humano. El anidamiento es un proceso vital, irremplazable, como el mismo momento del parto. Debe existir, ya que si no se hiciera se eliminaría a ese ser, de la misma manera que se lo elimina antes de que nazca en el vientre de su madre. Es tan vital este aspecto que es la base sobre la cual se sigue comercializando  con anticonceptivos abortivos de diversos tipos.

Por otra parte, ¿cuándo termina la vida? Es la muerte,  cerebral  o corporal o…

Suele suceder que nosotros, los profanos,  debamos discernir en momentos difíciles,  qué acción tomar  respecto a un familiar o amigo y solo tenemos  la sugerencia del médico  y mucha carga de ansiedad y duda. Muy bueno sería tener claro hasta cuando seguir con los tratamientos médicos que prolongarían inútilmente el sufrimiento de esa persona y permitir que el cuerpo, en forma natural, vaya diciendo si puede y debe seguir. Es así que la alimentación y la hidratación es lo esencial para continuar hasta el final.

  SIMILITUDES COMPARADAS

  • Tanto el aborto como la eutanasia  están condenados por antiguos códigos médicos, morales y legales. 
  • Tanto el aborto como la eutanasia introducen en la legislación moderna el principio de matar directamente a un inocente para resolver un problema. 
  • Tanto el aborto como la eutanasia usan argumentos similares para obtener  la  autorización legal que permita terminar de reblandecer las conciencias de los  pueblos, ya influidos por las campañas de información.. 
  • Tanto el aborto como la eutanasia ponen a nuestros  países  a la par de la antigua Asiria, a la que la Biblia llama "un pueblo cruel que no tiene respeto por el anciano ni compasión por el niño". (Deut. 28:50) 
  • Tanto el aborto como la eutanasia están motivados por intereses egoístas de mentes poderosas que consideran a los hombres y mujeres como un valor. Y se mide el mismo de acuerdo a su capacidad de producir o de generar gasto. Así la vida humana concebida carece de rentabilidad para nadie, muy por el contrario, puede generar una carga que perjudique a los otros miembros de esa familia que han tenido la suerte de nacer. También, los estados poderosos, que desean el sojuzgamiento de los países menos ricos, procuran implantar el aborto como un derecho reproductivo de la mujer con el claro objetivo de detener  el crecimiento poblacional de estos pueblos. En el otro extremo de la escalera, los ancianos son una carga para su familia y para el estado. Onerosos, frutos de la preocupación de los servicios asistenciales que deben incurrir en grandes gastos de enfermedades crónicas, degenerativas, incurables y terminales en muchos casos. Es mucho más barato, menos gravoso para el estado y su egoísta pensamiento, el brindar la posibilidad de una eutanasia legal sin siquiera solicitud del “interesado”. Es tan grave la amenaza de la legalización de la eutanasia, que el solo hecho de pensar que sin importar la edad, a pedido de un familiar en una situación límite confuso, un coma por ejemplo, se puede determinar la muerte de ese ser.  El aborto y la eutanasia buscan disfrazar la existencia del hombre a la plena conciencia o al uso pleno de sus sentidos y potencialidades. Se busca así, una especie de “mejoramiento de la raza” que ya lo hemos visto funcionar en la época hitleriana con la  difusión de Goebbels.  Solo debe existir el hombre y mujer perfecto, joven, fuerte, rentable.  
  •  Tanto el aborto como la eutanasia son  manejados por esa cultura de la muerte que se apodera  o es dueña de los medios masivos de comunicación. Divulgando lo que les es favorable, ocultando lo que les perjudicaría y deformando la conciencia de la gente. Así poderosas compañías como CNN dirigidas por empresarios que se declaran a favor del aborto, son peligrosos instrumentos de lavado  y enjuague de neuronas.
  • Tanto el aborto como la eutanasia tiene a similares devotos, es difícil que los que están a favor de uno no lo estén a favor de lo otro. Ellos, astutamente advierten que la aceptación del uno es aceptar tácitamente lo otro. Solo es cuestión de tiempo. 
  • Tanto el aborto como la eutanasia niegan la existencia de un Dios creador que regala al hombre el Don de vida para administrarlo con amor durante su paso por esta tierra. Se  ubica al hombre como centro del universo, con pleno poder para hacer lo que le plazca, sobre su vida y sobre la ajena. Dios no existe o no interesa que exista. Mi vida es mía, y yo hago con ella lo que quiero. Mi cuerpo es mío, yo hago de él lo que quiero. El egoísmo se pone por delante de todo con la excusa del “bien común”’. De esta misma manera se justifica la homosexualidad, las pseudofamilias del mismo sexo, la promiscuidad, el amancebamiento, etc.
  • Tanto el aborto como la eutanasia son mencionados juntos en el documento de Santo Domingo en sus artículos 219-223-234  
  • Tanto el aborto como la eutanasia  sirven de negocio para lucrar con los tejidos y los órganos de aquellos a los cuales ‘’piadosamente” se mata. Así el aborto por Nacimiento parcial que permite el asesinato de ese niño o niña en el seno de su madre hasta el mismo tiempo del parto se convierte en un mercado interesante para atrocidades médicas , o los órganos de los neo-muertos, eufemismo que disfraza la realidad de poder comerciar con los  hombres y mujeres en coma. 

Finalmente:

Tanto el aborto como la eutanasia ponen un bajo valor a la vida, que es el fundamento de todos los bienes, la fuente y condición necesaria de toda actividad humana y de toda convivencia social. 

¿De que sirve la calidad de vida? ... sin vida. 

Debemos actuar.

Debemos actuar  para que la  mayor parte de los hombres y mujeres  crean que la vida tiene un carácter sagrado y que nadie puede disponer de ella a capricho, que la filosofía hegeliana no haga nido en la mente y en los corazones de aquellos que solo ven en la muerte un acto máximo de decisión y libertad humana.  

Trabajemos, no para entender si es posible una cultura que aniquile a sus hijos y a sus padres, porque esa cultura ya existe. Trabajemos para contrarrestar esos antivalores que nos convierten cada día más en “lobos del hombre”’

Trabajemos por un mundo más cristiano. 

¿O acaso existe un modelo más perfecto, más exacto y más glorioso que el que Cristo nos ha dejado?

 Seamos creyentes o no, sería bueno procurar encontrar una ética superlativa a la cristiana o valores que la superen, si los encuentran, con gusto revisaremos juntos estos comentarios. De lo contrario, demos un rápido repaso a la fantasmagórica galería de horrores que los hombres hemos preparado.

No les deseo un buen viaje. Solo espero que lo terminen. 

Eutanasia

Etimológicamente la palabra eutanasia significaba en la antigüedad una muerte dulce sin sufrimientos atroces El término "eutanasia" abarca conceptos muy dispares y de encontrada significación ética. Como sugiere su etimología (del griego "euthanatos"), significa "buena muerte", en el sentido de muerte apacible, sin dolores ni tormentos, y con esta acepción la introdujo en el vocabulario científico Francisco Bacon (1623).  

Pero la esencia del acto sigue siendo la misma: matar a alguien con el pretexto de eliminarle sus últimos sufrimientos pero nadie puede atentar contra la vida de un hombre inocente sin oponerse al amor de Dios hacia él, sin violar un derecho fundamental, irrenunciable e inalienable, sin cometer, por ello, un crimen de extrema gravedad.

Tipos de Eutanasia

  • La "eutanasia pasiva" se refiere al negarse a suministrarle a un enfermo medios médicos que no son desproporcionados, o sea, medios que son útiles para que el enfermo pueda continuar viviendo o que incluso pueden curarlo y que no constituyen una carga grave para él -- es decir, los beneficios que reportan son mayores que las cargas. 
  • La "eutanasia activa" se refiere al acto de retirar medios útiles y no gravosos para el mantenimiento de la vida del paciente o para su curación -- es decir, medios que no son desproporcionados, medios cuyos beneficios son mayores que las cargas que reportan. La "eutanasia activa" también se refiere al acto de suministrarle un medio letal al enfermo. 
  • La eutanasia voluntaria sucede cuando el enfermo mismo accede a que le practiquen la eutanasia.  Cuando él mismo la pide (suicidio asistido) o cuando incluso él mismo se la practica (suicidio). 
  • La eutanasia involuntaria  es cuando al enfermo le practican la eutanasia sin su conocimiento o consentimiento... Sólo en este último caso el enfermo no tiene ninguna responsabilidad moral. 

En todos los demás casos, tanto él como las personas que colaboraron, recomendaron, consintieron o guardaron silencio ante el acto eutanásico son responsables moralmente del mismo.

¿Qué dice el catecismo de la Iglesia católica sobre la eutanasia?

2276 

Aquellos cuya vida se encuentra disminuida o debilitada tienen derecho a un respeto especial. Las personas enfermas o disminuidas deben ser atendidas para que lleven una vida tan normal como sea posible.

2277

 Cualesquiera que sean los motivos y los medios, la eutanasia directa consiste en poner fin a la vida de personas disminuidas, enfermas o moribundas. Es moralmente inaceptable.

Por tanto, una acción o una omisión que, de suyo o en la intención, provoca la muerte para suprimir el dolor, constituye un homicidio gravemente contrario a la dignidad de la persona humana y al respeto del Dios vivo, su Creador. El error de juicio en el que se puede haber caído de buena fe no cambia la naturaleza de este acto homicida, que se ha de rechazar y excluir siempre.

2278

La interrupción de tratamientos médicos onerosos, peligrosos, extraordinarios o desproporcionados a los resultados puede ser legítima. Interrumpir estos tratamientos es rechazar el «encarnizamiento terapéutico». Con esto no se pretende provocar la muerte; se acepta no poder impedirla.  Las decisiones deben ser tomadas por el paciente, si para ello tiene competencia y capacidad o si no por los que tienen los derechos legales, respetando siempre la voluntad razonable y los intereses legítimos del paciente.

2279

 Aunque la muerte se considere inminente, los cuidados ordinarios debidos a una persona enferma no pueden ser legítimamente interrumpidos. El uso de analgésicos para aliviar los sufrimientos del moribundo, incluso con riesgo de abreviar sus días, puede ser moralmente conforme a la dignidad humana si la muerte no es pretendida, ni como fin ni como medio, sino solamente prevista y tolerada como inevitable. Los cuidados paliativos constituyen una forma privilegiada de la caridad desinteresada. Por esta razón deben ser alentados

2324

 La eutanasia voluntaria, cualesquiera que sean sus formas y sus motivos, constituye un homicidio. Es gravemente contraria a la dignidad de la persona humana y al respeto del Dios vivo, su Creador.

2299

A los moribundos se han de prestar todas las atenciones necesarias para ayudarles a vivir sus últimos momentos en la dignidad y la paz.  Deben ser ayudados por la oración de sus parientes, los cuales cuidarán que los enfermos reciban a tiempo los sacramentos que preparan para el encuentro con el Dios vivo.

¿Cómo podemos distinguir  la eutanasia y  distanacia  del dejar morir en paz y con dignidad ? 

La respuesta está en la distinción entre "medios proporcionados" y "medios desproporcionados", y en el siguiente principio moral: “no estamos obligados a utilizar medios desproporcionados" (siempre y cuando respetemos los legítimos deseos del enfermo), pero sí estamos obligados a utilizar siempre "medios proporcionados". El no utilizar o el retirar "medios desproporcionados" (teniendo en cuenta los legítimos deseos del enfermo) no es eutanasia y el utilizar dichos medios sin respetar los legítimos deseos del enfermo es distanacia (también conocido como "encarnizamiento terapéutico"). 

Por otro lado, el no utilizar o el retirar "medios proporcionados" es eutanasia.. 

Aborto

"El niño que va a nacer, debe gozar desde el momento de su concepción, de todos los derechos anunciados en la presente Declaración. Todos estos derechos deben ser reconocidos a todo niño que va a nacer, SIN NINGUNA EXCEPCIÓN NI DISCRIMINACIÓN, basada en la raza, color, sexo, lengua, religión, origen nacional o social, estado de desarrollo, estado de salud o las características mentales y físicas ciertas o hipotéticas y toda otra situación que le concierna, o concierna a su madre o familia. La ley debe asegurar al niño, antes de su nacimiento, con la misma fuerza que después, el derecho a la vida inherente a todo ser humano. En razón a su debilidad particular, el niño que va a nacer debe beneficiarse de una protección especial." 

(Preámbulo, Declaración de los Derechos del Niño No Nacido, Asamblea del Parlamento de Europa).

Definición: El aborto es la muerte de un niño o niña en el vientre de su madre producida durante cualquier momento de la etapa que va desde la fecundación (unión del óvulo con el espermatozoide) hasta el momento previo al nacimiento. Se habla de aborto espontáneo cuando la muerte es producto de alguna anomalía o disfunción no prevista ni deseada por la madre; y de aborto provocado (que es lo que suele entenderse cuando se habla simplemente de aborto) cuando la muerte del bebé es procurada de cualquier manera: doméstica, química o quirúrgica

"El derecho a la vida es el derecho del que se derivan todos los demás derechos. Garantizar ese derecho es el deber supremo de los máximos dirigentes de todos los estados del mundo". 

(Declaración de La Haya) 

Aborto

Por envenenamiento salino

 Se extrae el líquido amniótico dentro de la bolsa que protege al bebé. Se introduce una larga aguja a través del abdomen de la madre , hasta la bolsa amniótica y se inyecta en su lugar una solución salina concentrada. El bebé ingiere esta solución que le producirá la muerte 12 horas más tarde por envenenamiento, deshidratación, hemorragia del cerebro y de otros órganos. Esta solución salina produce quemaduras graves en la piel del bebé. Unas horas más tarde, la madre comienza "el parto" y da a luz un bebé muerto o moribundo, muchas veces en movimiento

"Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona." (Declaración Universal de Derechos Humanos).

Aborto por Succión  Se inserta en el útero un tubo hueco que tiene un borde afilado. Una fuerte succión (28 veces más fuerte que la de una aspiradora casera) despedaza el cuerpo del bebé que se está desarrollando, así como la placenta y absorbe "el producto del embarazo" (o sea, el bebé), depositándolo después en un balde. El abortista introduce luego una pinza para extraer el cráneo, que suele no salir por el tubo de succión. Algunas veces las partes más pequeñas del cuerpo del bebé pueden identificarse. Casi el 95% de los abortos en los países desarrollados se realizan de esta forma.

"El derecho de toda persona a la vida está protegido por la ley. La muerte no puede ser infligida intencionalmente a nadie, salvo en ejecución de una sentencia de pena capital pronunciada por un tribunal en el caso de que el delito esté castigado con esta pena por la ley". 

(Convención Europea de Salvaguardia de los Derechos del Hombre y de las Libertades Fundamentales).

Aborto por Operación Cesárea  Este método es exactamente igual que una operación cesárea hasta que se corta el cordón umbilical, salvo que en vez de cuidar al niño extraído se le deja morir. La cesárea no tiene el objeto de salvar al bebé sino de matarlo.

"Nosotros, los pueblos de las NN.UU. decidimos... reafirmar la fe en los derechos humanos fundamentales, en la dignidad y valor de la persona humana...

(Carta de las NN.UU.. preámbulo). 

Aborto por "D & X" Nacimiento Parcial   

Este es el método más espantoso de todos, también es conocido como nacimiento parcial. Suele hacerse cuando el bebé se encuentra muy próximo de su nacimiento Después de haber dilatado el cuello uterino durante tres días y guiándose por la ecografía, el abortista introduce unas pinzas y agarra con ellas una piernita, después la otra, seguida del cuerpo, hasta llegar a los hombros y brazos del bebé. así extrae parcialmente el cuerpo del bebé, como si éste fuera nacer, salvo que deja la cabeza dentro del útero. Como la cabeza es demasiado grande para ser extraída intacta; el abortista, entierra unas tijeras en la base del cráneo del bebé que está vivo, y las abre para ampliar el orificio. Entonces inserta un catéter y extrae el cerebro mediante succión. Este procedimiento hace que el bebé muera y que su cabeza se desplome. A continuación extrae a la criatura y le corta la placenta.

"El derecho a la vida es inherente a la persona humana. Este derecho estará protegido por la ley. Nadie podrá ser privado de la vida arbitrariamente".

(Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos).

Aborto Por Dilatación y Curetaje  

En este método se utiliza una cureta o cuchillo provisto de una cucharilla filosa en la punta con la cual se va cortando al bebé en pedazos con el fin de facilitar su extracción por el cuello de la matriz. Durante el segundo y el tercer trimestre del embarazo el bebé es ya demasiado grande para extraerlo por succión; entonces se utiliza el método llamado por dilatación y curetaje. La cureta se emplea para desmembrar al bebé, sacándose luego en pedazos con ayuda de los forceps. Este método está convirtiéndose en el más usual.

Aborto Mediante CYTOTEC Este fármaco provoca un parto prematuro durante cualquier etapa del embarazo. Se usa para llevar a cabo el aborto a la mitad del embarazo y en las últimas etapas de éste. Su principal "complicación" es que el bebé a veces sale vivo. También puede causarle graves daños a la madre. Recientemente se ha combinado  con la RU-486 para aumentar la "efectividad" de ésta

Aborto por Pastilla RU-416 Se trata de una píldora abortiva empleada conjuntamente con una prostaglandina, que es eficiente si se la emplea entre la primera y la tercera semana después de faltarle la primera menstruación a la madre. por este motivo es conocida como "la píldora del día siguiente". 

Actúa matando de hambre al diminuto bebé, al privarlo de un elemento vital, la hormona progesterona. El aborto se produce luego de varios días de dolorosas contracciones

l412 niños y niñas mueren diariamente en la panza de su mamá, 588 cada hora, l0 cada minuto, uno cada 6 segundos. 

Glosario

Efecto antianidatorio: Término inventado para no decir matanza de seres humanos en estado embrionario. El embrión existe desde antes que él pueda llegar al útero para sembrarse o anidar en el mismo. Inventaron este término para explicar el mecanismo de acción del DIU, la píldora y el Norplant, entre otros. Actualmente es el principal mecanismo de acción de la llamada “PILDORA DEL DIA DESPUES”

Pre-embrión: Aunque este término se lee en elegantes y costosas publicaciones de los mercaderes de la muerte, no existe tal pre-embrión, ya que desde el momento en que un óvulo es fertilizado (en poquísimos segundos) por un gameto masculino, el embrión, o "pre-embrión" tiene todas las informaciones de ese ser humano que nacerá si se lo permiten. En los genes se instalan ipso-facto las memorias de las generaciones anteriores y futuras del padre y de la madre: abuelos, bisabuelos, hijos, nietos, biznietos. 

Anticoncepción post-coito: "píldora del día DESPUES". Con altas dosis de estrógenos que producen contracciones uterinas y que eliminan al pequeño niño o niña evitando su “anidación” en el útero de su mamá

deontología

(del gr. deon, -ontos, el deber, y logos, tratado)

s. f. Parte de la moral que se ocupa de los deberes o normas propias de cada una de las diversas profesiones: la deontología médica.

ética

(del lat. ethica, y éste del gr. ezike)

s. f. 1.   Parte de la filosofía que trata de establecer el fundamento de la moralidad de los actos humanos, es decir, aquello de acuerdo con lo cual estos actos pueden ser calificados de buenos o de malos.

2.   Conjunto de reglas morales que regulan la conducta y las relaciones humanas, en general o en un campo específico: la ética periodística.

Estrategias antivida

La prohibición absoluta del aborto que tenga un país en sus leyes será atacada como anti democrática e injusta para las mujeres y como evidencia del dominio del hombre sobre la mujer. Las presiones de las feministas sobre los funcionarios públicos entrará en acción, incluyendo mediante infiltración feminista en el gobierno. La cobertura de asuntos y demandas feministas en los medios de comunicación se ampliará, incluso para que la Iglesia Católica haga los "cambios necesarios" dentro de su enseñanza y su institución. 

Se publicará una encuesta de opinión pública, con estadísticas manipuladas y exageradas. Se anunciará que la mayoría de las mujeres favorecen el aborto para casos "especiales", tales como el incesto y la violación,  y aún para "circunstancias difíciles" de la mujer en particular. Se hablará mucho de la injusticia de "obligar" a una mujer a tener un bebé no deseado, pero no se dirá nada de la muerte de ese bebé, ni del trauma post aborto que más tarde siempre sufre la mujer, o de las graves consecuencias para la sociedad. 

Incluso, es posible que hayan miembros dentro de la jerarquía de la Iglesia Católica que reciben fondos o apoyo para algunas de sus obras de caridad, por lo que intentarán suavizar la posición de la Iglesia contra el aborto. Esto quedará en evidencia cuando aleguen que la "única" alternativa para lograr al menos una ley anti aborto será una que contenga "excepciones" a la prohibición del aborto. O se ejercerá presión para que guarden silencio sobre el debate público.

Conclusiones:

La perspectiva filosófica del aborto y la eutanasia busca  poder cambiar la  verdad natural de las cosas y negar de plano la existencia de un Dios amoroso y creador.

«¡Ay, los que llaman al mal bien, y al bien mal!; que dan oscuridad por luz, y luz por oscuridad»

Isaías  5,20

Notas

1 ¿Cuál es el objetivo del  movimiento en pro de la eutanasia? The Facts of Life de Brian Clowes, Ph.D.

2  Nietsche. El anticristo.

3 "Uno de los argumentos que se utilizan para tratar de legalizar la práctica de la eutanasia es que ésta es un asunto privado entre el paciente y su médico, el mismo argumento que se utilizó para legalizar el aborto años atrás" Esto demuestra como la mentalidad antivida, la base de la legalización del aborto, también lleva a la eutanasia. 

   Ahora, analicemos los argumentos esgrimidos para su legalización:

  1) La primera es la razón de la libertad o autonomía: cada persona tendría derecho a controlar su cuerpo y su vida incluso su muerte. 

  2) La segunda, estima que la vida del paciente puede carecer de valor según criterios objetivos: dolores insoportables, estado terminal, como irreversible, senilidad avanzada, situación de grave postración física o psíquica. Aquí la elección del paciente puede ser una confirmación del juicio objetivo, pero en el caso de que no expresara su parecer el médico o los familiares pueden interpretar en vez del paciente su supuesto deseo de no permanecer vivo en tales condiciones. 

   Por tanto, lo que justifica aquí el homicidio por piedad no es la voluntad autónoma del paciente, sino el presunto amor compasivo del médico. 

4 No cabe la menor duda, la mentalidad antivida generada por la legalización y la práctica diseminada del aborto ha dado lugar al infanticidio (eutanasia de niños), al suicidio asistido y a la eutanasia. Una vez que se le pierde el respeto a la vida humana por nacer, por medio de una falsa exaltación de la "libertad individual", esta lógica de la muerte conduce también a la falta de respeto por la vida humana después de nacer, sobre todo si esta vida humana es vilmente considerada como "carente de significado" o "incompleta".

5 Boletín : Escoge la Vida (marzo-junio de 1996) Vida Humana Internacional. VIH.1996Los proponentes del crimen de la eutanasia, falsamente llamada "matar por piedad", también han presentado proyectos de ley en los Estados Unidos de "ayuda para morir" o de "suicidio asistido" para pacientes terminales que así lo deseen. Es alarmante saber que, después de varios intentos infructuosos, los promotores del suicidio asistido por médicos lograron que en 1996 dos tribunales de apelaciones derogaran leyes que prohibían este crimen. Uno de los tribunales se encuentra en el Estado de California y el otro en el de Nueva York, pero cada uno tiene jurisdicción sobre varios otros Estados también. Es de suma importancia indicar que las decisiones de estos tribunales muestran la conexión entre el aborto y la eutanasia, al intentar "justificar" ambos crímenes bajo un falso y exagerado entendimiento de la "libertad individual".

6  Es de capital importancia entender esto, porque aquí está la diferencia entre el criterio provida de la dignidad de la vida humana y el criterio antivida de la calidad de la vida humana. Es decir, no debemos nunca eliminar una vida humana inocente simplemente porque su "calidad" ha disminuido (ni por cualquier otro motivo). De hecho, la "calidad" de la dignidad de la vida humana nunca disminuye, no importa en qué condición se encuentre, ya que la dignidad o valor de la persona humana es intrínseco y absoluto. Como ha dicho el Santo Padre Juan pablo II: "La vida humana, no importa cuán débil o enferma, siempre es un don espléndido del Creador." Por otro lado, el criterio de "calidad" es muy arbitrario y casi siempre es definido por los que están en el poder y se encuentran saludables.

  Antes de que se legalizara el aborto, algunos elementos proeutanasia de la profesión médica admitían el vínculo entre aborto y eutanasia. El número de septiembre de 1970 de California Medicine, la revista de la Asociación Médica de California, refiriéndose al rol de los médicos en las decisiones de vida o muerte, decía que se puede anticipar mayor desarrollo de estos roles según los problemas del control de la natalidad y la selección del nacimiento se extiendan inevitablemente a la selección y el control de la muerte, ya sea por el individuo o por la sociedad. 

  Los propios partidarios de la eutanasia afirman que si podemos matar niños no nacidos, podemos matar a otros seres humanos. En un artículo publicado en 1973 en el American Journal of Nursing, Joseph Fletcher considera "ridículo" que se conceda la aprobación ética a dar fin a una vida "subhumana" mediante el aborto y al mismo tiempo no se apruebe el poner fin a una vida "subhumana" mediante la eutanasia positiva. "Si tenemos la obligación moral de dar fin a un embarazo cuando la amniocentesis revela una terrible anormalidad del feto, asimismo tenemos la obligación de poner fin a la miseria sin esperanzas de un paciente que padece de cáncer, cuando un escáner muestra una situación de metástasis avanzada en el cerebro."

7 Esto explica el por qué muchos proabortistas apasionados son también, casi siempre, pro-eutanasia. Por ejemplo, el teólogo proabortista Joseph Fletcher (el padre de la ética situacional) fue miembro de la junta directiva del Euthanasia Educational Council (Consejo de Educación en Eutanasia), ahora llamado Concern for Dying (Preocupación por la Muerte), como lo también lo fueran los ya difuntos el Dr. Walter Alvarez, columnista, y el Dr. Alan Guttmacher, de la Paternidad Planificada PPFA. Asimismo, la Abortion Law Reform Association of England (Asociación para la Reforma de las Leyes del Aborto de Inglaterra), de unos mil miembros, que ejerció presión para que el Parlamento aprobara la Ley de Aborto en abril de 1967, es una reencarnación del grupo proeutanasia que en 1936, 1950 y 1960, promovió una ley en favor de la eutanasia en Inglaterra, finalmente derrotada en la Cámara de los Lores. 

8 (Santo Domingo, Conclusiones 219)«— Nos desafía la cultura de la muerte. Con tristeza humana y preocupación cristiana somos testigos de las campañas anti -vida, que se difunden en América Latina y en el Caribe perturbando la mentalidad de nuestro pueblo con una cultura de muerte. El egoísmo, el miedo al sacrificio y a la cruz unidos a las dificultades de la vida moderna generan un rechazo hacia el hijo que no es responsable y alegremente acogido en la familia sino considerado como un agresor. Se atemoriza a las personas con un verdadero «terrorismo demográfico», que exagera el peligro que puede representar el crecimiento de la población frente a la calidad de vida.

Existe una distribución masiva de anticonceptivos, en su gran mayoría abortivos. Inmensos sectores de mujeres son víctimas de programas de esterilizaciones masivas. También los hombres sucumben ante estas amenazas. Nuestro continente sufre a causa del «imperialismo anticonceptivo, que consiste en imponer a pueblos y culturas toda forma de contracepción, esterilización y aborto, que se considera efectiva, sin respeto a las tradiciones religiosas, étnicas y familiares de un pueblo o cultura» (Carta de la Santa Sede a la Reunión de Bangkok de la OMS).

Cada día es mayor la masacre del aborto, que produce millones de víctimas en nuestros pueblos latinoamericanos. La mentalidad anti -vida, además de la eutanasia prenatal lleva a la eliminación de niños apenas nacidos y de los ancianos y enfermos estimados como inútiles, defectuosos, o «carga» para la sociedad. Otras expresiones de la anticultura de la muerte son la eutanasia, la guerra, la guerrilla, el secuestro, el terrorismo, el narcotráfico.» 

(Santo Domingo, Conclusiones 223)«2. Proclamar que Dios es el único Señor de la vida, que el hombre no es ni puede ser amo o árbitro de la vida humana. Condenar y rechazar cualquier violación ejercida por las autoridades en favor de la anticoncepción, la eutanasia, la esterilización y el aborto provocado. Igualmente, las políticas de algunos gobiernos y organismos internacionales que condicionan la ayuda económica a los programas contra la vida.» 

(Santo Domingo, Conclusiones 234)«— Se fomentan la mentalidad y las acciones contra la vida mediante campañas antinatalistas, de manipulación genética, del abominable crimen del aborto y de la eutanasia. Se cambia el sentido de la vida como conquista del fuerte sobre el débil, que propicia acciones de odio y destrucción, e impide la realización y crecimiento del hombre.» 

9  January 22, 1993: A Day of Infamy," Washington Watch (Washington: Family Research Council, 26 de febrero de 1993El 22 de enero de 1993, precisamente en el XX aniversario de la legalización del aborto a petición en todos los Estados Unidos, el Presidente Clinton inauguró su gobierno derogando con cinco plumazos ciertas políticas provida de las presidencias anteriores, las cuales afectan no sólo a los Estados Unidos, sino a otros países también (véase más abajo). Entre los cinco decretos proabortistas que firmó el nuevo presidente está la eliminación de la prohibición, establecida en 1988, de usar fondos federales (es decir, dinero de los impuestos) para la investigación sobre el uso de tejidos y órganos de bebés abortados. El Dr. Bernard Nathason, ex abortista, ha demostrado de forma definitiva que el usar a los bebés por nacer como piezas de repuesto para supuestamente curar ciertas enfermedades, no sólo es inmoral e irrealista desde el punto de vista médico, sino que además aumentará considerablemente el número de abortos en los Estados Unidos y en el mundo entero. Los investigadores carniceros irán a otros países en busca del tejido fetal que necesitan.

10 A William Gaylin, ex-presidente del Instituto Hastings,  especialista en ‘bioetica pro eutanasia” le gustaría ver gente comatosa (él los llama neo-muertos), apilados en lugares especiales para "cosechar" órganos y realizar experimentos. "La idea se basa en redefinir el concepto de la muerte y mantener bancos de cuerpos con un status de muerte legal, pero con cualidades que ahora asociamos con los vivos", escribe Gaylin. "Los neo-muertos proporcionarían una constante cantidad de médulas, cartílagos y piel. También se podrían extraer hormonas, antitoxinas y anticuerpos producidos en los neo-muertos", propone Gaylin. Términos como "neo-muertos" son excelentes ejemplos de la macabra ingeniería verbal que se usa para promover la ingeniería social, como ya pasó con el aborto y la anticoncepción

11 Como explica Alexandre Kojeve, uno de sus mayores estudiosos (Introducción a la lectura de Hegel, Gallimard, Paris 1945, pp. 529-575), la filosofía de Hegel es, ante todo, una filosofía de muerte. Hegel esta atormentado por la condición del hombre, ser finito, como los animales, pero que, a diferencia de ellos, está dotado de razón y de voluntad propia, y está consciente de que está destinado a la muerte. Frente a esa situación inevitable, frente a ese fin fatal, el hombre busca en el don de la muerte la afirmación suprema de su libertad soberana. El hombre realiza eso mediante el acto de quitarse la vida, mediante el suicidio. Sin embargo, si el hombre es señor de su propia vida y de su propia muerte, ¿por qué, con mayor razón, debería renunciar a ser señor también de la vida y de la muerte de los demás, como ya se sugiere en la famosa dialéctica del señor y del esclavo?

12  Trabajo  presentado por los doctores Gutiérrez J. y Martínez Baza en el XVII Congreso Internacional de la Academia de Medicina Legal.España.1988.

13  Distanacia es el otro extremo de la eutanasia, es la prolongación ilícita de la vida

14  Conferencia: Prof. Michel Schooyans. Congreso: "La eutanasia hoy".

15   Ley de Estados Unidos para tramitar los prestamos o ayudas al desarrollo: 

   En lo esencial, el decreto con el título 22, sección 102 de 1978 dice: Incremento de la agricultura

   a) Reducción de la mortalidad infantil

   b) Control de la población

   Sobre este último punto, textualmente dice: "Se dará una motivación (en el país que recibe los fondos) para que las familias sean pequeñas".  

   Si con los anteriores presidentes y congresos de E.U.A., se aplicó esto, con Clinton empeoró la situación, porque desde 1965 incrementó en un 16% el presupuesto para aborto, o sea, el actual presidente subió a 585 millones de dólares el presupuesto anual dentro de los Estados Unidos, con este objetivo, USAID, o como se lo conoce entre nosotros, como AID, con oficinas propias en el Ministerio de Finanzas, distribuye el dinero de acuerdo a estas pautas, otorga préstamos no reembolsables a los países pobres, poniendo especial énfasis en el control de la natalidad. 

  A nivel mundial la contribución de los E.U.A. por medio de USAID, al Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), cuya drasticidad se sustenta en estadísticas manipuladas y suministra asistencia monetaria a los países pobres. En China, país comunista que debería estar en contra de las políticas de los E.U.A., el gobierno acepta y pone en práctica con severas medidas la política de "un niño por familia". Esa misma es la aspiración de UNFPA para América del Sur y para el Africa

16  De "Why We Must Correct Our Statistics" escrito por Jon Valentine y publicado por la organización evangélica Protestants Against Birth Control - PABC