Evangelium Vitae

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Evangelium Vitae, Sinopsis

INTRODUCCIÓN

Valor incomparable de la persona humana

  • Porque el hombre es un ser corporal y espiritual
  • Porque su "vida humana" conlleva al mismo tiempo a una dimensión material y otra espiritual; una temporal y otra eterna.

Nuevas amenazas a la vida humana

  • Antiguas y permanentes: homicidios, genocidios, aborto, suicidio, torturas, mutilaciones, esclavitud...
  • Nuevos aspectos de las amenazas contra la vida humana:

· Justificación de estos delitos en nombre de la libertad· Legitimación jurídica y legalización con leyes civiles como si los delitos fuesen derechos que el Estado debe reconocer a los ciudadanos En comunión con todos los obispos del mundoLa Iglesia no puede callar y lanza un llamamiento a todos los hombres para que respeten, defiendan, amen y sirvan la vida.

CAPÍTULO I

LA SANGRE DE TU HERMANO CLAMA A MÍ DESDE EL SUELOACTUALES AMENAZAS CONTRA LA VIDA HUMANA
"Caín se lanzó contra su hermano Abel y lo mató": raíz de la violencia contra la vida [7-9]

  • La seducción del demonio
  • La separación de Dios y la lucha contra El
  • La ofuscación de la responsabilidad personal

"¿Qué has hecho?": eclipse del valor de la vida [10-17]

  • La eliminación de la vida se presenta como un "derecho" que el estado debe reconocer legalmente e incluso ayudar económicamente
  • Las "estructuras de pecado" y la "cultura de la muerte":
  • El aborto y la anticoncepción, que son dos males específicamente diversos, pero estrechamente unidos en la mentalidad popular
  • Las técnicas de reproducción artificial y los diagnósticos prenatales encaminados a favorecer el aborto
  • La planificación indiscriminada de nacimientos mediante la anticoncepción, la esterilización y el aborto para frenar el desarrollo demográfico
  • La eutanasia para enfermos incurables y moribundos
  • Se trata de amenazas programadas de manera científica y sistemática; es una conjura contra la vida: la medicina y la ciencia que deberían defenderla y protegerla se alían para eliminarla.

"¿Soy yo acaso el guarda de mi hermano?": una idea perversa de libertad [18-20]Causas y motivos

  • Causas de índole personal, como situaciones psicológicas o económicas difíciles, soledad, sufrimiento...
  • Causas de índole cultural, social, y política:
    • Visión subjetivista de e individualista de la libertad que se separa de la verdad y que interpreta los delitos contra la vida como legítimas aspiraciones, que deben reconocerse y ser protegidas como verdaderos y propios derechos
    • Tergiversación del concepto de subjetividad, que reconoce como titular de derechos sólo a quien es capaz de autoconciencia explícita
    • Totalitarismo democrático, en el que prevalece una visión de democracia como fin y se impone la ley del más fuerte según el voto de la mayoría: vale lo que decide la mayoría, incluso más que el primero de los derechos fundamentales, el de la vida.

"He de esconderme de tu presencia": eclipse del sentido de Dios y del hombre. [21-24]

Causa profunda

  • Secularismo: perdiendo el sentido de Dios se pierde el sentido del hombre
  • Materialismo práctico: individualismo, utilitarismo, hedonismo:
    • Sustitución de los valores del ser por los del tener
    • Rechazo absoluto al sufrimiento
    • Despersonalización del cuerpo y de la sexualidad
    • Empobrecimiento de las relaciones interpersonales

"Os habéis acercado ala sangre de la aspersión": signos de esperanza y llamada al compromiso [25-28]

  • La redención de Cristo, donde los hombres encuentran la fuerza para comprometerse en favor de la vida, es el fundamento de la esperanza que la vida vencerá
  • La familia, los centros y movimientos de ayuda y defensa de la vida
  • El desarrollo científico en el campo médico
  • La nueva sensibilidad contra la guerra, la pena de muerte, y el equilibrio ecológico.

CAPÍTULO II

HE VENIDO PARA QUE TENGAN VIDA

MENSAJE CRISTIANO SOBRE LA VIDA

"La vida se manifestó y nosotros la hemos visto": la mirada dirigida a Cristo, "Palabra de vida" [29-30]Cristo es el "evangelio dela vida" "Mi fortaleza y mi canción es el Señor. El es mi salvación": la vida es siempre un bien [31]Incluso cuando está amenazada o es débil y precaria, como lo muestra el Antiguo Testamento. "El nombre de Jesús ha restablecido a este hombre": en la precariedad de la existencia humana Jesús lleva a término el sentido de la vida humana [32-33]

  • Así lo muestra su comportamiento con quienes sufren a causa de una existencia de algún modo "disminuida": los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen y los muertos resucitan...
  • Su palabra y su acción van más allá de quienes padecen enfermedad y conciernen al sentido mismo de la vida de cada hombre en sus dimensiones morales y espirituales.

"Llamados... a reproducir la imagen de su Hijo": la gloria de Dios resplandece sobre el rostro del hombre [34-36]

  • La vida humana es siempre un bien porque es diversa y original respecto a las demás formas de vida
  • El hombre es materia y espíritu, hecho a imagen y semejanza de Dios; todo está ordenado a él.
  • Por ser espiritual establece un vínculo especial con Dios: conoce la verdad, ama y anhela el bien, es inmortal.

"Todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás": el don de la vida eterna [37-38]

  • Es un bien no sólo por su origen, sino también por su fin: la vida del hombre consiste en la visión de Dios y en participar en su eternidad.

"A cada uno pediré cuentas de la vida de su hermano": veneración y amor por la vida de todos [39-41]

  • Sólo Dios es creador y señor de la vida
  • El hombre no puede disponer de la vida, sino que debe cuidarla y respetarla
  • El hombre lleva inscrito desde el inicio en su corazón este carácter inviolable de la vida humana, el cual es confirmado por el quinto mandamiento de la ley de Dios y por la palabra y enseñanza de Cristo
  • El mandamiento del amor al prójimo resume todos los mandamientos y manifiesta la veneración y el carácter inviolable de la vida humana.

"Sed fecundos y multiplicaos, henchid la tierra y sometedla": responsabilidades del hombre ante la vida [42-43]

  • Responsabilidad respecto al ambiente de la vida: la ecología
  • La misión específica de los padres es la de acoger y servir a la vida mediante la procreación responsable.

"Porque tú mis vísceras has formado": la dignidad del niño aún no nacido [43-45]

  • Porque según el Antiguo Testamento. la vida transmitida por los padres tiene su origen en Dios
  • El Nuevo Testamento. confirma el valor indiscutible de la vida humana desde sus comienzos.

"Tengo fe, aún cuando digo: "Muy desdichado soy"!": la vida en la vejez y en el sufrimiento [46-47]

  • La vida está en las manos de Dios, también en la vejez y en la enfermedad
  • Jesús con sus curaciones manifiesta como Dios se preocupa por su vida corporal
  • La vida corporal en su condición terrena no es un valor absoluto y al creyente se le puede pedir que la ofrezca por un bien superior; sin embargo ningún hombre puede decidir arbitrariamente entre vivir o morir.

"Todos los que la guardan alcanzarán la vida": de la Ley del Sinaí al don del Espíritu [48-49]

  • La ley de Dios "no matarás" no es algo extrínseco al hombre
  • La ley de Dios "no matarás" no se puede separar del amor y se puede cumplir en plenitud cuando nos abrimos a la ley del Espíritu y nos abrimos a la verdad de Dios, el hombre y la historia.

"Mirarán al que atravesaron": en el árbol de la Cruz se cumple el Evangelio de la vida [50-51]La muerte de Cristo en la cruz:

  • Es símbolo de las luchas entre el bien y el mal
  • Ilumina el sentido de la vida y de la muerte humana
  • Muestra que la vida humana encuentra su sentido pleno cuando se entrega.
  • Manifiesta la gloria de Dios en la debilidad humana

CAPÍTULO III

NO MATARÁSLA LEY SANTA DE DIOS: La doctrina moral de la Iglesia sobre la vida
"Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos" Evangelio y mandamiento [52]

  • Relación esencial entre el mandamiento divino "no matarás" y el amor de Dios.
  • Dios dona la vida al hombre y pide que la respete, así el don se hace mandamiento y el mandamiento don.

"Pediré cuentas de la vida del hombre al hombre": la vida humana es sagrada e inviolable [53-57]

  • Es sagrada porque es creada por Dios a su imagen y semejanza.
  • Es inviolable porque refleja la inviolabilidad misma de Dios.
  • El mandamiento "no matarás" tiene como finalidad defenderla y marcar el límite que nunca puede ser transgredido: la eliminación directa y voluntaria de un inocente.

La legítima defensa:

  • Es un derecho basado en el valor intrínseco de la vida y en el deber de amarse a sí mismo no menos que los demás.
  • Nadie puede renunciar al derecho de defenderse por amar poco la vida, pero sí movido por un amor heroico según el espíritu del Evangelio.
  • Es además un deber para aquel que es responsable de la vida de otro.
  • La vida del agresor se debe atribuir a él mismo que se expuso con su acción.

La pena de muerte:

Hay que enmarcarla en el contexto de la Justicia social; esto implica:

  • La pena tiene como fin reparar el desorden introducido por la falta.
  • La autoridad pública debe imponer una expiación reparatoria.
  • La pena salvaguarda el orden público y ofrece al reo la posibilidad de enmendarse.
  • Para conseguir esto hay que decidir bien la medida y la calidad de la pena.
  • Si los medios incruentos bastan, se han de preferir porque son más conformes a la dignidad de la persona.
  • Sólo en casos de absoluta necesidad, la pena de muerte es legítima.
    • Cuando la defensa de la sociedad no es posible de otro modo.
    • Hoy esos casos son prácticamente inexistentes.

Catalogación moral: el mandamiento "no matarás" tiene valor absoluto cuando se refiere a la persona inocente, por eso la eliminación directa y voluntaria de un ser humano inocente es gravemente inmoral"; es una doctrina

  • Fundada en la ley moral natural
  • Afirmada en la Sagrada Escritura, transmitida por la Tradición de la Iglesia y enseñada por el Magisterio ordinario y universal.
  • Ninguna ley civil puede legítimamente autorizar, permitir o imponer la muerte de un inocente."Mi embrión tus ojos lo veían": el delito abominable del aborto [58-63]
  • El aborto es la eliminación deliberada y directa, como quiera que se realice, de un ser humano en la fase inicial de su existencia, que va de la concepción al nacimiento.
  • Catalogación moral: ninguna razón, aún siendo grave y dramática, jamás puede justificar la eliminación deliberada de un ser inocente, por eso el aborto directo, es decir, querido como fin o como medio, es siempre un desorden moral grave; es una doctrina:
    • Fundada en la ley moral natural
    • Afirmada en la Sagrada Escritura, transmitida por la Tradición de la Iglesia y enseñada por el Magisterio ordinario y universal.
    • La enseñanza del Magisterio, más allá de los debates científicos y de las afirmaciones filosóficas, implica el respeto del ser humano como persona desde su concepción.
    • Excomunión para quien lo comete conociendo la pena, incluidos los cómplices sin cuya cooperación no se hubiera producido.
  • Se intenta justificar:
    • Sosteniendo que en los primeros días no hay vida humana personal.
    • Se ha oscurecido la conciencia de su gravedad por la pérdida del sentido moral por el "engaño lingüístico", por el deseo de preservar la salud o el nivel de vida.
  • Responsabilidad y complicidad:
    • La madre que decide, pide y procura la eliminación.
    • El padre cuando induce a ello a la madre o en algún modo la favorece
    • Los familiares o amigos cuando la presionan física o psicológicamente.
    • Los médicos y el persona; sanitario cuando colaboran en ello.
    • Los legisladores que promueven y apoyan las leyes abortistas y no han asegurado políticas familiares adecuadas.
    • Las instituciones, fundaciones, asociaciones que favorecen el permisivismo sexual, el menosprecio de la maternidad, la difusión del aborto en el mundo.

    Intervención sobre los embriones humanos: el juicio moral sobre el aborto se aplica también a las nuevas formas de intervención sobre los embriones que comportan su destrucción.

"Yo doy la muerte y doy la vida": el drama de la eutanasia [64-67]

  • La eutanasia es una acción u omisión que por su naturaleza y en la intención causa la muerte con el fin de eliminar cualquier dolor.

  • Es lícito:

    • El rechazo al "ensañamiento terapéutico": o sea, intervenciones médicas desproporcionadas o demasiado gravosas.
    • Cuidados paliativos: analgésicos y sedantes, es digno de elogio quien acepta voluntariamente sufrir renunciando a tratamientos contra el dolor para conservar plena lucidez y participar de manera consciente en la pasión de Señor.
  • Catalogación moral: en cuanto a la eliminación deliberada de una persona humana es moralmente inaceptable, por eso la eutanasia es una grave violación de la Ley de Dios; es una doctrina:
    • Fundada en la ley moral natural
    • Afirmada en la Sagrada Escritura, transmitida por la Tradición de la Iglesia y enseñada por el Magisterio ordinario y universal.
    • La catalogación moral de la eutanasia conlleva la malicia del suicidio o del homicidio, y se puede configurar en tres formas: el suicidio, el suicidio asistido y el homicidio.Es síntoma de la "cultura de la muerte"· Fruto de un contexto cultural cerrado a la trascendencia y de una visión hedonista de la vida que rechaza el sufrimiento y busca en forma egoísta solamente el propio bien
    • El hombre se cree criterio y norma de sí mismo y piensa que tiene derecho de adueñarse de su propia muerte.
    • Se intenta justificar porque el enfermo la solicita o por falsa piedad.
    • El verdadero amor y la auténtica piedad se solidifican con la fe en Cristo y la esperanza en la resurrección.

    "Hay que obedecerá Dios antes que a los hombres": la ley civil y la ley moral [68-74]

  • Característica propia de las amenazas actuales contra la vida: exigir la legitimación jurídica como si los delitos fueran derechos que el Estado debe reconocer a los ciudadanos.

  • Justificaciones y motivos de la pretendida legitimación jurídica:

    • La cultura democrática según la cual la ley debe manifestar la voluntad de la mayoría, y por lo tanto, el político en su actividad debe distinguir netamente entre el ámbito público y privado.
    • En una sociedad pluralista cada uno es autónomo para disponer de su vida y de la que lleva en su seno.
    • Dado que la norma objetiva es inaccesible para todos, sólo el relativismo ético es compatible con la democracia y garantiza la tolerancia, mientras que la norma objetiva lleva al autoritarismo e intolerancia.
    • Sólo quien se encuentra prácticamente en esa situación (madre embarazada, anciano o enfermo terminal) es realmente capaz de decidir y, por lo tanto, debe poder decidir por sí mismo.
    • Se evita la práctica ilegal y no controlada.
  • Raíz común de estas motivaciones:
    • Relativismo ético que caracteriza a la cultura contemporánea
    • La lógica proporcionalista para determinar y calcular el bien
    • La democracia considerada como fin
  • Elementos fundamentales entre las relaciones entre la ley civil y la ley moral:

    El cometido de la ley civil es asegurar el bien común de las personas, mediante el reconocimiento y la defensa de sus derechos fundamentales, la promoción de la paz y de la moralidad pública.

    La democracia es un "ordenamiento" y, como tal, un instrumento y no un fin; su moralidad depende de cómo ese ordenamiento se conforma con la ley moral natural:

    • La ley moral natural es punto de referencia normativo y base estable de la ley civil, de la democracia y de la paz duradera
    • La ley civil es ley legítima y obligante en cuanto está conforme con la ley moral natural; por el contrario, si la contradice no es ya ley, sino abuso de autoridad, y por tanto no obliga

    • Las leyes civiles que legitiman el aborto y la eutanasia:
    • Contradicen el primero y principal derecho de la persona y no están conforme a la ley moral natural; son intrínsecamente injustas e inicuas.
    • Se oponen al bien del individuo y al bien común, y por lo tanto están privadas de toda validez jurídica.
    • No obligan moralmente ya que carecen de auténtica validez jurídica.
    • Establecen la grave obligación de oponerse a ellas, restringir sus efectos y no colaborar en sus aplicación o difusión.
    • La cooperación en acciones moralmente malas: no es lícito prestar colaboración formal, esto es, colaboración directa o participación en a intención del agente principal.
    • La posibilidad de no colaborar en leyes injustas es un derecho humano fundamental y como tal debería estar previsto y protegido por la misma ley civil.

"Amarás a tu prójimo como a ti mismo": "promueve" la vida [75-77]

  • El "no" de los preceptos morales negativos indica el límite absoluto infranqueable, pero abre también al "si" del amor y promoción de la libertad
  • Es un "no" al servicio de muchos "si" de amor, donación y servicio según el ejemplo de Cristo.

CAPÍTULO IV

A MÍ ME LO HICISTEIS

POR UNA NUEVA CULTURA DE LA VIDA HUMANA

"Vosotros sois el pueblo adquirido por Dios para anunciar sus alabanzas": el pueblo de la vida y para la vida [78-79]

La Iglesia ha recibido la misión de evangelizar, y esta misión conlleva:

  • Anunciar el Evangelio de la vida
  • Celebrarlo en la liturgia y en la vida diaria
  • Servirlo y promoverlo con la propia vida
  • La Iglesia es el "pueblo de la vida y para la vida": se trata de una misión no sólo individual sino también comunitaria, pues somos "pueblo de Dios"

"Lo que hemos visto y oído, os lo anunciamos": Anunciar el Evangelio de la vida [80-82]

El núcleo del Evangelio de la vida es Cristo mismo, Él es la vida, por eso se trata de anunciar el núcleo de este Evangelio, es decir:

  • Que Dios es un ser vivo y nos llama a la comunión con Él
  • Que la vida humana es don y signo del amor de Dios· Que en cada hombre está el rostro de Cristo
  • Que existe un vínculo indivisible entre la persona, su vida y su corporeidad
  • Que el don de uno mismo es la realización plena de la libertad

Las consecuencias de este mismo Evangelio de la vida son:

  • La vida humana es sagrada e inviolable, y por eso son inaceptables el aborto procurado y la eutanasia.
  • El amor da sentido a la vida, esclarece la verdad de la sexualidad y de la procreación humana, e ilumina el misterio del sufrimiento y la muerte.
  • La ciencia y la técnica están ordenadas al hombre y a su desarrollo integral
  • La sociedad debe respetar, defender y promover la vida de cada persona, en todo momento y condición.

"Te doy gracias por tantas maravillas, prodigio soy": celebrar el Evangelio de la vida [83-86]

  • Cultivar en nosotros la contemplación en la fe para descubrir el prodigio y la maravilla que es cada hombre.
  • Celebrar el Dios de la vida y el Dios que da la vida: en la oración cotidiana, en las ceremonias del año litúrgico y en los sacramentos.
  • Apreciar y valorar los gestos de los diferentes países y tradiciones culturales.
  • Promover y vivir cada año una Jornada por la Vida.
  • Realizar la celebración en la existencia cotidiana de la cual surgen los gestos heóricos y el heroísmo cotidiana.

"De qué sirve hermanos míos que alguien diga "Tengo fe", si no tiene obras": servir el Evangelio de la vida [87-91]

El apoyo y promoción de la vida nace en el cristiano no sólo en la situación actual de la "cultura de la muerte", sino sobre todo de la fe, y se convierte así en un servicio de caridad universal y unitario, que se hace cargo de toda vida y de la vida de todos.Nacida de este amor, ha surgido una historia de caridad que ha creado numerosas estructuras de servicio a la vida, y que hoy hay que seguir promoviendo:

  • Valorar y promover iniciativas y proyectos respecto a la vida que nace:
    • Centros de métodos naturales de regulación de la fertilidad
    • Consultorios familiares y matrimoniales
    • Centros de ayuda y acogida a la vida
    • Promover centros para la ayuda de la vida en dificultad: drogadictos, enfermos mentales, enfermos de SIDA, incapacitados...Utilizar y desarrollar centros para ayudar y proteger la vida que llega a su fin:·
    • Servicios sanitarios y sociales para ancianos y enfermos terminales.
    • Recurrir a cuidados paliativos adecuados
    • Revisar y dar su verdadera identidad a los hospitales, clínicas y casas para la salud, especialmente si están siendo manejados por religiosos o relacionados con la Iglesia.
    • En el servicio de la vida tiene especial responsabilidad el personal sanitario: médicos, farmacéuticos, enfermeros, capellanes, religiosos, voluntarios..., su profesión les exige servir y defender la vida y no convertirse en manipuladores de ella o en agentes de muerte; por eso cada uno tiene el deber moral:
      • De respetar absolutamente la vida humana
      • De ejercer la objeción de conciencia ante el aborto y la eutanasiaSon también responsables, en forma diversa, los individuos, las familias, las asociaciones y autoridades públicas que están llamadas a ejercer disposiciones legislativas y políticas familiares adecuadas.El control del desarrollo demográfico debe respetar la responsabilidad primaria de los esposos y no recurrir jamás a métodos que contradigan los derechos fundamentales de la persona como la anticoncepción, la esterilización y el aborto.

"La herencia de Señor son los hijos, recompensa el fruto de las entrañas": la familia "santuario de la vida" [92-94]

En la defensa y la promoción de la vida es decisiva la responsabilidad de la familia, que brota de su misma naturaleza: comunidad de vida y amor fundada en el matrimonio.La familia anuncia, celebra y sirve el Evangelio de la vida:

  • Lo anuncia mediante la procreación responsable y la educación de los hijos
  • Lo celebra con la oración cotidiana y la vida en familia
  • Lo sirve mediante la solidaridad, la adopción o la acogida temporal de niños, la participación en la vida social y política.
  • En el ámbito familiar se encuentran los ancianos, quienes deben encontrar en su hijos la acogida y solidaridad que ellos les dieron cuando nacieron, y ser también transmisores de sabiduría y testigos de esperanza y caridad.
  • El Estado debe ayudar, incluso económicamente, a la familia para que pueda realizar su misión de santuario de la vida; la Iglesia favorecerá la pastoral familiar.

"Vivid como hijos de la luz": para realizar un cambio cultural [95-100]

Es necesario un gran esfuerzo ético y una estrategia para construir una nueva cultura de la vida que ha de comenzar dentro de las mismas comunidades cristianas.

Para servir la vida según la plenitud de su verdad:

  • La formación de la conciencia moral sobre el valor inviolable de la vida:
  • Redescubrir el nexo inseparable ente vida y libertad.
  • Redescubrir el vínculo constitutivo entre la libertad y la verdad.La labor educativa sobre el valor de la vida, comenzando por sus raíces:
  • Educación de la sexualidad y del amor· Formación de los esposos en la procreación responsable y en el recurso a los métodos naturales de regulación de la fertilidad.
  • Orientación sobre el sentido del sufrimiento y de la muerte.
  • En síntesis: asumir un nuevo estilo de vida que manifiesta la primacía de ser sobre el tener, de las personas sobre las cosas, que implica pasar de la indiferencia al interés por el otro, del rechazo a su acogida.
  • Promover una gran oración por la vida en todo el mundo.
  • En la promoción de la cultura de la vida nadie está excluido y todos tienen un papel importante que desempeñar: familias, profesores, intelectuales, responsables de los medios de comunicación social y, de modo especial, las mujeres

."Os escribimos esto para que nuestro gozo sea completo": el Evangelio de la vida es para la ciudad de los hombres [101]

  • No es exclusivo de los creyentes: es para todos.
  • Promover la vida es contribuir a la renovación de la sociedad y al bien común-
  • Si no se defiende y promueve la vida no es posible construir el bien común, tener verdadera democracia y lograr la verdadera paz.

CONCLUSIÓN

LA MATERNIDAD DE MARÍA Y DE LA IGLESIA

  • María está unida profundamente al "Evangelio de la vida" y es para la Iglesia modelo incomparable de acogida y cuidado de la vida.
  • María es signo grandioso de vida, pero también indicación de que la vida está siempre en el centro de una gran lucha entre el bien y el mal.
  • Cristo resucitado ha vencido ya las fuerzas de la muerte.