La familia humana: comunidad de paz ¿Cuánto ganas por hora?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

La familia humana: comunidad de paz

¿Cuánto ganas por hora?

1) Para saber

El primer día de enero el Papa nos envió sus felicitaciones y deseos para que este nuevo año sea para todos sereno y fecundo, encomendándolo a la protección celestial de la Virgen.

Continuaba diciéndonos el Papa que “en el nombre de María, madre de Dios y de los hombres, desde hace 40 años se celebra el primer día del año la Jornada Mundial de la Paz”. El tema que escogió fue: «Familia humana, comunidad de Paz». Pues el mismo amor que mantiene unida a la familia, favorece las relaciones de solidaridad y de colaboración entre los pueblos de la tierra.

2) Para pensar

La importancia de la familia es primordial y el tiempo dedicado a ella es el mejor invertido. Un relato nos puede ayudar a reflexionar.

“Papi, ¿cuánto ganas por hora?” así le preguntaba con voz tímida un pequeño cuando recibía a su padre que llegó muy tarde de su trabajo. Todos se habían ido a dormir, pero el hijo pequeño quiso esperarlo. El padre dio un gesto severo al niño y repuso: “Mira hijo, esos informes ni tu madre los conoce. No me molestes que estoy cansado”. Pero el hijo no se dio por vencido: “Pero papi, dime por favor, ¿cuánto ganas por una hora?” La reacción del padre fue menos severa y sólo contestó: “Como unos $1,000 la hora”. El hijo, después de pensar un poco le pidió: “¿Me podrías prestar $500?”. El padre montó en cólera y tratando con brusquedad al pequeño le dijo: “Así que esa era la razón de saber lo que gano. Vete a dormir, no me molestes más”.

Había caído la noche, el padre no podía dormir y meditado lo sucedido se sentía culpable. Habían pasado varias semanas o meses y no había platicado con su hijo. Tal vez su hijo tenía una necesidad que desconocía. Queriendo descargar su conciencia dolida se asomó al cuarto de su hijo: “¿Ya te dormiste hijo?” Medio dormido y entresueños le respondió: "No, dime papi". El papá sacó el dinero de su cartera y le dijo "Aquí tienes el dinero que pediste". El pequeño radiante de alegría le agradeció a su papá: "Muchas gracias papi", y metiendo su manita bajo la almohada sacó otros billetes diciéndole "Ahora ya completé papi, tengo mil, ¿me podrías vender mañana una hora de tu tiempo?”.

3) Para vivir

En ocasiones podemos darle mayor importancia a otras actividades descuidando la vida familiar. No solo los padres, sino también los hijos, sobre todo conforme van creciendo, pueden descuidar esta vida familiar.

El Papa nos recuerda que si la familia goza de “buena salud”, ello repercute en la sociedad y en la paz. Si queremos que la sociedad viva en paz, es preciso que en cada familia se esfuerce en vivir en armonía y paz. Si se obstaculiza la institución familiar, dice el Papa, hace que la paz de toda la comunidad, nacional e internacional, sea frágil, porque debilita lo que, de hecho, es la principal "agencia" de paz.

Todo lo que ataque la familia: la violencia, el divorcio, peleas, familias mal constituidas, etc., propician un mundo violento. Por este motivo la Iglesia está comprometida en la defensa y promoción de la intrínseca dignidad del estado matrimonial y el valor eximio del matrimonio y de la familia.

El Papa nos invita a que cada quien se asuma su responsabilidad ante Dios, y lograr una auténtica comunidad de paz. Y todos podemos contribuir a ello.