Francisca J. de Sancelles Religiosa


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Francisca J. de Sancelles

Religiosa, 27 de febrero

 

Etimológicamente significa “franca, libre” y José, “el que se crece”. Vienen de la lengua alemana y de la hebrea.

Esta joven vino al mundo en la encantadora isla de Mallorca, no muy lejos de la capital, Palma.

Como suele ocurrir, los padres eran labradores, buena gente, aunque poco formada en la vida religiosa.

Por eso, cuando su hija les manifestó que quería hacerse monja, se quedaron asombrados. Ni se lo imaginaban. Su reacción fue una negativa rotunda.

Siguió trabajando en el campo, en las tareas que le encomendaban, pero nunca perdía de vista la vocación a la que Dios la llamaba. Y así estuvo la friolera de cuarenta años.

Al morir sus padres, fue ella misma el motor de su existencia. Vio cómo todo el mundo interior que era tan rico, podía, por fin, tener una salida.

Empezó de una forma sencilla. Como otras santas que van desfilando por el Santoral, se rodeó de unas cuantas amigas y compañeras para hacer algo interesante por la Iglesia y por el pueblo en el que vivían.

Te recuerdo que ella había nacido en el año 1781. Pues bien, con estas amigas comenzó su obra de evangelización. Llevaban una vida religiosa cada una en su propia casa y su trabajo respectivo.

Pasado el tiempo, este grupo dio lugar a las Hijas de la Caridad.

¿Cuál era el objetivo fundamental de esta fundación?

En primer lugar, dedicarse por entero a la vida parroquial con catequesis, enseñanza, visita a los enfermos y a las familias sin medios económicos.

En segundo lugar, trataron de fundar la casa madre en Felanitx, pues justamente en este pueblo de Mallorca había un párroco muy celoso y caritativo, que ya había puesto en marcha una casa de caridad. La obra se extendió en seguida por la isla y por la península. Su misma casa la transformó en un convento más. La llevó a los altares Juan Pablo II en 1989. Murió a los 70 años.