Las guerras del Antiguo Testamento son símbolo de las batallas de nuestra Alma