Hemos sido enviados, como Jesús fue enviado por el Padre