Hombre verdadero

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Hombre verdadero

Yo no se que está pasando,
parece quieren cambiarme
al hombre que llevo dentro
y que vive en cada gente.

Yo no se si ya no escucho,
o si es él quien me habla menos,
lo que siempre fue su canto
hoy presiento que es mi llanto.

Eres, Jesús, el carpintero,
el de alegrías y quebrantos
de pobres y afligidos,
de mi canto y el de tantos.
Jesús, amor, Padre, ternura,
Dios del pan, Dios del madero.
Señor de la esperanza,
eres el hombre que yo espero.

El hombre que yo conozco
no es de espuma y vanidades,
siempre es libre y verdadero;
son sus ojos diferentes.

Cuando llama es un susurro,
cuando calla una tormenta,
una brasa cuando ama,
cuando siente es un torrente.

El otro el que quieren imponerme
es de piedras y mentiras,
sólo compra, suma y vende;
está lleno de amargura.

Yo no quiero parecerme
a eso que llaman el hombre,
el hombre es uno y desde siempre,
en Él creo y quiero verle.

Eres, Jesús, el carpintero,
el de alegrías y quebrantos
de pobres y afligidos,
de mi canto y el de tantos.
Jesús, amor, Padre, ternura,
Dios del pan, Dios del madero,
Señor de la esperanza,
eres el hombre verdadero.

Padre, amigo, hermano, bueno
el de alegrías y quebrantos
Señor de la esperanza,
eres el hombre verdadero.