Homosexuales e Iglesia

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

No se trata de modernizarse o democratizarse, sino de ser fiel a la voluntad de Dios. Si fuera necesario, la Iglesia debería ir contra corriente, por ser fiel a Dios.

Periódicamente y en diversos medios de comunicación (prensa, radio, tv ),  salta y se reanima el tema de los homosexuales,  ante la opinión pública . Suelen sobrar apasionamientos,  prejuicios y extremismos y faltar ideas claras, serenidad y argumentos sólidos. También aquí se mezclan churras con merinas. Para llegar a una conclusión válida, es necesario despojarse de prejuicios y clarificar las ideas. Es lo que intentaré en estas breves líneas .Ante todo,  unas sencillas consideraciones a tener en cuenta:

  • Una cosa son los homosexuales y sus derechos civiles como personas y ciudadanos y otra distinta,  la aceptación ética o moral de sus comportamientos por parte de la Iglesia o del Estado.
  • Una cosa es el aspecto legal y otra el aspecto moral. No siempre,  ni mucho menos, (caso del aborto), coinciden ambas cosas.
  • La moralidad de los actos humanos no dependen de mayorías o minorías, de lo que a cada uno le apetece o conviene, sino de lo que objetivamente está ORDENADO por el Creador y Legislador divino.

1-ANTE LA IGLESIA CATÓLICA.

  • La enseñanza oficial de la Iglesia católica SIEMPRE ha de estar en consonancia con la Palabra de Dios, revelada en la Biblia. Jamás la Iglesia puede estar por encima, en contra o al margen de lo que Dios ha revelado .
  • No se trata de estar o no estar al día (agiornamento ) de modernizarse o democratizarse, sino de ser fiel a la voluntad de Dios. Si fuera necesario, la Iglesia debería ir contra corriente, por ser fiel a Dios.
  • La Palabra de Dios clara y contundentemente REPRUEBA, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento el ejercicio y conducta homosexual. Basta recordar la destrucción de Sodoma y demás ciudades de la Pentápolis, que concitaron la ira divina en el A.T., por prácticas sodomitas.; así como la lista de vicios que S.Pablo enuncia como excluyentes del Reino de Dios .Ver 1 Cor.6, 9-10.

Dios ama a los homosexuales como hijos suyos que son,  pero la conducta homosexual es CLARAMENTE REPROBADA POR LA BIBLIA.

  • La enseñanza oficial de la Iglesia católica está bien patente en los números 2357 al 2359 del Catecismo:
    “Los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados .Son contrarios a la ley natural. .Cierran el acto sexual al don de la vida .No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual .No pueden recibir aceptación en ningún caso”.
  • Respecto a las personas homosexuales :”Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta. Estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida, y si son cristianas, a unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que puedan encontrar a causa de su condición. ESTÁN LLAMADAS A LA CASTIDAD. Mediante virtudes de dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y de la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana”.
  • La caridad hacia las personas no excluyen, ni mucho menos,  por dura que pueda parecer,  la predicación de la verdad y la enseñanza oficial de la Iglesia católica.

2-ANTE LA AUTORIDAD CIVIL.

  • No es competencia de las autoridades civiles el determinar o no la moralidad de los comportamientos personales de los ciudadanos. Sólo les compete aquello que hace referencia al bien común de la sociedad.
    El historiador Paul Johnson hablando en uno de sus libros sobre las fracasadas alternativas que el hombre ha construido a lo largo de la Historia al Dios revelado por Jesucristo, una de ellas ha sido la de la homosexualidad, que como todas las demás le han conducido a su deshumanización e infelicidad.
  • “El colectivo homosexual, como se denomina actualmente, mediante su promiscuidad constante, en los años setenta y ochenta,  ha ayudado a extender entre sus miembros la tremenda plaga del sida,  enfermedad mortal de una naturaleza especialmente terrible, para la cual no existe cura y no es probable que la haya a corto plazo. No sólo los homosexuales sufren la política sexual. Las enfermedades venéreas de todo tipo, de las que algunas no responden ni a los antibióticos más modernos, se extienden por el mundo con inusitada rapidez .La naturaleza no perdona....
  • El problema lo tenemos ya en España .Los intentos por lograr que las así llamadas “parejas de hecho”,(homosexuales),sean equiparadas al matrimonio civil o religioso,  será sólo un paso de la avalancha de inmoralidad, cuyas consecuencias serán imprevisibles para los individuos y la entera sociedad.