La Iglesia es un rebaño con un Pastor