Jesús impuso una espera a los futuros Apóstoles