Las religiones en China

Postedin
ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

China nunca
ha sido un país muy religioso. Sus creencias no están impregnadas por la
divinidad, sino por la naturaleza.
Cada ser creado debe cumplir
con las leyes que la naturaleza le asigna. La hierba es buena si sirve de
alimento a los animales, y estos son buenos si sirven al hombre. El hombre es
bueno si se comporta como racional. Cuando cualquiera de ellos no cumple con
lo previsto la naturaleza se rebela y los perjudica a todos.
Hay dos principios:

  1. "Yang" es
    lo positivo, lo masculino, se ubica en el solo, pues es lo que da luz.
  2. "Yin" es
    lo negativo, lo femenino, lo oscuro.

Ambos principios conviven,
pero según el que prevalezca habrá bienes o males en el mundo, y en el
interior del ser humano.
En el panteón Chino hay
muchas deidades celestes, la más importante es el dios del cielo, o el cielo
como tal. El representante de este "dios cielo" en la tierra era el
emperador, ayudado por sus subalternos: gobernadores, jefes de cantones, etc.
Aquí a la autoridad se le atribuye un carácter divino.
 Según la religiosidad
china, el hombre tiene dos almas y cuando muere, muere su cuerpo y una de sus
almas. Una de ellas permanece junto al cuerpo, sirviendo al dios de la tierra
y la otra asciende al cielo para gozar perpetuamente.
La nobleza, si se comportaba
bien, era protegida por sus antepasados desde el cielo, si no lo hacía podía
caer para siempre en desgracia.
Los chinos son muy
tolerantes con las creencias ajenas y las suyas propias. Existe gran armonía
entre el confucianismo, el taoísmo y el budismo, pues se les considera como
tres modos de llegar al mismo fin o meta.
Estas tres religiones
piensan que el ser humano es naturalmente bueno y puede salvarse si se
esfuerza en no contaminarse por las taras hereditarias o el ambiente que le
rodea.
 
Las Religiones de China
 
--------------------------------------------------------------------------------
 
CRI
Según las estadísticas,
actualmente entre los 1,250 millones de habitantes chinos, más de 100
millones son creyentes de diferentes religiones. Y el clero profesional suma
unas 300 mil personas. Las religiones más importantes por su difusión son:
el budismo, que se introdujo en China
de la India
en el siglo I de nuestra era, en el siglo IV comenzo
a difundirse almpliamente, convirtiendose
paso a paso la religión con mayor influencia. Ahora en nuestro país existen
más de 200 mil monjes y monjas y 13 mil monasterios;
 
el taoismo,
una religión nativa de China, que nació en el año 142 de nuestra era. Ahora
cuenta con unos 1500 conventos taoistas, en que
viven 25 mil sacerdotes toistas.
 
el islamismo, que ingresó en China en
el siglo VII, con la emigración de algunos musulmanes arabes
y persas a nuestro país para dedicarse al comercio. Actualmente tiene unos 18
millones de creyentes, 30 mil mezquitas y 40 mil imanes y akhunds.
 
el catolicismo y el protestantismo,
ambos se extendieron en China después de la Guerra del Opio, sucedido en 1840, aunque el
primero ya había existido en algunos lugares desde el siglo VII. En este momente, tienen 4 millones y 10 millones de creeyentes respectivamente.
 
En China, se aplica la
política de LIBERTAD DE CREENCIA RELIGIOSA, la cual está estipulada explicitamente en el capítulo número 36 de la Constitución de la República Popular
de China, que dice:
 
Los ciudadanos chinos
tienen la libertad de creencia religiosa. Nigún
organismo del Estado, organización social o individuo puede obligar a un
ciudadano a profesar cierta religión o a dejar de profesarla, ni puede
discriminar a los ciudadanos creyentes o no creyentes. El Estado protege las
actividades religiosas normales. Nadie puede realizar, al amparo de la
religión, actividades que atenten contra el orden público, causen daño a la
salud de los ciudadanos o perturben el sistema educativo del Estado. Los
asuntos religiosos de las organizaciones religiosas no son controlados por
las fuerzas extranjeras.
 
Si se habla con más
detalles, esta política incluye los siguientes contenidos:
 
1. respetar y proteger la
libertad de creencia religiosa de los ciudadanos. Todos los ciudadanos tienen
tanto la libertad de profesar cierta religión como la de no profesarla;
libertad de profesar tal o cual religión; libertad de profesar tal o cual
doctrina dentro de una misma religión; libertad de no profesar la religión
antes y luego profesarla o al revés. En una palabra, la selección de creencia
religiosa es un asunto individual de cada ciudadano. Al mismo tiempo, los
ciudadanos que profesan religión y los que no la profesan son totalmente
iguales y gozan de los mismos derechos estipulados en las leyes, y tienen que
cumplir los mismos deberes.
 
2.insistir en el principio de separar la
religión y el poder del Estado. En China no existe una religión predominante,
todas las religiones son del igual puesto y coexisten pacíficamente. El
Estado no aprovecha ninguna religión para si mismo ,
los organismos ejecutivos del Estado no intervienen en los asustos interiores de las organizaciones religiosas y sus
actividades normales. Por otra parte, la religión tampoco puede intervenir en
los asuntos del Estado ni en los derechos legales de los ciudadanos.
 
3.las actividades religiosas tinen que hacerse en el ámbito de la Constitución, las
leyes y los reglamentos ejecutivos. En China, además de la Constitución, el
Código Penal,el Codigo Civil, la
Ley electoral, la
Ley de Servicio Militar, la Ley de Educación Obligatoria y algunas otras
leyes y reglamentos también contienen estipulaciones claras y específicas
sobre la protección de la libertad de creencia religiosa y de los derechos de
los ciudadanos creyentes. Mientras tanto, se realizan la conducción,
contención y educación a las actividades religiosas que van contra las leyes
y reglamentos.
 
4. En China, las
organizaciones religiosas se adhieren al principio de autónomia
y autoadministración y se oponen a la dominación e
intervención de las fuerzas foraneas en sus asuntos
internos. Las organizaciones a nivel nacional y locales de todos las religiones , conforme a sus propios estatutos, eligen los
órganos directivos y dirigentes y administran independientemente los asuntos
religiosos. Bajo esta premisa, el Gobierno chino apoya de manera activa los
contactos e intercambios amistosos que las comunidades y personalidades
religiosas del país que llevan a cabo con sus contrapartes extranjeras, basandose en la completa igualdad y respeto mutuo. Hasta el
momento, la comunidad religiosa china ha establecido relaciones amistosas con
sus contrapartes de más de 70 países y regiones.