Lecturas 1º Domingo de Cuaresma, 26 de Febrero 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

DOMINGO 26
PRIMER DOMINGO DE CUARESMA
Santos: Leandro de Sevilla, obispo; Paula Montal, fundadora. Beata Piedad de la Cruz; fundadora. (Morado)
NO HABRÁ OTRO DILUVIO DEVASTADOR
Gn 9,8-15; 1 P 3, 18-22; Mc 1, 12-15
De alguna manera Dios "se ata las manos" al final del relato del diluvio. Asume un compromiso unilateral ante Noé y sus descendientes. Bajo ninguna circunstancia y a sabiendas de la maliciosa existencia de los humanos, volverá a castigarlos de forma terminante. La compasión y la misericordia serán los rasgos que revelarán al verdadero Dios de Israel. La precipitación y los intereses étnicos, religiosos o de cualquier tipo, de quienes se ostentaron como representantes únicos de Dios, distorsionaron en numerosas ocasiones su rostro. Dios no es en manera alguna un ser vengador y justiciero. Es el Dios compasivo que se solidariza con los débiles y que para salvarnos de forma eficaz, pone un límite a los abusos de los poderosos. No usa la pedagogía del castigo capital, antes bien, recurre a la instrucción y a la exhortación. Dios se dirige a la conciencia de cada persona.
ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 90, 15-16)
Me invocará y yo lo escucharé; lo libraré y lo glorificaré; prolongaré los días de su vida.
No se dice Gloria.
ORACIÓN COLECTA
Concédenos, Dios todopoderoso, que las prácticas anuales propias de la Cuaresma nos ayuden a progresar en el conocimiento de Cristo y a llevar una vida más cristiana. Por nuestro Señor Jesucristo...
LITURGIA DE LA PALABRA
Pondré mi arco iris en el cielo, como señal de mi alianza con la tierra.
Del libro del Génesis: 9, 8-15
En aquellos días, dijo Dios a Noé y a sus hijos: "Ahora establezco una alianza con ustedes y con sus descendientes, con todos los animales que los acompañaron, aves, ganados y fieras, con todos los que salieron del arca, con todo ser viviente sobre la tierra. Ésta es la alianza que establezco con ustedes: No volveré a exterminar la vida con el diluvio, ni habrá otro diluvio que destruya la tierra". Y añadió: "Ésta es la señal de la alianza perpetua que yo establezco con ustedes y con todo ser viviente que esté con ustedes: pondré mi arco iris en el cielo como señal de mi alianza con la tierra, y cuando yo cubra de nubes la tierra, aparecerá el arco iris y me acordaré de mi alianza con ustedes y con todo ser viviente. No volverán las aguas del diluvio a destruir la vida". Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.
Del salmo 24 R/.Descúbrenos, Señor, tus caminos.
Descúbrenos, Señor, tus caminos, guíanos con la verdad de tu doctrina. Tú eres nuestro Dios y salvador y tenemos en ti nuestra esperanza. R/.
Acuérdate, Señor, que son eternos tu amor y tu ternura. Según ese amor y esa ternura, acuérdate de nosotros. R/.
Porque el Señor es recto y bondadoso, indica a los pecadores el sendero, guía por la senda recta a los humildes v descubre a los pobres sus caminos. R/.
El agua del diluvio es un símbolo del bautismo, que los salva.
De la primera carta del apóstol san Pedro: 3, 18-22
Hermanos: Cristo murió, una sola vez y para siempre, por los pecados de los hombres; él, el justo, por nosotros, los injustos, para llevarnos a Dios; murió en su cuerpo y resucitó glorificado. En esta ocasión, fue a proclamar su mensaje a los espíritus encarcelados, que habían sido rebeldes en los tiempos de Noé, cuando la paciencia de Dios aguardaba, mientras se construía el arca, en la que unos pocos, ocho personas, se salvaron flotando sobre el agua. Aquella agua era figura del bautismo, que ahora los salva a ustedes y que no consiste en quitar la inmundicia corporal, sino en el compromiso de vivir con una buena conciencia ante Dios, por la resurrección de Cristo Jesús, Señor nuestro, que subió al cielo y está a la derecha de Dios, a quien están sometidos los ángeles, las potestades y las virtudes. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.
ACLAMACIÓN (Mt 4, 4) R/. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.
No sólo de pan vive el hombre, sino también de toda palabra que sale de la boca de Dios. R/.
Fue tentado por Satanás y los ángeles le servían.
Del santo Evangelio según san Marcos: 1, 12-15
En aquel tiempo, el Espíritu impulsó a Jesús a retirarse al desierto, donde permaneció cuarenta días y fue tentado por Satanás. Vivió allí entre animales salvajes, y los ángeles le servían.
Después de que arrestaron a Juan el Bautista, Jesús se fue a Galilea para predicar el Evangelio de Dios y decía: "Se ha cumplido el tiempo y el Reino de Dios ya está cerca. Conviértanse y crean en el Evangelio". Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.
Credo
PLEGARIA UNIVERSAL
Presentemos ahora con fe y confianza nuestras intenciones. Elevemos a Dios nuestras súplicas.
Después de cada petición diremos (cantando): Kyrie eléison (o bien Señor, ten piedad).
Por la Iglesia, por todos los que nos disponemos a intensificar y mejorar nuestra vida cristiana en este tiempo de Cuaresma. Oremos.
Por todos aquellos que se preparan para recibir en la próxima Pascua los sacramentos del Bautismo, la Confirmación o la primera Eucaristía. Oremos.
Por los pobres, por los enfermos, y por todos los que sufren. Oremos.
Por todos los que en nuestra patria trabajan por la justicia y la paz Oremos.
Por todos nosotros, llamados a dar testimonio del amor de Dios hacia nuestros hermanos. Oremos. 
Escucha, Padre, nuestras plegarias, y llénanos de tu gracia transformadora. Por Jesucristo, nuestro Señor.
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Te pedimos, Señor, que estos dones que vamos a ofrecerte, nos dispongan convenientemente para el santo tiempo de la Cuaresma, que estamos iniciando.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
PREFACIO
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno.
Porque Cristo nuestro Señor, al abstenerse durante cuarenta días de tomar alimento, inauguró la práctica de nuestra penitencia cuaresmal y, al rechazar las tentaciones del enemigo, nos enseñó a sofocar la fuerza del pecado; de este modo, celebrando con sinceridad el misterio de esta Pascua, podremos pasar un día a la Pascua que no acaba.
Por eso, con los ángeles y santos te cantamos el himno de alabanza, diciendo sin cesar: Santo, Santo, Santo...
ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Sal 90, 4)
El Señor te cubrirá con su protección, bajo sus alas encontrarás refugio.
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Que este pan celestial alimente, Señor, en nosotros la fe, aumente la esperanza, refuerce la caridad, y nos enseñe a sentir hambre de Cristo, que es el pan vivo y verdadero, y a vivir de toda palabra que proceda de tu boca. Por Jesucristo, nuestro Señor.
UNA REFLEXIÓN PARA NUESTRO TIEMPO.- La tentación del autoritarismo aumenta, el recurso a la aplicación de condenas capitales se revaloriza. Las encuestas lo exhiben, dos terceras partes de la población parece estar convencida que solamente la pena de muerte pondrá fin a la violencia y la inseguridad. El relato del diluvio parecería ser una justificación de tal planteamiento. Los partidarios de ese método podría argumentar así: "Si hasta Dios mismo recurrió a "un castigo universal" como el diluvio, cuando vio que "en la tierra crecía la maldad del hombre", con mucha mayor razón, nosotros podríamos echar mano de la pena de muerte para erradicar al crimen y la delincuencia. En unos renglones no podemos ahondar en asunto tan delicado. Sin embargo, sí podemos afirmar que la desesperación nos está haciendo creer que la fuerza por sí sola, podría cambiar nuestra situación. Sería la derrota de la educación y la civilización genuinamente cristiana.