Lecturas Domingo 15 de Julio 2012, XV Ordinario


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

DOMINGO 15

XV DOMINGO ORDINARIO

Santos: Buenaventura de Bagnoregio, Doctor de la Iglesia.Pompilio María Pirrotti, presbítero. Beato Ignacio Azevedo y compañeros,mártires. (Verde)

EL PAÍS YA NO PUEDE SOPORTAR SUS PALABRAS

Am 7, 12-15; Ef 1, 3-14; Mt 6, 7-13

EL sacerdote Amasías expulsó a Amós del santuario de Betel,porque juzgaba insoportables sus palabras. Él consideraba que ese templorepresentaba los intereses del rey Jeroboam y que Amós era un intruso queusurpaba el nombre de Dios para desestabilizar los proyectos y la prosperidadconseguida por el rey de Israel. Para Amós la política de Jeroboam era injustay opresora; para Amasías era exitosa y audaz. El exhorto del capítulo sexto deSan Mateo convida a los discípulos a darle todo su peso e importancia a laspalabras que uno dirige al Señor. Cuando las palabras brotan de un corazónauténtico son significativas y verdaderas. Si en el mundo de la política de losreyes de Israel prevalecían los lenguajes diplomáticos y distorsionados, en elterreno de las relaciones del creyente con Dios, es indispensable queprevalezca la sinceridad y la transparencia.

ANTÍFONA DE ENTRADA (sal 16, 15)

Yo quiero acercarme a ti, Señor, y saciarme de gozo en tupresencia

ORACIÓN COLECTA

Señor, tú que iluminas a los extraviados con la luz de tuEvangelio para que vuelvan al camino de la verdad, concede a cuantos nosllamamos cristianos imitar fielmente a Cristo y rechazar lo que pueda alejarnosde Él. Por nuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Ve y profetiza a mi pueblo.

Del libro del profeta Amós: 7, 12-15

En aquel tiempo, Amasías, sacerdote de Betel, le dijo alprofeta Amós: "Vete de aquí, visionario, y huye al país de Judá; gánateallá el pan, profetizando; pero no vuelvas a profetizar en Betel, porque essantuario del rey y templo del reino".
Respondió Amós: "Yo no soy profeta ni hijo de profeta, sino pastor ycultivador de higos. El Señor me sacó de junto al rebaño y me dijo: 'Ve yprofetiza a mi pueblo, Israel' ". Palabra de Dios. Te alabamos,Señor.

Del salmo 84 R/. Muéstranos, Señor, tu misericordia.
Escucharé las palabras del Señor, palabras de paz para su pueblo santo. Está yacerca nuestra salvación y la gloria del Señor habitará en la tierra. R/.
La misericordia y la verdad se encontraron, la justicia y la paz se besaron, lafidelidad brotó en la tierra y la justicia vino del cielo. R/.
Cuando el Señor nos muestre su bondad, nuestra tierra producirá su fruto. Lajusticia le abrirá camino al Señor e irá siguiendo sus pisadas. R/.

Dios nos eligió en Cristo antes de crear el mundo.

De la carta del apóstol san Pablo a los efesios: 1, 3-14

Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nosha bendecido en Él con toda clase de bienes espirituales y celestiales. Él noseligió en Cristo, antes de crear el mundo, para que fuéramos santos eirreprochables a sus ojos, por el amor, y determinó, porque así lo quiso, que,por medio de Jesucristo, fuéramos sus hijos, para que alabemos y glorifiquemosla gracia con que nos ha favorecido por medio de su Hijo amado.
Pues por Cristo, por su sangre, hemos recibido la redención, el perdón de lospecados. Él ha prodigado sobre nosotros el tesoro de su gracia, con todasabiduría e inteligencia, dándonos a conocer el misterio de su voluntad. Éstees el plan que había proyectado realizar por Cristo, cuando llegara la plenitudde los tiempos: hacer que todas las cosas, las del cielo y las de la tierra,tuvieran a Cristo por cabeza.
Con Cristo somos herederos también nosotros. Para esto estábamos destinados,por decisión del que lo hace todo según su voluntad: para que fuéramos unaalabanza continua de su gloria, nosotros, los que ya antes esperábamos enCristo.
En Él, también ustedes, después de escuchar la palabra de la verdad, elEvangelio de su salvación, y después de creer, han sido marcados con elEspíritu Santo prometido. Este Espíritu es la garantía de nuestra herencia,mientras llega la liberación del pueblo adquirido por Dios, para alabanza de sugloria.Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

ACLAMACIÓN (Cfr. Ef 1, 17-18) R/. Aleluya, aleluya.
Que el Padre de nuestro Señor Jesucristo ilumine nuestras mentes para quepodamos comprender cuál es la esperanza que nos da su llamamiento. R/

Envió a los discípulos de dos en dos.

Del santo Evangelio según san Marcos: 6, 7-13

En aquel tiempo, llamó Jesús a los Doce, los envió de dos endos y les dio poder sobre los espíritus inmundos. Les mandó que no llevarannada para el camino: ni pan, ni mochila, ni dinero en el cinto, sino únicamenteun bastón, sandalias y una sola túnica.
Y les dijo: "Cuando entren en una casa, quédense en ella hasta que sevayan de ese lugar. Si en alguna parte no los reciben ni los escuchan, alabandonar ese lugar sacúdanse el polvo de los pies, como una advertencia paraellos".
Los discípulos se fueron a predicar la conversión. Expulsaban a los demonios,ungían con aceite a los enfermos y los curaban. Palabra delSeñor. Gloria a ti, Señor Jesús.

Credo

PLEGARIA UNIVERSAL

Como pueblo llamado por Jesucristo y enviado a llevar suBuena Noticia al mundo entero, oremos por todos nuestros hermanos, los hombresy mujeres de todas las naciones.
Después de cada petición diremos: Escúchanos, Padre.
Por nuestra diócesis de..., por nuestro obispo..., por los sacerdotes ydiáconos, y por todos los cristianos. Oremos.
Por los abogados de México, que en su ejercicio profesional siempre busquen lajusticia y el bien. Oremos.
Por nuestros familiares y amigos que no creen en Jesucristo. Oremos.
Por los marineros, por los pescadores, por todos los que trabajan en el mar, ypor sus familias. Oremos.
Por los enfermos de nuestra parroquia (comunidad). Oremos.
Por los que nos hemos reunido hoy en esta iglesia para celebrar la Eucaristía.Oremos.
Escucha, Padre, nuestra oración, y llena el mundo entero con tu amor. PorJesucristo, nuestro Señor.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Mira bondadosamente, Señor, las ofrendas de tu Iglesiasuplicante, y conviértelas en alimento espiritual, que ayude a crecer ensantidad a todos tus fieles. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio para los domingos del Tiempo Ordinario.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Jn 6, 56)

El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yoen él, dice el Señor.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Te suplicamos, Señor, que esta Eucaristía que hemosrecibido, nos ayude a amarte más y a servirte mejor cada día. Por Jesucristo,nuestro Señor.

UNA REFLEXIÓN PARA NUESTRO TIEMPO.- El lenguaje humanonos permite expresarnos y manifestar ideas, súplicas, emociones y creencias. Enla medida que las personas nos transparentamos usando palabras y expresionesclaras, precisas, encadenadas de forma lógica y ordenada, logramos comunicar laverdad. El profeta Amós utilizaba un mensaje crudo y directo para denunciar losexcesos del rey. El Señor Jesús se dirigía a su Padre, usando un lenguajeíntimo y familiar, cargado de las expectativas y las esperanzas más hondas desus antepasados. Razón tienen quienes dicen que "el estilo es elhombre". Cuando nos comunicamos exhibimos nuestra interioridad. Si alguienexperimenta confianza en Dios como solemos tener en nuestra madre o nuestropadre, aprenderá a dirigirse a Él con toda sencillez y cercanía. La oración delPadre Nuestro es una expresión genuina de confianza y familiaridad en el Dioscompasivo que el Señor Jesús nos reveló.