Lecturas Domingo 22 de Julio 2012, XVI Ordinario


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

DOMINGO 22

XVI DOMINGO ORDINARIO

Santos: María Magdalena, penitente; Felipe Evans, mártir.Beato Agustín Fangi, presbítero. (Verde)

REINARÁ COMO REY PRUDENTE

Jr 23, 1-6; Ef 2, 13-18; Mc 6, 30-34

Entre la lectura del profeta Jeremías y el Evangelio de sanMarcos existe una relación tan estrecha como entre una promesa y su cumplimiento.El profeta de Anatot, padeció en carne propia la inexperiencia y el descuido delos reyes de Judá, que llevaron al pueblo a la ruina. La incompetencia de losdirigentes de Israel no sumió al profeta en la desesperación, puesto quemantuvo viva la esperanza de que en un futuro próximo, el Señor suscitaría,pastores prudentes y justos que harían prevalecer el derecho y la justicia. Enel año 30, la situación de la gente de Galilea no era nada llevadera:impuestos, abusos y manipulación religiosa por todas partes. Las familias nosabían a dónde voltear para resolver sus problemas. Cuando aparece el profetade Nazaret, se entusiasman con sus señales y promesas. Él percibe su confusióny extravío y los instruye con gran paciencia sobre el Reino de Dios y labenevolencia del Padre.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 53, 6. 8)

Señor Dios, tú eres mi auxilio y el único apoyo de mi vida;te ofreceré de corazón un sacrificio y te daré gracias, Señor, porque eresbueno.

ORACIÓN COLECTA

Míranos, Señor, con amor y multiplica en nosotros los donesde tu gracia para que, llenos de fe, esperanza y caridad, permanezcamos siemprefieles en el cumplimiento de tus mandatos. Por nuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Reuniré el resto de mis ovejas y les pondré pastores.

Del libro del profeta Jeremías: 23, 1-6

¡Ay de los pastores que dispersan y dejan perecer a lasovejas de mi rebaño!, dice el Señor.
Por eso habló así el Señor, Dios de Israel, contra los pastores que apacientana mi pueblo: "Ustedes han rechazado y dispersado a mis ovejas y no las hancuidado. Yo me encargaré de castigar la maldad de las acciones de ustedes. Yomismo reuniré al resto de mis ovejas de todos los países a donde las habíaexpulsado y las volveré a traer a sus pastos, para que ahí crezcan y se multipliquen.Les pondré pastores que las apacienten. Ya no temerán ni se espantarán yninguna se perderá.
Miren: Viene un tiempo, dice el Señor, en que haré surgir un renuevo en eltronco de David: será un rey justo y prudente y hará que en la tierra se observenla ley y la justicia. En sus días será puesto a salvo Judá, Israel habitaráconfiadamente y a él lo llamarán con este nombre: 'El Señor es nuestrajusticia' ".
Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 22 R/. El Señor es mi pastor, nada me faltará.
El Señor es mi pastor, nada me falta; en verdes praderas me hace reposar yhacia fuentes tranquilas me conduce para reparar mis fuerzas. R/.
Por ser un Dios fiel a sus promesas, me guía por el sendero recto; así, aunquecamine por cañadas oscuras, nada temo, porque tú estás conmigo. Tu vara y tucayado me dan seguridad. R/.
Tú mismo me preparas la mesa, a despecho de mis adversarios; me unges la cabezacon perfume y llenas mi copa hasta los bordes. R/.
Tu bondad y tu misericordia me acompañarán todos los días de mi vida; y viviréen la casa del Señor por años sin término. R/.

Cristo es nuestra paz; Él ha hecho de los judíos y de los nojudíos un solo pueblo.

De la carta del apóstol san Pablo a los efesios: 2, 13-18

Hermanos: Ahora, unidos a Cristo Jesús, ustedes, que antesestaban lejos, están cerca, en virtud de la sangre de Cristo.
Porque Él es nuestra paz; Él hizo de los judíos y de los no judíos un solopueblo; Él destruyó, en su propio cuerpo, la barrera que los separaba: el odio;Él abolió la ley, que consistía en mandatos y reglamentos, para crear en símismo, de los dos pueblos, un solo hombre nuevo, estableciendo la paz, y parareconciliar a ambos, hechos un solo cuerpo, con Dios, por medio de la cruz,dando muerte en sí mismo al odio.
Vino para anunciar la buena nueva de la paz, tanto a ustedes, los que estabanlejos, como a los que estaban cerca.
Así, unos y otros podemos acercarnos al Padre, por la acción de un mismoEspíritu.
Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

ACLAMACIÓN (Jn 10, 27) R/. Aleluya, aleluya.
Mis ovejas escuchan mi voz, dice el Señor; yo las conozco y ellas me siguen.R/.

Andaban como ovejas sin pastor.

Del santo Evangelio según san Marcos: 6, 30-34

En aquel tiempo, los apóstoles volvieron a reunirse conJesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. Entonces Él les dijo:"Vengan conmigo a un lugar solitario, para que descansen un poco",porque eran tantos los que iban y venían, que no les dejaban tiempo ni paracomer.
Jesús y sus apóstoles se dirigieron en una barca hacia un lugar apartado ytranquilo. La gente los vio irse y los reconoció; entonces de todos lospoblados fueron corriendo por tierra a aquel sitio y se les adelantaron.
Cuando Jesús desembarcó, vio una numerosa multitud que lo estaba esperando y secompadeció de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor, y se puso aenseñarles muchas cosas.
Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

Credo

PLEGARIA UNIVERSAL

Presentemos ahora nuestras plegarias al Padre. Hoy, de unmodo especial, oremos por todas las mujeres que trabajan al servicio delEvangelio.
Después de cada petición diremos: Escúchanos, Padre.
Por la Iglesia, por todos los que queremos seguir a Jesús y tenerlo como pastory guía. Oremos.
Por todas las mujeres creyentes, que quieren vivir el Evangelio en losdistintos estados de la vida: en el matrimonio y la familia, en la vidareligiosa, en la viudez, en la soltería. Oremos.
Por las mujeres que dedican su tiempo al servicio de la comunidad cristiana, enla catequesis, en la liturgia, en la caridad, en la enseñanza y el estudio, enlas labores de limpieza y mantenimiento; también por las que están enasociaciones ciudadanas o en la acción social o política. Oremos.
Por todas las personas que sufren la pobreza o la discriminación; por las quese sienten solas y no saben cómo salir adelante en la vida. Oremos.
Por nosotros, por nuestras familias y amigos. Oremos.
Escucha, Padre, nuestra oración, y llena el mundo entero con tu amor. PorJesucristo, nuestro Señor.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Dios nuestro, que con la muerte de tu Hijo llevaste atérmino y perfección los sacrificios de la antigua alianza, acepta y bendiceestos dones, como aceptaste y bendijiste los de Abel, para que lo que cada unote ofrece, sea de provecho para la salvación de todos. Por Jesucristo, nuestroSeñor.

Prefacio para los domingos del Tiempo Ordinario.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Ap 3, 20)

Miren que estoy a la puerta y llamo, dice el Señor; sialguno oye mi voz y me abre, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, tú que nos has concedido participar en estaEucaristía, míranos con bondad y ayúdanos a vencer nuestra fragilidad humanapara poder vivir como hijos tuyos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

UNA REFLEXIÓN PARA NUESTRO TIEMPO.- La situación socialtan complicada que vivimos en el país no está para echar las campanas al vuelo.La acción pastoral que realizan algunos sacerdotes y agentes de pastoralmanifiesta su interés y su cercanía con las personas que sufren. Ellos buscanllevar un poco de consuelo y esperanza ante tanto sufrimiento. En algunoscasos, también se observa una prudencia excesiva y un compromiso escaso decristianos y agentes de pastoral con el dolor de tanta gente que sufre y padeceabusos. Indudablemente que no resulta fácil acompañar de forma eficaz a tantaspersonas que sufren humillaciones y maltratos. No obstante, la misión pastoralde todos los bautizados nos urge a profetizar y servir de forma más generosa yeficiente. Las redes ciudadanas, las organizaciones eclesiales, los foros einstituciones sociales participativas están a nuestro alcance. A través de ésastambién se puede ejercer una acción pastoral eficaz en esta hora presente.