Lecturas Domingo 23 de Septiembre 2012, XXV domingo ordinario


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

DOMINGO 23

XXV DOMINGO ORDINARIO

Santos: Pío dePietrelcina, presbítero; Lino I, Papa. Rebeca, laica (Verde)

LLEVA UNA VIDA DISTINTA DE LOS DEMÁS

Sb 2,12.17-20; St 3,16-4,3; Mc 9,30-37

La reflexión sapiencial en Israel afrontó de forma constanteel problema del sufrimiento de los justos. Sometidos a una presión socialpermanente, buscaron argumentos para resistir en su fidelidad, practicando lajusticia. La certidumbre creyente que presentaba a Dios como padre de losjustos arraigaba su esperanza. En ese sentido, la existencia del Señor Jesúspuede comprenderse desde esa misma óptica: su fidelidad a Dios le acarreó lahostilidad de sus contemporáneos que tramaron quitarlo de en medio porqueresultaba una amenaza real para su modo de vivir. En la carta de Santiagoencontramos una serie de respuestas orientadas a explicamos el origen de laviolencia fratricida: los deseos agresivos que se apoderan de las personasgeneran rivalidades y luchas que producen muerte y violencia.

ANTÍFONA DE ENTRADA

Yo soy la salvación de mi pueblo, dice el Señor. Losescucharé en cualquier tribulación en que me llamen y seré siempre su Dios.

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que en el amor a ti y a nuestro prójimo hasquerido resumir toda tu ley, concédenos descubrirte y amarte en nuestroshermanos para que podamos alcanzar la vida eterna. Por nuestro SeñorJesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Condenemos al justo a una muerte ignominiosa.

Del libro de la Sabiduría: 2, 12. 17-20

Los malvados dijeron entre sí: "Tendamos una trampa aljusto, porque nos molesta y se opone a lo que hacemos; nos echa en caranuestras violaciones a la ley, nos reprende las faltas contra los principios enque fuimos educados.
Veamos si es cierto lo que dice, vamos a ver qué le pasa en su muerte. Si eljusto es hijo de Dios, él lo ayudará y lo librará de las manos de sus enemigos.Sometámoslo a la humillación y a la tortura, para conocer su temple y su valor.Condenémoslo a una muerte ignominiosa, porque dice que hay quien mire porél".
Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 53 R/. El Señor es quien me ayuda.
Sálvame, Dios mío, por tu nombre; con tu poder defiéndeme. Escucha, Señor, mioración y a mis palabras atiende. R/.
Gente arrogante y violenta contra mí se ha levantado. Andan queriendo matarme.¡Dios los tiene sin cuidado! R/.
Pero el Señor Dios es mi ayuda, Él, quien me mantiene vivo. Por eso te ofrecerécon agrado un sacrificio, y te agradeceré, Señor, tu inmensa bondad conmigo.R/.

Los pacíficos siembran la paz y cosechan frutos de justicia.

De la carta del apóstol Santiago: 3,16-4, 3

Hermanos míos: Donde hay envidias y rivalidades, ahí haydesorden y toda clase de obras malas. Pero los que tienen la sabiduría queviene de Dios son puros, ante todo.
Además, son amantes de la paz, comprensivos, dóciles, están llenos de misericordiay buenos frutos, son imparciales y sinceros. Los pacíficos siembran la paz ycosechan frutos de justicia.
¿De dónde vienen las luchas y los conflictos entre ustedes? ¿No es, acaso, delas malas pasiones, que siempre están en guerra dentro de ustedes? Ustedescodician lo que no pueden tener y acaban asesinando. Ambicionan algo que nopueden alcanzar, y entonces combaten y hacen la guerra. Y si no lo alcanzan, esporque no se lo piden a Dios. O si se lo piden y no lo reciben, es porque pidenmal, para derrocharlo en placeres.
Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

ACLAMACIÓN (Cfr. 2 Ts 2, 14) R/. Aleluya, aleluya.
Dios nos ha llamado, por medio del Evangelio, a participar de la gloria denuestro Señor Jesucristo. R/.

El Hijo del hombre va a ser entregado. - Si alguno quiereser el primero, que sea el servidor de todos.

Del santo Evangelio según san Marcos: 9, 30-37

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos atravesaban Galilea,pero Él no quería que nadie lo supiera, porque iba enseñando a sus discípulos.Les decía: "El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres;le darán muerte, y tres días después de muerto, resucitará". Pero ellos noentendían aquellas palabras y tenían miedo de pedir explicaciones.
Llegaron a Cafarnaúm, y una vez en casa, les preguntó: "¿De qué discutíanpor el camino?". Pero ellos se quedaron callados, porque en el caminohabían discutido sobre quién de ellos era el más importante. Entonces Jesús sesentó, llamó a los Doce y les dijo: "Si alguno quiere ser el primero, quesea el último de todos y el servidor de todos".
Después, tomando a un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo:"El que reciba en mi nombre a uno de estos niños, a mí me recibe. Y el queme reciba a mí, no me recibe a mí, sino a aquel que me haenviado". Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

Credo

PLEGARIA UNIVERSAL

Presentemos nuestras súplicas a Dios nuestro Padre. Despuésde cada petición diremos:
Escúchanos, Padre.
Por todos los que ejercen alguna responsabilidad en nuestra parroquia(comunidad). Oremos.
Por los misioneros que están anunciando el Evangelio. Oremos.
Por los que nos han ayudado a crecer en la fe. Oremos.
Por los padres y madres de familia. Oremos.
Por el sano crecimiento humano y espiritual de los niños y niñas. Oremos.
Por los que sufren opresión e injusticia, por los enfermos y afligidos. Oremos.
Por nosotros, por nuestros familiares y amigos, por nuestros compañeros detrabajo, por nuestros vecinos. Oremos.
Escucha, Padre, las oraciones de tu pueblo, tú que eres la fuente de todabondad. Por Jesucristo nuestro Señor

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Señor, los dones que te presentamos a fin de que,por medio de esta Eucaristía, podamos obtener las gracias de la redención. PorJesucristo, nuestro Señor.

Prefacio para los domingos del Tiempo Ordinario.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Jn 10, 14)

Yo soy el Buen Pastor y conozco a mis ovejas y ellas meconocen a mí, dice el Señor.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Concede siempre tu ayuda, Señor, a quienes has alimentadocon la Eucaristía, a fin de que la gracia recibida en este sacramento,transforme continuamente nuestra vida. Por Jesucristo, nuestro Señor.

UNA REFLEXIÓN. PARA NUESTRO TIEMPO.- Nunca han faltadolas figuras públicas —Sócrates, Gandhi, Mandela— que caminan a contracorrientede la opinión social dominante. La congruencia con que viven estas personassuscita admiración por parte de un sector de la sociedad y rechazo por otro. Enlas tres lecturas encontramos presente esta problemática. La perseverancia y laresistencia en las propias creencias y convicciones resulta algo exigente ydifícil de alcanzar en una sociedad y una cultura light como la nuestra. Elrelativismo y la permisividad se imponen por doquier y el cristiano mismo se veenvuelto en ese ambiente marcado por la satisfacción abusiva de todo tipo dedeseos egoístas. La búsqueda de congruencia podrá alcanzarse con gransacrificio, y resultará aún más viable en la medida que el cristiano participeun una comunidad de vida que celebre, reflexione y viva decididamente su fecristiana.