Lecturas Domingo 29 de Julio 2012, XVI Ordinario


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

DOMINGO 29

Santos: Marta de Betania, laica; Urbano II, Papa. Beato LuisBertrand Exchard y compañeros, mártires. (Verde)

LAS COMIDAS DE ELISEO Y EL SEÑOR JESÚS

2 R 4, 42-44; Ef 4, 1-6; Jn 6, 1-15

El relato del Libro de los Reyes y el pasaje evangélicoguardan entre sí varias semejanzas: el donador anónimo de los panes de cebada,el ayudante que cuestiona la insuficiencia de los panes para alimentar a tantagente, la confianza de Eliseo y el Señor Jesús en que la multitud podrá comerhasta saciarse y el motivo de los panes sobrantes. Conviene notar también lasdiferencias: en el Evangelio resalta más claramente la iniciativa de Jesús quedesafía al discípulo para que enfrente el problema de la alimentación de la gente;el mismo Jesús se pone a repartir el pan y hace suyas las necesidades humanasmás elementales, como la alimentación; aparece también el asunto de los peces.Las comidas abiertas e incluyentes que el Señor Jesús realiza son el anticipode la plenitud del Reino que el Padre instaurará con todos sus hijos.

ANTIFONA DE ENTRADA (Sal 67, 6. 7. 36)

Adoremos a Dios en su santo templo. Él nos hace habitarjuntos en su casa. Él es la fuerza y el poder de su pueblo.

ORACIÓN COLECTA

Padre santo y todopoderoso, protector de los que en ticonfían, ten misericordia de nosotros y enséñanos a usar con sabiduría de losbienes de la tierra, a fin de que no nos impidan alcanzar los del cielo. Pornuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Comerán y todavía sobrará.

Del segundo libro de los Reyes: 4, 42-44

En aquellos días, llegó de Baal-Salisá un hombre que traíapara el siervo de Dios, Eliseo, como primicias, veinte panes de cebada y granotierno en espiga.
Entonces Eliseo dijo a su criado: "Dáselos a la gente para quecoman". Pero él le respondió: "¿Cómo voy repartir estos panes entrecien hombres?".
Eliseo insistió: "Dáselos a la gente para que coman, porque esto dice elSeñor: 'Comerán todos y sobrará' ".
El criado repartió los panes a la gente; todos comieron y todavía sobró, comohabía dicho el Señor. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 144 R/. Bendeciré al Señor eternamente.
Que te alaben, Señor, todas tus obras y que todos tus fieles te bendigan. Queproclamen la gloria de tu reino y den a conocer tus maravillas. R/.
A ti, Señor, sus ojos vuelven todos y tú los alimentas a su tiempo. Abres,Señor, tus manos generosas y cuantos viven quedan satisfechos. R/.
Siempre es justo el Señor en sus designios y están llenas de amor todas susobras. No está lejos de aquellos que lo buscan; muy cerca está el Señor, dequien lo invoca. R/.

Un solo cuerpo, un solo Señor, una sola fe, un solobautismo.

De la carta del apóstol san Pablo a los efesios: 4, 1-6

Hermanos: Yo, Pablo, prisionero por la causa del Señor, los exhortoa que lleven una vida digna del llamamiento que han recibido. Sean siemprehumildes y amables; sean comprensivos y sopórtense mutuamente con amor;esfuércense en mantenerse unidos en el Espíritu con el vínculo de la paz.
Porque no hay más que un solo cuerpo y un solo Espíritu, como también una solaes la esperanza del llamamiento que ustedes han recibido. Un solo Señor, unasola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que reina sobretodos, actúa a través de todos y vive en todos. Palabra de Dios. Tealabamos, Señor.

ACLAMACIÓN (Lc 7, 16) R/. Aleluya, aleluya.
Un gran profeta ha surgido entre nosotros. Dios ha visitado a su pueblo. R/.

Jesús distribuyó el pan a los que estaban sentados, hastaque saciaron.

Del santo Evangelio según san Juan: 6, 1-15

En aquel tiempo, Jesús se fue a la otra orilla del mar deGalilea o lago de Tiberíades. Lo seguía mucha gente, porque habían visto lossignos que hacía curando a los enfermos. Jesús subió al monte y se sentó allícon sus discípulos.
Estaba cerca la Pascua, festividad de los judíos. Viendo Jesús que mucha gentelo seguía, le dijo a Felipe: "¿Cómo compraremos pan para que comanéstos?". Le hizo esta pregunta para ponerlo a prueba, pues Él bien sabíalo que iba a hacer. Felipe le respondió: "Ni doscientos denarios de panbastarían para que a cada uno le tocara un pedazo de pan". Otro de susdiscípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo: "Aquí hay unmuchacho que trae cinco panes de cebada y dos pescados. Pero, ¿qué es eso para tantagente?". Jesús le respondió: "Díganle a la gente que se siente".En aquel lugar había mucha hierba. Todos, pues, se sentaron ahí; y tan sólo loshombres eran unos cinco mil. Enseguida tomó Jesús los panes, y después de dargracias a Dios, se los fue repartiendo a los que se habían sentado a comer.Igualmente les fue dando de los pescados todo lo que quisieron. Después de quetodos se saciaron, dijo a sus discípulos: "Recojan los pedazos sobrantes,para que no se desperdicien". Los recogieron y con los pedazos quesobraron de los cinco panes llenaron doce canastos.
Entonces la gente, al ver el signo que Jesús había hecho, decía: "Éste es,en verdad, el profeta que habría de venir al mundo". Pero Jesús, sabiendoque iban a llevárselo para proclamarlo rey, se retiró de nuevo a la montaña, Élsolo. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

Credo

PLEGARIA UNIVERSAL

Presentemos nuestras peticiones a Dios, nuestro Padre, paraque su salvación llegue a todos los confines del mundo.
Después de cada petición diremos: te rogamos, óyenos.
Para que los cristianos tengamos siempre hambre de Jesucristo, que es nuestrocamino y nuestra luz. Oremos.
Para que, como Jesús, trabajemos para que llegue a todas las personas y a todoslos países el alimento necesario para vivir, y nadie quede excluido de losbienes de este mundo, como Dios quiere. Oremos.
Para que baje del cielo el don de la lluvia, bendición de Dios, en aquelloslugares en situación de sequía. Oremos.
Para que sepamos acoger a nuestros hermanos que sufren discriminación, o queson mal vistos, o que se han equivocado en la vida. Oremos.
Para que este tiempo de verano sea también un tiempo de más oración y mayorrelación con Dios. Oremos.Escucha, Padre, nuestra oración, y muéstranos tuamor. Por Jesucristo, nuestro Señor

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Señor, estos dones que tu generosidad ha puesto ennuestras manos, y concédenos que este sacrificio santifique toda nuestra vida ynos conduzca a la felicitad eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Prefacio para los domingos del Tiempo Ordinario.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, que esta Eucaristía, memorial de la muerte yresurrección de tu Hijo, nos ayude a corresponder al don inefable de tu amor ya procurar cada día nuestra salvación eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

UNA REFLEXIÓN PARA NUESTRO TIEMPO.- La cuestión delalimento es una necesidad humana que genera numerosos conflictos sociales yeconómicos. Sabemos que los recursos disponibles en el planeta son suficientespara alimentar a la población mundial actual. Sin embargo, las relaciones depoder están organizadas de manera tan desigual que millones de personas delhemisferio sur padecen hambre y desnutrición. Los cristianos creemos que losrecursos y los bienes de la creación tienen un destino universal. El bien comúnse antepone al bien particular y por tanto, una forma de actualizar el mensajede estos relatos bíblicos es participar de forma responsable en organizacionese iniciativas sociales encaminadas a multiplicar las oportunidades de acceso ala alimentación, la salud y la vivienda. Aunque dispongamos apenas de"unos pocos panes de cebada" y no manejemos recursos abundantes,podemos agruparnos con personas de buena voluntad, para organizar formas deapoyo y cooperación que permitan que los que sufren pobreza alimentaria lavayan superando.