Lecturas Domingo 8 de Julio 2012, XIV Ordinario


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

DOMINGO 8

XIV DOMINGO ORDINARIO

Santos: Adrián o Adriano III, Papa; Edgardo de Inglaterra,rey. Beato Pedro Vigne fundador. (Verde)

CUANDO SOY DÉBIL, ENTONCES SOY FUERTE

Ez 2, 2-5; 2 Co 12, 7-10; Mc 6, 1-6

El profeta Ezequiel enfrentó el desaliento y la crisis de fede sus contemporáneos, que padecieron el exilio forzado en Babilonia. Lesparecía que el proceder de Dios había sido injusto y se resistían a extraer laenseñanza contenida en tal suceso. Su misión parecía condenada al fracaso,tenía que profetizarle a un pueblo rebelde. En el pasaje de san Marcos, elSeñor Jesús de visita en Nazaret se topa con la incredulidad de conocidos yparientes que ponen en entredicho el origen de su poder. El desencuentro esmanifiesto y no logra realizar las señales que había cumplido en otros lugares.El aparente fracaso de los profetas, exhibe la razón profunda del enunciadopaulino: el apóstol sabe que en el momento de su mayor debilidad, aparece lafuerza de Dios que lo fortifica para continuar su misión.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 47, 10-11)

Recordaremos, Señor, los dones de tu amor, en medio de tutemplo. Que todos los hombres de la tierra te conozcan y alaben, porque esinfinita tu justicia.

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que por medio de la muerte de tu Hijo hasredimido al mundo de la esclavitud del pecado, concédenos participar ahora deuna santa alegría y, después en el cielo, de la felicidad eterna. Por nuestroSeñor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Esta raza rebelde sabrá que hay un profeta en medio deellos.

Del libro del profeta Ezequiel: 2, 2-5

En aquellos días, el espíritu entró en mí, hizo que mepusiera en pie y oí una voz que me decía:
"Hijo de hombre, yo te envío a los israelitas, a un pueblo rebelde, que seha sublevado contra mí. Ellos y sus padres me han traicionado hasta el día dehoy. También sus hijos son testarudos y obstinados. A ellos te envío para queles comuniques mis palabras. Y ellos, te escuchen o no, porque son una razarebelde, sabrán que hay un profeta en medio de ellos".
Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 122 R/. Ten piedad de nosotros, ten piedad.
En ti, Señor, que habitas en lo alto, fijos los ojos tengo, como fijan sus ojosen las manos de su señor, los siervos. R/.
Así como la esclava en su señora tiene fijos los ojos, fijos en el Señor estánlos nuestros, hasta que Dios se apiade de nosotros. R/.
Ten piedad de nosotros, ten piedad, porque estamos, Señor, hartos de injurias;saturados estamos de desprecios, de insolencias y burlas. R/.

Me glorío de mis debilidades, para que se manifieste en míel poder de Cristo.

De la segunda carta del apóstol san Pablo a los corintios:12, 7-10

Hermanos: Para que yo no me llene de soberbia por lasublimidad de las revelaciones que he tenido, llevo una espina clavada en micarne, un enviado de Satanás, que me abofetea para humillarme. Tres veces le hepedido al Señor que me libre de esto, pero Él me ha respondido: "Te bastami gracia, porque mi poder se manifiesta en la debilidad".
Así pues, de buena gana prefiero gloriarme de mis debilidades, para que semanifieste en mí el poder de Cristo. Por eso me alegro de las debilidades, losinsultos, las necesidades, las persecuciones y las dificultades que sufro porCristo, porque cuando soy más débil, soy más fuerte. Palabra deDios. Te alabamos, Señor.

ACLAMACIÓN (Cfr. Lc 4, 18) R/. Aleluya, aleluya.
El Espíritu del Señor está sobre mí; Él me ha enviado para llevar a los pobresla buena nueva. R/.

Todos honran a un profeta, menos los de su tierra.

Del santo Evangelio según san Marcos: 6, 1-6

En aquel tiempo, Jesús fue a su tierra en compañía de susdiscípulos. Cuando llegó el sábado, se puso a enseñar en la sinagoga, y lamultitud que lo escuchaba se preguntaba con asombro: "¿Dónde aprendió estehombre tantas cosas? ¿De dónde le viene esa sabiduría y ese poder para hacermilagros? ¿Qué no es éste el carpintero, el hijo de María, el hermano deSantiago, José, Judas y Simón? ¿No viven aquí, entre nosotros, sushermanas?". Y estaban desconcertados.
Pero Jesús les dijo: "Todos honran a un profeta, menos los de su tierra,sus parientes y los de su casa". Y no pudo hacer allí ningún milagro, sólocuró a algunos enfermos imponiéndoles las manos. Y estaba extrañado de laincredulidad de aquella gente. Luego se fue a enseñar en los pueblos vecinos.
Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

Credo

PLEGARIA UNIVERSAL
Con fe, presentemos al Padre nuestra oración. Después de cada petición diremos:
Escúchanos, Padre.
Por el Papa Benedicto. Que dé siempre testimonio del amor y la misericordia deDios. Oremos.
Por todas las familias, y especialmente por las que sufren a causa de lapobreza o a causa de tensiones y rupturas. Que encuentren la fortaleza y laayuda que necesitan para salir adelante. Oremos.
Por los niños y jóvenes que empiezan las vacaciones. Que durante estos díastambién sepan encontrarse con Dios y servir al prójimo. Oremos.
Por los turistas que este verano visitarán nuestro país. Que puedan disfrutarde una estancia agradable, y las vacaciones los ayuden a crecer en deseos debuena convivencia. Oremos.
Por nosotros. Que la Eucaristía que estamos celebrando aumente nuestra fe ynuestra esperanza. Oremos.
Escucha, Padre, nuestra oración, y llena el mundo entero con tu amor. PorJesucristo, nuestro Señor.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Que el sacrificio que vamos a ofrecerte nos purifique,Señor, y nos ayude a conformar cada día más nuestra vida con los ejemplos de tuHijo Jesucristo, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Prefacio para los domingos del Tiempo Ordinario.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Mt 11, 28)

Vengan a mí todos los que están agobiados y oprimidos y yoles daré alivio, dice el Señor.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Dios omnipotente y eterno, que nos has alimentado con elsacramento de tu amor, concédenos vivir siempre en tu amistad y agradecercontinuamente tu misericordia. Por Jesucristo, nuestro Señor.

UNA REFLEXIÓN PARA NUESTRO TIEMPO.- No han desaparecidodel todo las figuras proféticas en nuestra sociedad. Algunos laicos ysacerdotes realizan misiones eminentemente evangélicas a favor de las víctimasde la violencia criminal. Unos consuelan a las víctimas, otros acogen aemigrantes centroamericanos, otros defienden a víctimas de cualquier tipo deviolencia o maltrato. Están ahí realizando su misión en medio de cierto climade incomprensión. Afortunadamente, esos profetas cuentan también con el apoyode gente de buena voluntad. Su aparente debilidad —no disponen de los micrófonosni de las pantallas como los políticos, tampoco tienen recursos económicos enabundancia— se reviste de la firmeza de su fe y su esperanza. No obstanteformulan interrogantes proféticamente duras e incómodas ante nuestra concienciaadormecida: "¿Dónde está el Padre? ¿Dónde, después de la Resurrección,están los que representan su amor, los que afirman hablar en su nombre yresponder al dolor de Cristo en su pueblo con esa misma esperanza?".