Lecturas Domingo 9 de Septiembre 2012, XXIII domingo ordinario


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

DOMINGO 9

XXIII DOMINGO ORDINARIO

Santos: Pedro Claver,presbítero; Clarano o Querano de Irlanda, abad. Beato Federico Ozanam, laico(Verde)

DIOS ESCOGIÓ A LOS POBRES

1s 35, 4-7; St 2, 1-5; Mc 7, 31-37

En el libro del profeta Isaías aparece una promesaesperanzadora. En el futuro próximo Dios se hará cargo de la situación de losenfermos, cojos y ciegos; les devolverá la salud y la alegría. En manera algunael mensaje profético adormece o fomenta la resignación. La fe en Dios alientaun proceso de mejoría y crecimiento personal. Por esa razón, el autor de lacarta de Santiago expresa su desacuerdo con las conductas discriminatorias quese manifiestan en algunas comunidades cristianas. Quienes han decidido vivirconforme al Evangelio de Jesús no podrán perpetuar esquemas de convivenciaexcluyentes ni discriminatorios. El Dios que nos ha revelado Jesús muestra unapredilección especial por los débiles y desvalidos. En ese sentido nos resultancomprensibles sus señales y curaciones: son manifestaciones contundentes delamor preferencial de Padre por las personas más vulnerables y necesitadas. Diospuede ser proclamado como Padre bondadoso porque cuida con amor especial dequienes más lo necesitan.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 118, 137. 124)

Eres justo, Señor, y rectos son tus mandamientos. Muéstratebondadoso conmigo y ayúdame a cumplir tu voluntad.

ORACIÓN COLECTA

Señor, que te has dignado redimirnos y hacernos hijos tuyos,míranos siempre con amor de Padre y haz que cuantos creemos en Cristo,obtengamos la verdadera libertad y la herencia eterna. Por nuestro SeñorJesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Se iluminarán los ojos de los ciegos y los oídos de lossordos se abrirán.

Del libro del profeta Isaías: 35, 4-7

Esto dice el Señor: "Digan a los de corazón apocado:¡Ánimo! No teman. He aquí que su Dios, vengador y justiciero, viene ya parasalvarlos'.
Se iluminarán entonces los ojos de los ciegos y los oídos de los sordos seabrirán. Saltará como un venado el cojo y la lengua del mudo cantará.
Brotarán aguas en el desierto y correrán torrentes en la estepa. El páramo seconvertirá en estanque y la tierra seca, en manantial".
Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 145 R/. Alaba, alma mía, al Señor.
El Señor siempre es fiel a su palabra, y es quien hace justicia al oprimido; Élproporciona pan a los hambrientos y libera al cautivo. R/.
Abre el Señor los ojos de los ciegos y alivia al agobiado. Ama el Señor alhombre justo y toma al forastero a su cuidado. R/.
A la viuda y al huérfano sustenta y trastorna los planes del inicuo. Reina elSeñor eternamente, reina tu Dios, oh Sión, reina por siglos. R/.

Dios ha elegido a los pobres del mundo para hacerlosherederos del Reino.

De la carta del apóstol Santiago: 2, 1-5

Hermanos: Puesto que ustedes tienen fe en nuestro SeñorJesucristo glorificado, no tengan favoritismos. Supongamos que entran al mismotiempo en su reunión un hombre con un anillo de oro, lujosamente vestido, y unpobre andrajoso, y que fijan ustedes la mirada en el que lleva el trajeelegante y le dicen: "Tú, siéntate aquí, cómodamente". En cambio, ledicen al pobre: "Tú, párate allá o siéntate aquí en el suelo, a mispies". ¿No es esto tener favoritismos y juzgar con criterios torcidos?
Queridos hermanos, ¿acaso no ha elegido Dios a los pobres de este mundo parahacerlos ricos en la fe y herederos del Reino que prometió a los que loaman? Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

ACLAMACIÓN (Cfr. Mt 4, 23) R/. Aleluya, aleluya.
Jesús predicaba la buena nueva del Reino y curaba a la gente de todaenfermedad. R/.

Hace oír a los sordos y hablar a los mudos.

Del santo Evangelio según san Marcos: 7, 31-37

En aquel tiempo, salió Jesús de la región de Tiro y vino denuevo, por Sidón, al mar de Galilea, atravesando la región de Decápolis. Lellevaron entonces a un hombre sordo y tartamudo, y le suplicaban que leimpusiera las manos. Él lo apartó a un lado de la gente, le metió los dedos enlos oídos y le tocó la lengua con saliva. Después, mirando al cielo, suspiró yle dijo: "¡Effetá!" (que quiere decir "¡Ábrete!"). Almomento se le abrieron los oídos, se le soltó la traba de la lengua y empezó ahablar sin dificultad.
Él les mandó que no lo dijeran a nadie; pero cuanto más se lo mandaba, elloscon más insistencia lo proclamaban; y todos estaban asombrados y decían:"¡Qué bien lo hace todo! Hace oír a los sordos y hablar a losmudos". Palabra del Señor.Gloria a ti, Señor Jesús.

Credo

PLEGARIA UNIVERSAL

Presentémosle al Padre nuestras plegarias, por la Iglesia,por el mundo entero, por nosotros.
Después de cada petición diremos:
Escúchanos, Padre.
Por la Iglesia, por todos los que hemos recibido la luz y la gracia de Jesús enel Bautismo y la Confirmación. Oremos.
Por los sordos, por los mudos, por los ciegos, por los inválidos, por todos losque sufren disminuciones físicas. Oremos.
Por los países que viven la tragedia del hambre, de las guerras, de la falta derecursos para salir adelante. Oremos.
Por todos los hombres y mujeres que, sin creer en Jesucristo, trabajan alservicio de los demás. Oremos.
Por nosotros, por los que hemos venido a esta Eucaristía a compartir la alegríade la fe y la esperanza que Jesús nos da. Oremos.
Padre, nosotros hemos conocido tu amor a través de Jesucristo, tu Hijo. Él havenido a traer luz y esperanza para los pobres y los débiles. Escucha nuestraoración, y haz de nosotros un testimonio transparente de ese mismo amor. PorJesucristo, nuestro Señor.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Dios nuestro, fuente de la paz y del amor sincero,concédenos glorificarte por estas ofrendas, y unirnos fielmente a ti por laparticipación en esta Eucaristía. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio para los domingos del Tiempo Ordinario.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Jn 8, 12)

Yo soy la luz del mundo, dice el Señor; el que me sigue nocaminará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Tú que nos has instruido con tu palabra y alimentado con tuEucaristía, concédenos, Señor, aprovechar estos dones para que vivamos aquíunidos a tu Hijo y podamos, después, participar de su vida inmortal. PorJesucristo, nuestro Señor.

UNA REFLEXIÓN PARA NUESTRO TIEMPO.- En la culturaactual existe una sensibilidad especial con relación a la equidad y lainclusión. Insatisfechos e inconformes con las prácticas excluyentes y con losfavoritismos y privilegios, los ciudadanos y los creyentes apreciamos ydemandamos un trato digno y respetuoso para todas las personas. Una de lasseñales proféticas que los cristianos podemos documentar en la sociedad es lasolidaridad abierta y la acogida sincera a todo tipo de personas. Los gruposvulnerables, las minorías continúan padeciendo distintas formas de exclusión. Aunquelos cristianos no podemos avalar situaciones de pecado contrarias al Evangelio,no podemos condenar precipitadamente a ninguna persona, puesto que sabemos quela esencia del mensaje cristiano radica en la oferta generosa de perdón, paratodos los que decidan retornar humilde y confiadamente a la casa del Padre. Nose trata de abaratar el camino cristiano, sino de animar a toda persona areorientar su vida desde los valores humanistas del Evangelio.