Lecturas II Domingo de Pascua, 15 Abril 2012, Pascua


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

DOMINGO 15

II DOMINGO DE PASCUA o “DE LA DIVINA MISERICORDIA”

Santos: Santas Anastasia y Basilisa de Roma, mártires.(Blanco)

LA VICTORIA QUE HA DERROTADO AL MUNDO

Hch 4, 32-35; 1 Jn 5,1.6; Jn:20,19-31

El relato del Evangelio que nos refiere la tozudez de Tomáses por demás ilustrativo. El salto de la Pascua no fue fácil de vivir. Losseguidores de Jesús estaban acostumbrados a las experiencias mundanas que todoshemos conocido. Acceder a la dimensión sobrenatural que Jesús resucitado habíainaugurado no era rápido ni sencillo de vivir. Tomás imaginaba que Jesúsregresada a la existencia biológica de su vida pasada. Nada más erróneo queeso. La victoria del resucitado sobre la muerte es definitiva. Ésa no volverájamás a sujetarlo, Por esa fe inconmovible han sido dinamizados numerososseguidores de Jesús. Cuando la existencia cristiana se arraiga en el encuentrovivo con el resucitado transforma a los creyentes en, una comunidad fraterna,solidaria, que dialoga y supera sus tensiones internas sin recurrir al controlde conciencia ni a la manipulación de las personas. De esa vida, es un eco,fiel el sumario de los Hechos de los Apóstoles.

ANTIFONA DE ENTRADA (4 Esd 2, 36-37)

Abran su corazón con alegría, y den gracias a Dios, que losha llamado al Reino de los cielos. Aleluya.

Se dice Gloria.

ORACIÓN COLECTA

Dios de eterna misericordia, que reavivas la fe de tu pueblocon la celebración anual de las fiestas pascuales, aumenta en nosotros tugracia, para que comprendamos a fondo la inestimable riqueza del bautismo quenos ha purificado, del Espíritu que nos ha dado una vida nueva y de la Sangreque nos ha redimido. Por nuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Tenían un solo corazón y una sola alma.

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 4, 32-35

La multitud de los que habían creído tenía un solo corazón yuna sola alma; todo lo poseían en común y nadie consideraba suyo nada de lo quetenía.
Con grandes muestras de poder, los apóstoles daban testimonio de laresurrección del Señor Jesús y todos gozaban de gran estimación entre elpueblo. Ninguno pasaba necesidad, pues los que poseían terrenos o casas, losvendían, llevaban el dinero y lo ponían a disposición de los apóstoles, y luegose distribuía según lo que necesitaba cada uno. Palabra de Dios. Tealabamos, Señor.

Del salmo 117 R/. La misericordia del Señor es eterna.Aleluya.
Diga la casa de Israel: "Su misericordia es eterna". Diga la casa deAarón: "Su misericordia es eterna". Digan los que temen al Señor:"Su misericordia es eterna". R/.
La diestra del Señor es poderosa, la diestra del Señor es nuestro orgullo. Nomoriré, continuaré viviendo para contar lo que el Señor ha hecho. Me castigó,me castigó el Señor; pero no me abandonó a la muerte. R/.
La piedra que desecharon los constructores, es ahora la piedra angular. Esto esobra de la mano del Señor, es un milagro patente. Éste es el día del triunfodel Señor, día de júbilo y de gozo. R/.

Todo el que ha nacido de Dios vence al mundo.

De la primera carta del apóstol san Juan: 5, 1-6

Queridos hijos: Todo el que cree que Jesús es el Mesías, hanacido de Dios; todo el que ama a un padre, ama también a los hijos de éste.Conocemos que amamos a los hijos de Dios en que amamos a Dios y cumplimos susmandamientos, pues el amor de Dios consiste en que cumplamos sus preceptos. Ysus mandamientos no son pesados, porque todo el que ha nacido de Dios vence almundo. Y nuestra fe es la que nos ha dado la victoria sobre el mundo. Porque,¿quién es el que vence al mundo? Sólo el que cree que Jesús es el Hijo de Dios.
Jesucristo es el que vino por medio del agua y de la sangre; El vino, no sólocon agua, sino con agua y con sangre. Y el Espíritu es el que da testimonio,porque el Espíritu es la verdad. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

SECUENCIA opcional

ACLAMACIÓN (Jn 20, 29) R/. Aleluya, aleluya.

Tomás, tú crees porque me has visto; dichosos los que creensin haberme visto, dice el Señor. R/.

Ocho días después, se les apareció Jesús.

Del santo Evangelio según san Juan: 20, 19-31

Al anochecer del día de la resurrección, estando cerradaslas puertas de la casa donde se hallaban los discípulos, por miedo a losjudíos, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: "La paz esté conustedes". Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Cuando losdiscípulos vieron al Señor, se llenaron de alegría3
De nuevo les dijo Jesús: "La paz esté con ustedes. Como el Padre me haenviado, así también los envío yo". Después de decir esto, soplo sobreellos y les dijo: "Reciban el Espíritu Santo. A los que les perdonen lospecados, les quedarán perdonados; y a los que no se los perdonen, les quedaránsin perdonar".
Tomás, uno de los Doce, a quien llamaban el Gemelo, no estaba con ellos cuandovino Jesús, y los otros discípulos le decían: "Hemos visto al Señor".Pero él les contestó: "Si no veo en sus manos la señal de los clavos y sino meto mi dedo en los agujeros de los clavos y no meto mi mano en su costado,no creeré".
Ocho días después, estaban reunidos los discípulos a puerta cerrada y Tomásestaba con ellos. Jesús se presentó de nuevo en medio de ellos y les dijo:"La paz esté con ustedes". Luego le dijo a Tomás: "Aquí estánmis manos; acerca tu dedo. Trae acá tu mano, métela en mi costado y no sigasdudando, sino cree". Tomás le respondió: "¡Señor mío y Diosmío!" Jesús añadió: "Tú crees porque me has visto; dichosos los quecreen sin haber visto".
Otros muchos signos hizo Jesús en presencia de sus discípulos, pero no estánescritos en este libro. Se escribieron éstos para que ustedes crean que Jesúses el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengan vida en sunombre. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

Credo

PLEGARIA UNIVERSAL

A Jesús resucitado, vida y esperanza de la humanidad entera,oremos. Después de cada petición diremos: Jesús resucitado, escúchanos.
Por los que creemos en Jesús resucitado. Que vivamos con mucha alegría la vidanueva que nace de la Pascua. Oremos.
Por las comunidades cristianas de todo el mundo. Que sean ejemplo y testimoniode comunión, de alegría, de esperanza, de amor. Oremos.
Por los obispos mexicanos que se reunirán en asamblea esta semana. Oremos.
Por los que no creen en Jesús. Que puedan llegar a descubrir su amor, y lafelicidad que El nos da. Oremos.
Por los que recibirán durante este tiempo de Pascua los sacramentos de lainiciación cristiana: el Bautismo, la Confirmación, la primera Eucaristía.Oremos.
Por todos nosotros, reunidos como cada domingo, convocados por Jesús resucitado.Que El mismo nos dé la alegría, la paz, la fuerza de su Espíritu. Oremos.
Escucha, Jesús resucitado, nuestras oraciones, y derrama tu amor sobrenosotros. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Recibe, Señor, las ofrendas que (junto con los reciénbautizados) te presentamos; tú que nos llamaste a la fe y nos has hecho renacerpor el bautismo, guíanos a la felicidad eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO I DE PASCUA

En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y fuente desalvación glorificarte siempre, Señor, pero más que nunca en este día, en queCristo, nuestra Pascua, fue inmolado.
Porque Él es el verdadero Cordero que quitó el pecado del mundo: muriendo,destruyó nuestra muerte, y resucitando, restauró la vida.
Por eso, con esta efusión del gozo pascual, el mundo entero se desborda dealegría y también los coros celestiales, los ángeles y los arcángeles cantansin cesar el himno de tu gloria: Santo, Santo, Santo...

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (cfr. Jn 20, 27)

Jesús dijo a Tomás: Acerca tu mano, toca las cicatricesdejadas por los clavos y no seas incrédulo, sino creyente. Aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Concédenos, Dios todopoderoso, que la gracia recibida eneste sacramento nos impulse siempre a servirte mejor. Por Jesucristo, nuestroSeñor.

UNA REFLEXION PARA NUESTRO TIEMPO.- La pintura que nosregala el libro de los Hechos de los Apóstoles está indudablemente retocada,pero no es resultado del amor ciego del escritor ni de su visión idílica sobreel cristianismo primitivo. Los primeros creyentes reconstruyeron su identidadmás profunda a partir del encuentro con Jesús resucitado. El Espíritu loshumanizó y ellos humanizaron al Espíritu. Eran los mismos hombres y mujeres deGalilea que habían llegado en las vísperas de Pascua a Jerusalén, pero ahora unimpulso inagotable les daba una nueva vitalidad. Su nueva identidad lespermitió vivir una nueva socialización. Los creyentes en Jesús eran sushermanos y ésa no era una palabra hueca ni un título vacío. La vivencia de lafraternidad universal reacomodaba sus relaciones en clave de solidaridad y amorfraterno.