Lecturas III Domingo de Cuaresma, 11 de Marzo 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

DOMINGO 11

III DOMINGO DE CUARESMA

Santos: Eulogio de Córdoba, mártir; Esteban de Obacina, abad, y Vicente y Ramiro de León mártires. (Morado)

NO TENDRÁS OTROS DIOSES RIVALES MÍOS

Ex 20, 1-17; 1 Co 1, 22-25; Jn 2, 13-25

Los procesos idolátricos en la sociedad contemporánea son indudablemente más sutiles y refinados que en la antigüedad. No se erigen estatuas, ni se inventan mitos para justificar el valor absoluto de alguna realidad material. Sin embargo, continúan existiendo prácticas y comportamientos idolátricos cuando entregamos la totalidad de nuestro tiempo y nuestras energías al servicio de un valor. "Aquello para lo que vives es tu dios" sentenció un pensador alemán. El Señor Jesús advirtió que donde está nuestro tesoro, ahí se engancha nuestro corazón. Por lo mismo, enfrentó el culto idolátrico del templo y a los peregrinos que absolutizaban los rituales, sin ocuparse de vivir de acuerdo a las implicaciones éticas correspondientes.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Ez 36, 23-26)

Cuando manifieste en ustedes mi santidad, los reuniré de todos los países; derramaré sobre ustedes agua pura y quedarán purificados de todas sus inmundicias y les infundiré, un espíritu nuevo, dice el Señor.

No se dice Gloria.

ORACIÓN COLECTA

Dios misericordioso, fuente de toda bondad, que nos has propuesto como remedio del pecado el ayuno, la oración y las obras de misericordia, mira con piedad a quienes reconocemos nuestras miserias y estamos agobiados por nuestras culpas, y reconfórtanos con tu amor. Por nuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

La ley fue dada por Dios a Moisés.

Del libro del Éxodo: 20, 1-17

En aquellos días, el Señor promulgó estos preceptos para su pueblo en el monte Sinaí, diciendo: "Yo soy el Señor, tu Dios, que te sacó de la tierra de Egipto y de la esclavitud. No tendrás otros dioses fuera de mí; no te fabricarás ídolos ni imagen alguna de lo que hay arriba, en el cielo, o abajo, en la tierra, o en el agua y debajo de la tierra. No adorarás nada de eso ni le rendirás culto, porque yo, el Señor, tu Dios, soy un Dios celoso, que castiga la maldad de los padres en los hijos hasta la tercera y cuarta generación de aquellos que me odian; pero soy misericordioso hasta la milésima generación de aquellos que me aman y cumplen mis mandamientos.
No harás mal uso del nombre del Señor, tu Dios, porque no dejará el Señor sin castigo a quien haga mal uso de su nombre.
Acuérdate de santificar el sábado. Seis días trabajarás y en ellos harás todos tus quehaceres; pero el día séptimo es día de descanso, dedicado al Señor, tu Dios. No harás en él trabajo alguno, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu esclavo, ni tu esclava, ni tus animales, ni el forastero que viva contigo. Porque en seis días hizo el Señor el cielo, la tierra, el mar y cuanto hay en ellos, pero el séptimo, descansó. Por eso bendijo el Señor el sábado y lo santificó.
Honra a tu padre y a tu madre para que vivas largos años en la tierra que el Señor, tu Dios, te va a dar. No matarás. No cometerás adulterio. No robarás. No darás falso testimonio contra tu prójimo. No codiciarás la casa de tu prójimo, ni a su mujer, ni a su esclavo, ni a su esclava, ni su buey, ni su burro, ni cosa alguna que le pertenezca". Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 18 R/. Tú tienes, Señor, palabras de vida eterna.
La ley del Señor es perfecta del todo y reconforta el alma; inmutables son las palabras del Señor y hacen sabio al sencillo. R/.
En los mandamientos de Dios hay rectitud y alegría para el corazón; son luz los preceptos del Señor para alumbrar el camino. R/.
La voluntad de Dios es santa y para siempre estable; los mandamientos del Señor son verdaderos y enteramente justos. R/. 
Que te sean gratas las palabras de mi boca y los anhelos de mi corazón. Haz, Señor, que siempre te busque, pues eres mi refugio y salvación. R/.

Predicamos a Cristo crucificado, escándalo para los hombres, pero sabiduría de Dios para los llamados.

De la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios: 1, 22-25

Hermanos: Los judíos exigen señales milagrosas y los paganos piden sabiduría. Pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, que es escándalo para los judíos y locura para los paganos; en cambio, para los llamados, sean judíos o paganos, Cristo es la fuerza y la sabiduría de Dios. Porque la locura de Dios es más sabia que la sabiduría de los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que la fuerza de los hombres.
Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

ACLAMACIÓN (Jn 3, 16) R/. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.
Tanto amó Dios al mundo, que le entregó a su Hijo único, para que todo el que crea en Él tenga vida eterna. R/.
Destruyan este templo y en tres días lo reconstruiré.

Del santo Evangelio según san Juan: 2, 13-25

Cuando se acercaba la Pascua de los judíos, Jesús llegó a Jerusalén y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas con sus mesas. Entonces hizo un látigo de cordeles y los echó del templo, con todo y sus ovejas y bueyes; a los cambistas les volcó las mesas y les tiró al suelo las monedas; y a los que vendían palomas les dijo: "Quiten todo de aquí y no conviertan en un mercado la casa de mi Padre".
En ese momento, sus discípulos se acordaron de lo que estaba escrito: El celo de tu casa me devora.
Después intervinieron los judíos para preguntarle: "¿Qué señal nos das de que tienes autoridad para actuar así?". Jesús les respondió: "Destruyan este templo y en tres días lo reconstruiré". Replicaron los judíos: "Cuarenta y seis años se ha llevado la construcción del templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?".
Pero Él hablaba del templo de su cuerpo. Por eso, cuando resucitó Jesús de entre los muertos, se acordaron sus discípulos de que había dicho aquello y creyeron en la Escritura y en las palabras que Jesús había dicho.
Mientras estuvo en Jerusalén para las fiestas de Pascua, muchos creyeron en Él, al ver los prodigios que hacía. Pero Jesús no se fiaba de ellos, porque los conocía a todos y no necesitaba que nadie le descubriera lo que es el hombre, porque Él sabía lo que hay en el hombre. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

Credo

PLEGARIA UNIVERSAL

Juntemos nuestras voces en la oración por todo el mundo y por nuestras necesidades.
Después de cada petición diremos (cantando): Señor, ten piedad (o bien: Kyrie, eléison).
Por nuestra parroquia (comunidad) y por todas las actividades que aquí se realizan. Oremos.
Por los que han sentido la vocación a la vida sacerdotal, diaconal o religiosa, Oremos.
Por los que dedican su vida al servicio de los demás, especialmente entre los que nada tienen. Oremos.
Por las personas que no saben leer ni escribir; por los que quedan al margen de nuestra sociedad. Oremos.
Por los niños que son maltratados. Oremos.
Por todos los cristianos, que sepamos descubrir el significado de nuestro Bautismo, y nos preparemos para renovarlo en la noche de Pascua. Oremos.
Escucha, Señor, las oraciones de este pueblo que se siente amado por ti, que vives y reinas por los siglos de los siglos.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Que esta Eucaristía, Señor, nos obtenga a quienes imploramos tu perdón, la gracia de saber perdonar a nuestros hermanos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Sal 83, 4-5)

El ave ha encontrado un refugio y la tórtola un nido donde poner a sus polluelos. Dichosos los que se acercan a tu altar, Señor. Dichosos los que viven en tu casa y pueden alabarte siempre, Rey mío y Dios mío.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Tú que nos has alimentado, ya desde esta vida, con el pan del cielo, prenda de nuestra salvación, concédenos, Señor, manifestar en todos nuestros actos el misterio de tu Eucaristía. Por Jesucristo, nuestro Señor.

UNA REFLEXIÓN PARA NUESTRO TIEMPO.- La incertidumbre que genera la inseguridad, el desempleo y otras situaciones adversas, nos aconsejan ser previsores, ahorrar, administrar, cuidar nuestra persona y nuestros bienes con mayor dedicación. Reacción sensata indudablemente. Sobre todo en una cultura que se caracteriza por la imprevisión y el despilfarro. No obstante, no conviene convertir esta situación adversa en un pretexto para desentendemos de los valores públicos y obsesionarnos por el bienestar personal. Mucho menos podemos justificar esta conducta insensible y egoísta desde la perspectiva de nuestra fe. El relato de la expulsión de los mercaderes del templo de Jerusalén es inequívoco. Quien pretenda aprovechar las situaciones ventajosas en que vive —el poder o la riqueza acumuladas—para extraer ventaja de
los más débiles, o quien quiera aprovecharse de la ignorancia –ya de las personas ingenuas, no contará con el silencio cómplice ni con la aprobación del Dios y Padre de Jesús.