Lecturas Jueves 19 de Julio 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

JUEVES 19

Santos: Beata María Vicenta de Santa Dorotea Chávez Orozco,fundadora. Santos: Macrina "la Joven", laica; Áurea de Sevilla,mártir. Feria (Verde)

DIMOS A LUZ VIENTO

Is 26, 7-9. 12. 16-19; Mt 11, 28-30

Nada más frustrante que trabajar meses o años en un proyectopara verlo desmoronarse en el fracaso y la esterilidad absolutos. El profetaIsaías considera vanas las acciones que realizaron sus contemporáneos, quienesse esforzaron y empeñaron sus recursos y su tiempo en proyectos condenados a laruina. Cuando estos fracasos afectan la vida de la gente sensata, le sirven deexperiencia para reorientar su vida Ésa era la intención del profeta, abrir lamente del pueblo a la esperanza inteligente. Dios daría otra oportunidad a supueblo. De ese mismo mensaje esperanzador se hace portavoz el Señor Jesús,cuando invita a la gente de los poblados de Galilea a que se liberara del pesoy la carga excesivos de la escrupulosa espiritualidad farisea y se pasan algrupo de sus discípulos, viviendo en la espiritualidad nueva del Reino de Dios

ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 109, 4)

El Señor lo ha jurado y el Señor no se retracta. Tú eressacerdote para siempre, como lo es Melquisedec.

ORACIÓN COLECTA

Señor Dios, que para gloria tuya y salvación nuestraconstituiste a Cristo sumo y eterno sacerdote, concede al pueblo redimido consu sangre obtener, por la participación en este memorial, los frutos de lamuerte y resurrección de tu Hijo, que vive y reina contigo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Despierten jubilosos, los que habitan en los sepulcros.

Del libro del profeta Isaías: 26, 7-9. 12. 16-19

La senda del justo es recta porque tú, Señor, le allanas elsendero. En el camino de tus mandamientos te buscamos, anhelando, Señor, tunombre y tu recuerdo. Mi alma te desea por la noche y mi espíritu te busca porla mañana, porque tus mandamientos son la luz de la tierra y enseñan justicia alos habitantes del orbe.
Tú nos darás, Señor, la paz porque todo lo que hemos hecho eres tú quien lo hahecho por nosotros.
Acudimos a ti, Señor, en el peligro, cuando nos angustiaba la fuerza de tucastigo. Como una mujer que va a dar a luz, que se retuerce y grita angustiada,así éramos, Señor, en tu presencia: concebimos y nos retorcimos, ¡pero lo únicoque hemos dado a luz ha sido viento! No le hemos dado salvación al país, no lehan nacido habitantes al mundo.
Tus muertos vivirán, sus cadáveres resucitarán, despertarán jubilosos los quehabitan en los sepulcros, porque tu rocío es rocío luminoso y la tierra de lassombras dará a luz. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 101 R/. El Señor tiene compasión de nosotros.
Tú, Señor, reinas para siempre y tu fama pasa de generación en generación.Levántate y ten misericordia de Sión, pues ya es tiempo de que te apiades deella. Tus siervos aman sus piedras y se compadecen de sus ruinas. R/.
Cuando el Señor reedifique a Sión y aparezca glorioso, cuando oiga el clamordel oprimido y no se muestre a sus plegarias sordo, entonces temerán al Señortodos los pueblos, y su gloria verán los poderosos. R/.
Esto se escribirá para el futuro y alabará al Señor el pueblo nuevo, porque elSeñor, desde su altura santa, ha mirado a la tierra desde el cielo, para oírlos gemidos del cautivo y librar de la muerte al prisionero. R/.

ACLAMACIÓN (Mt 11, 28) R/. Aleluya, aleluya.
Vengan a mí, todos los que están fatigados y agobiados por la carga, y yo lesdaré alivio, dice el Señor R/.

Soy manso y humilde de corazón.

Del santo Evangelio según san Mateo: 11, 28-30

En aquel tiempo, Jesús dijo: "Vengan a mí, todos losque están fatigados y agobiados por la carga, y yo les daré alivio. Tomen miyugo sobre ustedes y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón, yencontrarán descanso, porque mi yugo es suave y mi carga,ligera". Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Concédenos, Señor, participar dignamente en esta Eucaristía,porque cada vez que celebramos el memorial del sacrificio de tu Hijo, se llevaa cabo la obra de nuestra redención. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (1 Co 11, 24-25)

Éste es mi Cuerpo, que se da por ustedes. Este cáliz es lanueva alianza establecida por mi Sangre; cuantas veces lo beban, háganlo enmemoria mía, dice el Señor.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, tú que nos has concedido el gozo de participar enesta Eucaristía, memorial de la muerte y resurrección de tu Hijo, haz que,unidos siempre a Él, vivamos como verdaderos hijos tuyos. Por Jesucristo,nuestro Señor.