Lecturas Jueves 21 de Junio 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

JUEVES 21

Santos: Luis Gonzaga,religioso; Juan Rigby, mártir. Beata Elena Kafka, mártir. Memoria (Blanco)

El PORTAVOZ DE LA RECONCILIACIÓN FAMILIAR

Si 48, 1-15, Mt 6, 7-15

El elogio que el libro del Sirácide compone a favor de Elíases una alabanza por demás generosa. Entre los numerosos rasgos del profetadestaca su papel como reconciliador entre padres e hijos y entre los israelitastodos. La reconciliación y el perdón y no la venganza ni el resentimiento, sonlas tareas que más nos benefician. En ese sentido, la penúltima súplica delPadrenuestro da en el blanco. Que Dios nos perdone y que dispongamos de lagrandeza de corazón suficiente para perdonar a nuestros agresores. En unasociedad salpicada de violencia y odio, el cristiano está urgido de serartífice y promotor de la reconciliación y el perdón. Quien perdona no estáhipotecando su dignidad ni actuando por cobardía, antes bien, es una personaque elige seguir las huellas del Padre compasivo que Jesús nos revela.

ANTÍFONA DE ENTRADA (cfr. Sal 23, 4. 3)

El que tiene manos inocentes y puro el corazón, subirá almonte del Señor y permanecerá en su recinto sagrado.

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que en la vida de san Luis Gonzaga quisistedejarnos un modelo de pureza y en su muerte, un ejemplo heroico de servicio alprójimo, por sus méritos e intercesión, concede a quienes no hemos sabidoimitar su inocencia, que podamos imitar su caridad. Por nuestro SeñorJesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Cuando Elías fue envuelto por el torbellino, Eliseo quedolleno de su espíritu.

Del libro del Sirácide (Eclesiástico): 48, 1-15

En aquel tiempo, surgió Elías, un profeta de fuego; supalabra quemaba como una llama. Él hizo caer sobre los israelitas el hambre ycon celo los diezmo. En el nombre del Señor cerro las compuertas del cielo ehizo que descendiera tres veces fuego de lo alto.
¡Qué glorioso eres, Elías, por tus prodigios! ¿Quién puede jactarse de serigual a ti? Tú resucitaste del sepulcro a un muerto, lo arrancaste de la muertepor la palabra del Altísimo. Tú llevaste la ruina a los reyes y la muerte a lospríncipes en su lecho. Tú escuchaste las amenazas de Dios en el Sinaí y suspalabras de castigo en el Horeb. Tú ungiste a reyes vengadores y nombraste comosucesor tuyo a un profeta.
En un torbellino de llamas fuiste arrebatado al cielo, sobre un carro tiradopor caballos de fuego. Escrito esta de ti que volverás, cargado de amenazas, enel tiempo señalado, para aplacar la cólera antes de que estalle, para hacer queel corazón de los padres se vuelva hacia los hijos y congregar a las tribus deIsrael. Dichosos los que te vieron y murieron gozando de tu amistad; pero másdichosos los que estén vivos, cuando vuelvas.
Cuando Elías fue arrebatado por el torbellino, Eliseo quedo lleno de suespíritu. Ningún príncipe lo intimido, nadie lo pudo dominar. Ninguna cosa leera imposible y aun estando en el sepulcro, resucito a un muerto. En vida hizoprodigios y después de muerto, obras admirables. Palabra de Dios. Tealabamos, Señor.

Del salmo 96 R/. Que se alegren los justos con el Señor.
Reina el Señor, alégrese la tierra; cante de regocijo el mundo entero. El tronodel Señor se asienta en la justicia y el derecho. R/.
Un fuego que devora a sus contrarios a nuestro Dios precede; deslumbran susrelámpagos el orbe y viéndolos, la tierra se estremece. R/.
Los montes se derriten como cera ante el Señor de toda la tierra. Los cielospregonan su justicia, su inmensa gloria ven todos los pueblos. R/.
Los que adoran estatuas que se llenen de pena y se sonrojen, lo mismo el que sejacta de sus ídolos. Que caigan ante Dios todos los dioses. R/.

ACLAMACIÓN (Rm 8, 15) R/. Aleluya, aleluya.
Hemos recibido un Espíritu de hijos, que nos hace exclamar: ¡Padre! R/.

Ustedes oren así.

Del santo Evangelio según san Mateo: 6, 7-15

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Cuandoustedes hagan oración, no hablen mucho, como los paganos, que se imaginan que afuerza de mucho hablar serán escuchados. No los imiten, porque el Padre sabe loque les hace falta, antes de que se lo pidan. Ustedes pues, oren así:
Padre nuestro, que estas en el cielo, santificado sea tu nombre, venga tuReino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas, como tambiénnosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en tentación ylíbranos del mal.
Si ustedes perdonan las faltas a los hombres, también a ustedes los perdonarael Padre celestial. Pero si ustedes no perdonan a los hombres, tampoco el Padreles perdonara a ustedes sus faltas", Palabra del Señor. Gloria ati, Señor Jesus.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Concédenos, Señor, que a ejemplo de san Luis Gonzaga,participemos en esta Eucaristía con un corazón libre de pecado, a fin de querecibamos la abundancia de tus dones. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Sal 77, 24-25)

El Señor les envió pan del cielo y les dio a comer el pan delos fuertes.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Tú, que nos has alimentado con el pan de los fuertes, haz,Señor, que a ejemplo de san Luis Gonzaga, te sirvamos con pureza y caridad yvivamos en continua acción de gracias. Por Jesucristo, nuestro Señor.