Lecturas Jueves 27 de Septiembre 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

JUEVES 27

Santos: Vicente dePaúl, fundador; Adolfo y Juan de Córdoba, mártires; Eliécer de Sabran, laico.

Memoria (Blanco)

TENÍA GANAS DE VERLO

Qo 1,2-11; Lc 9,7-9

La personalidad de Herodes Antipas no parece traspasar lamera curiosidad en relación al mensaje y la obra del Señor Jesús. El virrey deGalilea se interesaba en la persona de Jesús por mero cálculo político, celosocomo estaba de eliminar todas las potenciales amenazas a su poder. El sabio quecompuso el libro del Eclesiastés había analizado con más profundidad elfenómeno humano y había descubierto que la mayor parte de los afanes ypreocupaciones que entusiasman a los mortales resultan vanas. Ni las riquezas,ni la fama, ni los placeres, los viajes o la sabiduría resultan finalmentegeneradores de una felicidad profunda. El sabio plantea una alternativaligeramente pesimista y recomienda no entusiasmarse apresuradamente con ningunade las supuestas grandezas que deslumbran nuestro corazón. Indudablemente queHerodes Antipas no parecía ser lector asiduo del Qohelet.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Lc 4, 18)

El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungidopara llevar la Buena Nueva a los pobres y anunciar su liberación a loscautivos.

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que otorgaste a san Vicente de Paúl unainmensa compasión por los pobres y una gran preocupación por formar sacerdotesque se dedicaran a los más necesitados, concédenos, por su intercesión,compartir en la medida de nuestras fuerzas su entrega evangélica al bien de lospobres de Cristo, que vive y reina contigo...

LITURGIA DE LA PALABRA

No hay nada nuevo bajo el sol.

Del libro del Eclesiastés (Cohélet): 1, 2-11

Todas las cosas, absolutamente todas, son vana ilusión. ¿Quéprovecho saca el hombre de todos sus trabajos en la tierra? Pasa una generacióny viene otra, pero la tierra permanece siempre. El sol sale y se pone; corre yllega a su lugar, de donde vuelve a salir. Sopla el viento hacia el sur y gira luegohacia el norte, y dando vueltas y más vueltas, vuelve siempre a girar. Todoslos ríos van al mar, pero el mar nunca se llena; regresan al punto de dondevinieron y de nuevo vuelven a correr. Todo es difícil de entender: no deja elhombre de cavilar, no se cansan los ojos de ver ni los oídos de oír. Lo queantes existió, eso volverá a existir. Lo que antes se hizo, eso se volverá ahacer. No hay nada nuevo bajo el sol. Si de alguna cosa dicen: "Mira, estosí es nuevo", aun esa cosa existió ya en los siglos anteriores a nosotros.Nadie se acuerda de los antiguos y lo mismo pasará con los que vengan: no seacordarán de ellos sus sucesores. Palabra de Dios. Te alabamos,Señor.

Del salmo 89 R/. Tú eres, Señor, nuestro refugio.
Tú, Señor, haces volver al polvo a los humanos, diciendo a los mortales queretornen. Mil años son para ti como un día, que ya pasó; como una breve noche.R/.
Nuestra vida es tan breve como un sueño; semejante a la hierba, que despunta yflorece en la mañana y por la tarde se marchita y se seca. R/.
Enséñanos a ver lo que es la vida y seremos sensatos. ¿Hasta cuándo, Señor, vasa tener compasión de tus siervos? ¿Hasta cuándo? R/.
Llénanos de tu amor por la mañana y júbilo será la vida toda. Que el Señorbondadoso nos ayude y dé prosperidad a nuestras obras. R/.

ACLAMACIÓN (Jn 14, 6) R/. Aleluya, aleluya.
Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie va al Padre si no es por mí, diceel Señor. R/.

A Juan yo lo mandé decapitar. ¿Quién es entonces éste dequien oigo semejantes cosas?

Del santo Evangelio según san Lucas: 9, 7-9

En aquel tiempo, el rey Herodes se enteró de todos losprodigios que Jesús hacía y no sabía a qué atenerse, porque unos decían queJuan había resucitado, otros, que había regresado Elías, y otros, que habíavuelto a la vida uno de los antiguos profetas.
Pero Herodes decía: "A Juan yo lo mandé decapitar. ¿Quién será, pues, éstedel que oigo semejantes cosas?". Y tenía curiosidad de ver a Jesús.
Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Dios nuestro, que concediste a san Vicente de Paúl imitarcon su vida el misterio de redención y de amor que celebraba en la Eucaristía,haz que este mismo sacrificio nos asemeje cada vez más a tu Hijo, que vive yreina por los siglos de los siglos.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Sal 106, 8-9)

Demos gracias al Señor por su misericordia y los prodigioshechos en favor de su pueblo, porque sació a los que tenían sed y dio de comera los hambrientos.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Que esta sagrada comunión nos ayude, Señor, a imitar a tuHijo Jesucristo y a llevar a los pobres, a ejemplo de san Vicente de Paúl, elanuncio y la prueba de tu amor. Por Jesucristo, nuestro Señor.