Lecturas del Jueves 30 de Julio de 2009


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

JUEVES 30 

Santos: María de Jesús Sacramentado Venegas, fundadora; Pedro Crisólogo, doctor de la Iglesia, y Julia de Cesarea, mártir. Feria (Verde) 

ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 77, 23-25) 

Abrió Dios las compuertas del cielo e hizo llover sobre ellos el maná para que comiesen; les dio un trigo celeste, y el hombre comió pan de ángeles. 

ORACIÓN COLECTA 

Dios nuestro, que llevaste a cabo la obra de la redención humana por el misterio pascual de tu Hijo, concédenos que, al anunciar llenos de fe por medio de los signos sacramentales, su muerte y resurrección, recibamos cada vez con mayor abundancia los frutos de la salvación. Por nuestro Señor Jesucristo... 

LITURGIA DE LA PALABRA 

Lectura del libro del Éxodo: 40, 16-21. 34-38 

En aquellos días, Moisés hizo todo lo que el Señor le había ordenado. El día primero del primer mes del año segundo, se construyó el santuario. Moisés lo construyó: colocó los pedestales y los tableros, puso los travesaños y levantó las columnas. Después desplegó la tienda por encima del santuario y sobre ella puso, además, un toldo, como el Señor se lo había ordenado. 

Colocó las tablas de la alianza en el arca; puso debajo de ella los travesaños y por encima la cubrió con el propiciatorio. Llevó entonces el arca al santuario y colgó delante de ella un velo para ocultada, como el Señor se lo había ordenado. Entonces la nube cubrió la tienda de la reunión y la gloria del Señor llenó el santuario. Moisés no podía entrar en la tienda de la reunión, pues la nube se había posado sobre ella y la gloria del Señor llenaba el santuario. 

Y en todas las etapas, cuando la nube se quitaba de encima del santuario, los hijos de Israel levantaban el campamento, y cuando la nube no se quitaba, se quedaban en el mismo sitio. 

Durante el día la nube del Señor se posaba sobre el santuario y durante la noche había un fuego que podían ver todos los israelitas desde sus tiendas. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor. 

Moisés ha cumplido las órdenes del Señor. La gloria de Dios desciende al santuario. El soberano toma posesión de su santuario y reina en medio de su pueblo. 

Del salmo 83 R/. Qué agradable, Señor, es tu morada. 

Anhelando los atrios del Señor se consume mi alma. Todo mi ser de gozo se estremece y el Dios vivo es la causa. R/. 

Hasta el gorrión encuentra casa y la golondrina un lugar para su nido, cerca de tus altares, Señor de los ejércitos, Dios mío. R/. 

Dichosos los que viven en tu casa: te alabarán para siempre; dichosos los que encuentran en ti su fuerza, pues caminarán cada vez con más vigor. R/. 

Pues un día en tus atrios vale más que mil fuera de ellos, y yo prefiero el umbral de la casa de mi Dios, al lujoso palacio del perverso. R/. 

ACLAMACIÓN (cfr. Hch 16, 14) R/. Aleluya, aleluya. 

Abre, Señor, nuestros corazones para que comprendamos las palabras de tu Hijo. R/. 

Lectura (Proclamación) del santo Evangelio según san Mateo: 13, 47-53 

En aquel tiempo, Jesús dijo a la multitud: "El Reino de los cielos se parece también a la red que los pescadores echan en el mar y recoge toda clase de peces. Cuando se llena la red, los pescadores la sacan a la playa y se sientan a escoger los pescados; ponen los buenos en canastos y tiran los malos. Lo mismo sucederá al final de los tiempos: vendrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los arrojarán al horno encendido. Allí será el llanto y la desesperación. 

¿Han entendido todo esto?". Ellos le contestaron: "Sí". Entonces Él les dijo: "Por eso, todo escriba instruido en las cosas del Reino de los cielos es semejante al padre de familia, que va sacando de su tesoro cosas nuevas y cosas antiguas". Y cuando acabó de decir estas parábolas, Jesús se marchó de allí. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús. 

Cada tarea tiene su tiempo y su ritmo. Jesús convoca a Israel a la conversión y la reconciliación. En su momento, cada quien responderá de sus opciones ante Dios. 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS 

Señor, al celebrar el memorial de nuestra salvación, te pedimos humildemente nos concedas que este sacramento de amor sea siempre para nosotros un signo de unidad y un vínculo de amor. Por Jesucristo, nuestro Señor. 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Jn 6, 51-52) 

Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo, dice el Señor. El que coma de este pan, vivirá eternamente; pues el pan que voy a dar, es mi carne, y lo doy para vida del mundo. 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN 

Señor, que la participación en este banquete celestial nos santifique, de modo que, por la recepción del Cuerpo y Sangre de Cristo, se estreche entre nosotros la unión fraterna. Por Jesucristo, nuestro Señor. 

Santa María de Jesús Sacramentado Venegas, virgen (ml), blanco (MR, pág., 1001) 

ORACIÓN COLECTA 

Dios todopoderoso y eterno, que en la sencilla y humilde santa María de Jesús Sacramentado nos has dado ejemplo admirable de servicio a los enfermos, pobres y ancianos, concédenos por su intercesión, que, practicando el bien en todas partes, seamos signos de tu amor en el mundo. Por nuestro Señor Jesucristo... 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS 

Acepta, Señor, los dones que te presentamos y haz que esta Eucaristía nos ayude a superar nuestra inclinación al pecado para que, a ejemplo de santa María de Jesús Sacramentado, virgen, podamos vivir según el Evangelio. Por Jesucristo, nuestro Señor. 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN 

Señor, que el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, que hemos recibido, nos ayuden a despegar nuestro corazón de las cosas terrenas para que, a ejemplo de santa María de Jesús Sacramentado, virgen, podamos amarte más cada día. Por Jesucristo, nuestro Señor.