Lecturas Lunes 1º Octubre de 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

LUNES 1

Santos: Teresa del NiñoJesús o de Lisieux, Doctora de la Iglesia; Remigio de Reims, obispo. BeatoCarmelo Juan Pérez y compañeros mártires. Memoria (Blanco)

LA GRANDEZA VERDADERA

Jb 1, 6-22; Lc 9, 46-50

El relato inicial del libro de Job es de sobra conocido. Dios le permite alSatán que pruebe a Job para conocer su fortaleza interior y saber si puedepermanecer fiel. Dios considera que es el más justo y honrado de los hombres.Satanás argumenta que su religiosidad es interesada y que una vez que seasometido a la prueba, renegará de su fe y maldecirá a Dios. Pactadas lascondiciones, sobrevienen las pruebas y descalabros en los bienes y la familiade Job. En esa primera ronda, Job se mantiene firme y acepta resignadamentecada revés. El Evangelio de san Lucas registra una discusión suscitada entrelos discípulos sobre la grandeza. En realidad, podemos afirmar que uno de losrasgos de la verdadera grandeza consiste en sobreponerse a la adversidad y elfracaso. Job es una persona realmente grande porque se sobrepone a los fracasoseconómicos y familiares sin renunciar a sus convicciones más profundas

ANTÍFONA DE ENTRADA (Cfr. Dt 32,10-12)

El Señor fijó su mirada en ella,la instruyó y la cuidó como a la niña de sus ojos. El Señor la condujo, como eláguila que despliega sus alas para llevar a sus polluelos.

ORACIÓN COLECTA

Dios y Padre nuestro, que tienes abiertas las puertas de tu Reino para loshumildes y sencillos de corazón, ayúdanos a llegar a ti, a ejemplo de santaTeresa del Niño Jesús, por el camino de la fidelidad en las cosas pequeñas y elcumplimiento de los deberes diarios. Por nuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

El Señor me lo dio, el Señor melo quitó: ¡Bendito sea el nombre de! Señor!.

Del libro de Job: 1, 6-22

Un día fueron los ángeles a presentarse ante el Señor y entre ellos llegótambién Satanás. El Señor le preguntó: “¿,De dónde vienes?". Él respondió:"De dar una vuelta por la tierra".
El Señor le dijo: "¿Te fijaste en mi siervo Job? No hay nadie como él enla tierra; es un hombre íntegro y recto, que teme a Dios y se aparta delmal".
Satanás le respondió: "¿Y crees tú que su temor a Dios es desinteresado?¿Acaso no has construido tú mismo una cerca protectora alrededor de él, de sufamilia y de todos sus bienes? Has bendecido el trabajo de sus manos y susrebaños se han multiplicado por todo el país. Pero hazle sentir un poco el pesode tu mano, daña sus posesiones y verás cómo te maldice en tu propiacara". El Señor le dijo: "Haz lo que quieras con sus cosas, pero a élno lo toques". Y Satanás se retiró de la presencia del Señor.
Un día en que los hijos e hijas de Job estaban comiendo en casa del hermanomayor, llegó un mensajero a la casa de Job y le dijo: "Tus bueyes estabanarando y tus burras pastando en el mismo lugar, cuando cayeron sobre ellos unosbandidos, apuñalaron a los criados y se llevaron el ganado. Sólo yo pudeescapar para contártelo".
No había acabado de hablar, cuando llegó otro criado y le dijo: "Cayó unrayo y quemó y consumió tus ovejas y a tus pastores. Sólo yo pude escapar paracontártelo".
No había acabado de hablar, cuando llegó otro y le dijo: "Una banda desabeos, divididos en tres grupos, se lanzaron sobre los camellos y se losllevaron y apuñalaron a los criados. Sólo yo pude escapar paracontártelo". No había acabado de hablar, cuando llegó otro y le dijo:"Estaban tus hijos e hijas comiendo en casa de su hermano mayor, cuando unfuerte viento vino del desierto y embistió por los cuatro costados la casa, quese derrumbó y los mató. Sólo yo pude escapar para contártelo".
Entonces Job se levantó y rasgó sus vestiduras. Luego se rapó la cabeza, sepostró por tierra en oración y dijo:
"Desnudo salí del vientre de mi madre y desnudo volveré allá. El Señor melo dio, el Señor me lo quitó; ésa fue su voluntad: ¡Bendito sea el nombre delSeñor!".
A pesar de todo lo que le sucedió, Job no pecó ni profirió ninguna insolenciacontra Dios.
Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 16 R/. Señor, escuchanuestra súplica.
Señor, hazme justicia y a mi clamor atiende; presta oído a mi súplica, pues mislabios no mienten. R/.
Júzgame tú, Señor, pues tus ojos miran al que es honrado. Examina mi corazón,revísalo de noche, pruébame a fuego y no hallarás malicia en mí. R/.
A ti mi voz elevo, pues sé que me respondes. Atiéndeme, Dios mío, y escucha mispalabras; muéstrame los prodigios de tu misericordia, pues a quien acude a ti,de sus contrarios salvas. R/.

ACLAMACIÓN (Cfr. Mc 10, 45) R/.Aleluya, aleluya. 
El Hijo del hombre vino a servir y a dar su vida por la redención de todos. R/.

El más pequeño entre todosustedes, ése es el más grande.

Del santo Evangelio según sanLucas: 9, 46-50

Un día, surgió entre los discípulos una discusión sobre quién era el másgrande de ellos. Dándose cuenta Jesús de lo que estaban discutiendo, tomó a unniño, lo puso junto a sí y les dijo: "El que reciba a este niño en minombre, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, recibe también al que me haenviado. En realidad el más pequeño entre todos ustedes, ése es el más grande".
Entonces, Juan le dijo: "Maestro, vimos a uno que estaba expulsando a losdemonios en tu nombre; pero se lo prohibimos, porque no anda connosotros". Pero Jesús respondió: "No se lo prohíban, pues el que noestá contra ustedes, está en favor de ustedes". Palabra del Señor. Gloria ati, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Señor, el sacrificio de alabanza que vamos a ofrecerte en estafestividad de santa Teresa del Niño Jesús, y concédenos que también nuestravida sea agradable a tus ojos. Por Jesucristo, nuestro Señor

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Mt 18,3)

A menos que cambien y se hagan tan sencillos como niños, no entrarán alReino de los cielos, dice el Señor.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, que esta sagrada comunión encienda en nosotros aquel amor queinspiró a santa Teresa del Niño Jesús el deseo de ofrecerte su vida, por lasalvación de todos los hombres. Por Jesucristo, nuestro Señor