Lecturas Lunes 24 de Septiembre 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

LUNES 24

Nuestra Señora de la Merced

Santos: Anatolio deMilán obispo, Vicente María Strambi, obispo. Feria (Verde)

NO NIEGUES UN FAVOR

Pr 3,27-34; Lc 8,16-18

La generosidad y la servicialidad ennoblecen a la persona.Quien dispone de recursos y aptitudes para socorrer con sus bienes, suexperiencia o su palabra a su prójimo, alcanza la bendición del Señor. Lamezquindad de quien desconoce la gratuidad y todo lo mide de acuerdo acriterios de cálculo y beneficio personal termina por envilecerlo. El cristianotiene una vocación social muy definida. El bautismo lo ha constituido servidorde sus hermanos El don de la fe que hemos recibido se convierte en la lámparaque orienta nuestra existencia y nos impulsa a testimoniar la grandeza del amorde Dios con acciones. Cuando realizamos obras de misericordia o cumplimoscualquier servicio de forma desinteresada, estamos documentando de formacreíble nuestra condición de creyentes. No conviene desperdiciar ni atesorarlos dones que Dios nos dio, es necesario compartirlos, "si está en nuestramano hacerlo".

ANTÍFONA DE ENTRADA (Mt 9, 38)

Rueguen al dueño de la mies que mande operarios a suscampos, dice el Señor a sus discípulos.

ORACIÓN COLECTA

Señor, tú que eres quien provee de pastores a la comunidadcristiana, haz que tu Espíritu suscite en ella sacerdotes dignos del altar ylos llene de piedad y fortaleza para anunciar tu Evangelio. Por nuestro SeñorJesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

El Señor es amigo del hombre justo.

Del libro de los Proverbios: 3, 27-34

Hijo mío, no le niegues un favor a quien lo necesita, si lopuedes hacer. Si le puedes dar ahora a tu prójimo lo que te pide, no le digas-"Vete y vuelve mañana".
No pienses en hacerle daño a tu prójimo, que ha puesto su confianza en ti. Connadie entables pleito sin motivo, si no te ha hecho ningún daño.
No envidies al hombre malvado ni imites nunca sus acciones, porque el Señoraborrece a los perversos y es amigo del hombre justo. El Señor maldice la casadel malvado y llena de bendiciones la del justo. El Señor se burla de aquellosque se burlan y con los humildes se muestra bondadoso. Los sensatos recibiránhonores y los insensatos, ignominia. Palabra de Dios. Te alabamos,Señor.

Del salmo 14 R/. ¿Quién será grato a tus ojos, Señor?
El hombre que procede honradamente y obra con justicia; el que es sincero entodas sus palabras y con su lengua a nadie desprestigia. R/.
Quien no hace mal al prójimo ni difama al vecino; quien no ve con aprecio a losmalvados, pero honra a quienes temen al Altísimo. R/.
Quien presta sin usura y quien no acepta sobornos en perjuicio de inocentes,ése será agradable a los ojos de Dios eternamente. R/.

ACLAMACIÓN (Mt 5, 16) R/. Aleluya, aleluya.
Que brille la luz de ustedes ante los hombres, dice el Señor, para que viendolas obras buenas que ustedes hacen, den gloria a su Padre, que está en loscielos. R/.

La vela se pone en el candelero, para que los que entrenpuedan ver.

Del santo Evangelio según san Lacas: 8, 16-18

En aquel tiempo, Jesús dijo a la multitud: "Nadieenciende una vela y la tapa con alguna vasija o la esconde debajo de la cama,sino que la pone en un candelero, para que los que entren puedan ver la luz.Porque nada hay oculto que no llegue a descubrirse, nada secreto que no lleguea saberse o a hacerse público. Fíjense, pues, si están entendiendo bien, porqueal que tiene se le dará más; pero al que no tiene se le quitará aun aquello quecree tener". Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Mira, Señor, con bondad, los dones y oraciones de tu pueblo;multiplica en él las vocaciones sacerdotales y hazlas perseverar en tu amor.Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (1 Jn 3, 16)

En esto hemos conocido lo que es el amor de Dios: en que diosu vida por nosotros. También nosotros debemos dar la vida por nuestroshermanos.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Con la fuerza de este sacramento de amor que hoy hemoscelebrado, haz, Señor, madurar las vocaciones que a manos llenas sembraste enel campo de la Iglesia, a fin de que sean muchos los que elijan servirte en sushermanos. Por Jesucristo, nuestro Señor.