Lecturas Lunes 3 de Septiembre 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

LUNES 3

Santos: GregorioMagno, Papa y Doctor de la iglesia; Aristeo o Aristión de Alejandría, mártir.Beato Guala de Brescia, obispo. Memoria (Blanco)

LA FUERZA DE DIOS

1 Co 2,1-5; Lc 4,16-30

Ambos relatos nos presentan la memoria del comienzo de dosprocesos evangelizadores. En el Evangelio de san Lucas leemos la explicaciónactualizada que el Señor Jesús hizo en la sinagoga de Nazaret del rolloprofético de Isaías. Él decidió asumir ese pasaje como un texto programático desu misión liberadora. Venía a desatar las ataduras y trabas que aquejaban a sushermanos. No lo hacía por iniciativa propia, puesto que se concebía a sí mismocomo el heraldo de la gracia de Dios que restablecería la dignidad que lospoderosos habían quebrantado. En la carta a los Corintios, san Pablo noscomparte su ingreso en aquella ciudad, célebre por su puerto y sus costumbresrelajadas. Sus discursos y sus prédicas no se destacaban por los alardesretóricos ni por la elocuencia. No buscaba deslumbrar con artificios delenguaje a sus oyentes. Le apostaba a otro recurso más eficaz: la acción delEspíritu. Si la obra evangelizadora provenía del Señor, él lo iría confirmandocon señales que harían creíble su mensaje. El predicador sabía que su tareaconsistía en sembrar, pero también sabía que Dios era quién hacía crecer.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Dn 12, 3)

Los sabios brillarán como el fulgor del firmamento; y losque enseñaron a muchos la justicia, serán como estrellas eternas.

ORACIÓN COLECTA

Señor Dios, que cuidas de tu pueblo con ternura y logobiernas con amor, concede tu espíritu de sabiduría, por intercesión del Papasan Gregorio, a quien has encomendado el gobierno de la Iglesia, a fin de queno se pierda ninguna oveja de las confiadas a su cuidado. Por nuestro SeñorJesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Les he anunciado a Cristo crucificado.

De la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios:2, 1 -5

Hermanos: Cuando llegué a la ciudad de ustedes paraanunciarles el Evangelio, no busqué hacerlo mediante la elocuencia del lenguajeo la sabiduría humana, sino que resolví no hablarles sino de Jesucristo, másaún, de Jesucristo crucificado. Me presenté ante ustedes débil y temblando demiedo. Cuando les hablé y les prediqué el Evangelio, no quise convencerlos conpalabras de hombre sabio; al contrario, los convencí por medio del Espíritu ydel poder de Dios, a fin de que la fe de ustedes dependiera del poder de Dios yno de la sabiduría de los hombres. Palabra de Dios. Te alabamos,Señor.

Del salmo 118 R/. ¡Cuánto amo, Señor, tu voluntad!
¡Cuánto amo tu voluntad! Todo el día la estoy meditando. Tus mandatos me hacenmás sabio que mis enemigos, porque siempre me acompañan. R/.
Soy más prudente que todos mis maestros, porque medito tus preceptos. Soy mássagaz que los ancianos, porque cumplo tus leyes. R/.
Aparto mis pies de toda senda mala para cumplir tus palabras. No me aparto de tusmandamientos, porque tú me has instruido. R/.

ACLAMACIÓN (Cfr. Lc 4. 18) R/. Aleluya, aleluya.
El Espíritu del Señor está sobre mí; Él me ha enviado para llevar a los pobresla buena nueva. R/.
Me ha enviado para llevar a los pobres la buena nueva. - Nadie es profeta en sutierra.

Del santo Evangelio según san Lucas: 4, 16-30

En aquel tiempo, Jesús fue a Nazaret donde se había criado.Entró en la sinagoga, como era su costumbre hacerlo los sábados, y se levantópara hacer la lectura. Se le dio el volumen del profeta Isaías, lo desenrolló yencontró el pasaje en que estaba escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí,porque me ha ungido para llevar a los pobres la buena nueva, para anunciar laliberación a los cautivos y la curación a los ciegos, para dar libertad a losoprimidos y proclamar el año de gracia del Señor
Enrolló el volumen, lo devolvió al encargado y se sentó. Los ojos de todos losasistentes a la sinagoga estaban fijos en Él. Entonces comenzó a hablar,diciendo: "Hoy mismo se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acabande oír".
Todos le daban su aprobación y admiraban la sabiduría de las palabras quesalían de sus labios, y se preguntaban: "¿No es éste el hijo deJosé?".
Jesús les dijo: "Seguramente me dirán aquel refrán: `Médico, cúrate a timismo, y haz aquí, en tu propia tierra, todos esos prodigios que hemos oído quehas hecho en Cafarnaúm' ".
Y añadió: "Yo les aseguro que nadie es profeta en su tierra. Habíaciertamente en Israel muchas viudas en los tiempos de Elías, cuando faltó lalluvia durante tres años y medio, y hubo un hambre terrible en todo el país;sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una viuda que vivíaen Sarepta, ciudad de Sidón. Había muchos leprosos en Israel, en tiempos delprofeta Eliseo; sin embargo, ninguno de ellos fue curado, sino Naamán, que erade Siria". Al oír esto, todos los que estaban en la sinagoga se llenaronde ira, y levantándose, lo sacaron de la ciudad y lo llevaron hasta unprecipicio de la montaña sobre la que estaba construida la ciudad, paradespeñarlo. Pero Él, pasando por en medio de ellos, se alejó de allí.Palabradel Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Señor, los dones que te presentamos al celebrar lafiesta de san Gregorio y haz que este sacrificio, por el que quisiste perdonarlos pecados del mundo, nos sirva para nuestra salvación eterna. Por Jesucristo,nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (1 Co 1, 23-24)

Nosotros proclamamos a Cristo crucificado: fuerza de Dios ysabiduría de Dios.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, tú que nos has alimentado con el Cuerpo de Cristo,haz que aprendamos de Él, a ejemplo de san Gregorio, a conocer tu verdad y avivirla por medio del amor. Por Jesucristo, nuestro Señor.