Lecturas Martes 10 de Abril 2012, Pascua


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

10 MARTES

MARTES DE PASCUA.

Santos: Macario de Gante, obispo; Miguel de los Santos,presbítero. Beato Antonio Neyrot, mártir. Feria (Blanco).

HE VISTO AL SEÑOR

Hch 2, 36-41; Jn 20, 11-18

Entre los sucesos del cuarto Evangelio y el discurso de losHechos de los Apóstoles había "corrido mucha agua" por el río Jordán.María Magdalena aparece desconcertada en uno de los amaneceres próximo a laPascua del año 30 Su desconsuelo y su desconcierto son reales. Acostumbradacomo estaba a organizar su vida en derredor de Jesús no atinaba a sobrellevaraquella ausencia. En el discurso que Pedro dirige a los habitantes deJerusalén, los seguidores de Jesús han superado la confusión. Hacen uso de lapalabra y tienen una propuesta sensata que ofrecer: confiar en la palabra deJesús y constituirse en una comunidad solidaria y alternativa para podersobreponerse a la corrupción imperante.

ANTÍFONA DE ENTRADA (cfr. Si 15, 3-4)

El Señor les dará a beber el agua de la sabiduría; seapoyarán en Él y no vacilarán. Él los llenará de gloria eternamente.

Se dice Gloria.

ORACIÓN COLECTA

Señor, tú que nos has librado del pecado por medio de lamuerte y resurrección de tu Hijo, prosigue en nosotros la obra liberadora de tugracia y concédenos el gozo de celebrar la Pascua eterna, que ya desde ahoranos llena de esperanza y alegría. Por nuestro Señor Jesucristo...

Conviértanse y bautícense en el nombre de Jesucristo.

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 2, 36-41

El día de Pentecostés, dijo Pedro a los judíos: "Sepatodo Israel, con absoluta certeza, que Dios ha constituido Señor y Mesías almismo Jesús, a quien ustedes han crucificado".
Estas palabras les llegaron al corazón y preguntaron a Pedro y a los demásapóstoles: "¿Qué tenemos que hacer, hermanos?". Pedro les contestó:"Conviértanse y bautícense en el nombre de Jesucristo, para el perdón desus pecados y recibirán el Espíritu Santo. Porque las promesas de Dios valenpara ustedes y para sus hijos y también para todos los paganos que el Señor,Dios nuestro, quiera llamar, aunque estén lejos".
Con éstas y otras muchas razones los instaba y exhortaba, diciéndoles:"Pónganse a salvo de este mundo corrompido". Los que aceptaron suspalabras se bautizaron, y aquel día se les agregaron unas tres milpersonas. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 32 R/. En el Señor está nuestra esperanza.Aleluya.
Sincera es la palabra del Señor y todas sus acciones son leales. El ama lajusticia y el derecho, la tierra llena está de sus bondades. R/.
Cuida el Señor de aquellos que lo temen y en su bondad confían; los salva de lamuerte y en épocas de hambre les da vida. R/.
En el Señor está nuestra esperanza, pues Él es nuestra ayuda y nuestro amparo.Muéstrate bondadoso con nosotros, puesto que en ti, Señor, hemos confiado. R/.

SECUENCIA opcional

ACLAMACIÓN (Sal 117. 24) R/. Aleluya, aleluya.
Éste es el día del triunfo del Señor, día de júbilo y de gozo. R/.

He visto al Señor y me ha dado este mensaje.

Del santo Evangelio según san Juan: 20,11-18
El día de la resurrección, María se había quedado llorando junto al sepulcro deJesús. Sin dejar de llorar, se asomó al sepulcro y vio dos ángeles vestidos deblanco, sentados en el lugar donde había estado el cuerpo de Jesús, uno en lacabecera y el otro junto a los pies. Los ángeles le preguntaron: "¿Por quéestás llorando, mujer?". Ella les contestó: "Porque se han llevado ami Señor y no sé dónde lo habrán puesto".
Dicho esto, miró hacia atrás y vio a Jesús de pie, pero no sabía que era Jesús.Entonces El le dijo: "Mujer, ¿por qué estás llorando? ¿A quiénbuscas?". Ella, creyendo que era el jardinero, le respondió: "Señor,si tú te lo llevaste, dime dónde lo has puesto". Jesús le dijo:''¡Maria!" Ella se volvió y exclamó: "¡Rabuní!", que en hebreosignifica 'maestro'. Jesús le dijo: "Déjame ya, porque todavía no hesubido al Padre. Ve a decir a mis hermanos: 'Subo a mi Padre y su Padre, a miDios y su Dios' ".
María Magdalena se fue a ver a los discípulos para decirles que había visto alSeñor y para darles su mensaje. Palabra del Señor.Gloria a ti, SeñorJesús.

No se dice Credo.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Señor, en tu bondad, los dones que te presentamos yconcédenos tu protección para conservar tu gracia y conseguir la felicidadeterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO I DE PASCUA

En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y fuente desalvación glorificarte siempre, Señor, pero más que nunca en este día, en queCristo, nuestra Pascua, fue inmolado.
Porque Él es el verdadero Cordero que quitó el pecado del mundo: muriendo,destruyó nuestra muerte, y resucitando, restauró la vida.
Por eso, con esta efusión del gozo pascual, el mundo entero se desborda dealegría y también los coros celestiales, los ángeles y los arcángeles cantansin cesar el himno de tu gloria: Santo, Santo, Santo...

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Col 3, 1-2)

Puesto que ustedes han resucitado con Cristo, busquen lascosas del cielo, donde Cristo está sentado a la derecha de Dios; aficiónense alos bienes del cielo, no a los de la tierra. Aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Tú que nos has concedido la gracia inmerecida del bautismo,purifica, Señor, y fortalece nuestros corazones, para que podamos alcanzar undía la felicidad eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor