Lecturas Martes 14 de Febrero 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

MARTES 14
Santos: Cirilo, monje y Metodio de Tesalónica obispo; presbítero; Valentín de Roma mártir. Beato Vicente Vilar David, mártir. Memoria (Blanco)
EL ORIGEN DE LA TENTACIÓN
St 1, 12-18; Mc 8, 14-21
La carta de Santiago despeja el malentendido frecuente que surge a propósito de las tentaciones. No es Dios quien nos pone pruebas ni tentaciones. El espejismo que nos encandila se origina en nuestro propio interior. El deseo desbordado que nos impulsa a autoafirmarnos de manera egoísta sobre los demás, se nos presenta de forma seductora. En otras palabras, el mal toma la careta del bien. La falta de previsión o la precipitación hizo que los discípulos olvidaran cargar con panes suficientes para el camino. El incidente los retrató de cuerpo entero. Hacían depender su seguridad de la cantidad de bienes disponibles. Así suele pasarnos. Creemos erróneamente que la vida dichosa depende del tamaño de nuestros recursos. Esa ilusión estimula nuestra fiebre posesiva y encadena a la cadena del consumo desmedido e irresponsable.
ANTÍFONA DE ENTRADA (Is 59, 21; 56, 7)
Mis palabras, que yo he puesto en tus labios, no se han de apartar de tu boca, dice el Señor; y yo aceptaré sobre mi altar tus sacrificios.
ORACIÓN COLECTA
Dios nuestro, que por medio de los santos Cirilo y Metodio iluminaste con la luz del Evangelio a los pueblos eslavos, abre nuestro corazón para que aceptemos tu palabra y ayúdanos a vivir de acuerdo con la fe que profesamos. Por nuestro Señor Jesucristo...
LITURGIA DE LA PALABRA
Dios no le pone tentaciones a nadie.
De la carta del apóstol Santiago: 1, 12-18
Hermanos: Dichoso el hombre que sufre la tentación, porque después de superarla, recibirá en premio la corona de la vida que Dios ha prometido a los que lo aman.
Que nadie diga cuando sufre una tentación, que es Dios el que lo tienta, porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni pone Él mismo a nadie en tentación. Más bien, cuando alguno es tentado, es su propia concupiscencia la que lo arrastra y lo seduce. La concupiscencia concibe y da a luz al pecado; y el pecado, cuando madura, engendra la muerte.
No se equivoquen, queridos hermanos: Todo beneficio y todo don perfecto viene de lo alto, del creador de la luz, en quien no hay ni cambios ni sombras. Por su propia voluntad nos engendró mediante la palabra de la verdad, para que fuéramos, en cierto modo primicias de sus creaturas. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.
Del salmo 93 R/. Señor, dichoso aquel a quien tú educas.
Señor, dichoso aquel a quien tú educas y enseñas a cumplir tus mandamientos; cuando lleguen las horas de desgracia, no perderá el sosiego. R/.
Jamás rechazará Dios a su pueblo ni dejará a los suyos sin amparo. Hará justicia al justo y dará un porvenir al hombre honrado. R/. 
Cuando me hallaba al borde del sepulcro, tu amor, Señor, me conservó la vida; cuando se multiplican mis problemas, en tus consuelos hallo mi delicia. R/.
ACLAMACIÓN (Jn 14, 23) R/. Aleluya, aleluya.
El que me ama, cumplirá mi palabra, dice el Señor; y mi Padre lo amará y vendremos a él. R/.
Cuídense de la levadura de los fariseos y de la de Herodes.
Del santo Evangelio según san Marcos: 8,14-21
En aquel tiempo, cuando los discípulos iban con Jesús en la barca, se dieron cuenta de que se les había olvidado llevar pan; sólo tenían uno. Jesús les hizo esta advertencia: "Fíjense bien y cuídense de la levadura de los fariseos y de la de Herodes". Entonces ellos comentaban entre sí: "Es que no tenemos panes".
Dándose cuenta de ello, Jesús les dijo: "¿Por qué están comentando que no trajeron panes? ¿Todavía no entienden ni acaban de comprender? ¿Tan embotada está su mente? ¿Para qué tienen ustedes ojos, si no ven, y oídos, sino oyen? ¿No recuerdan cuántos canastos de sobras recogieron, cuando repartí cinco panes entre cinco mil hombres?". Ellos le contestaron: "Doce". Y añadió: "¿Y cuántos canastos de sobras recogieron cuando repartí siete panes entre cuatro mil?". Le respondieron: "Siete". Entonces él dijo: "¿Y todavía no acaban de comprender?". Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Acepta, Señor, la ofrenda que te presentamos en la fiesta de los santos Cirilo y Metodio, y en señal de tu agrado, derrama sobre nosotros la abundancia de tus dones. Por Jesucristo, nuestro Señor.
ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Mc 10, 45)
El Hijo del hombre ha venido a dar su vida como rescate por la humanidad.
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Que la comunión que hemos recibido en prenda de salvación, al celebrar la fiesta de los santos Cirilo y Metodio, nos sostenga, Señor, en la vida terrena y nos haga desear la celeste. Por Jesucristo, nuestro Señor.