Lecturas Martes 2 de Octubre 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

MARTES 2

Santos Ángeles Custodios

Santos: Saturio de Soria,ermitaño. Beato Istvan Szilard Bogdánffy, mártir. Memoria (Blanco)

MALDITO EL DÍA EN QUE NACÍ

Jb 3, 1-3. 11-23; Mt 18, 1-5. 10

Las quejas de Job empiezan a surgir con gran fuerza de lo más profundo desu corazón. La vida toda le parece detestable. Apremiado como está por ladesgracia aborrece la vida y deja correr sus emociones sin rubor alguno. En esasituación límite afirma que sería preferible no haber nacido puesto que la vidale resulta un callejón sin salida y Dios, le parece más un adversario que unaliado. A través del tema del escándalo de los pequeños podemos conectar ambaslecturas. Cuando personas justas e inocentes como Job sufren de manerainexplicable, se resquebraja la esperanza de la gente sencilla. La invitación ahacerse como niño resulta entonces cuestionable ante el problema delsufrimiento humano. Los niños no comprenden que sus padres, que deberían sercompasivos y amorosos con sus hijos, permitan que ellos sean sometidos apruebas severas y que más aún, parezcan desinteresarse de la suerte de suspequeños. Sin embargo Dios, como Padre amoroso nunca nos abandona.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Dn 3, 58)

Ángeles del Señor, bendigan alSeñor; alábenlo y glorifíquenlo eternamente.

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que con amorosa providencia has enviado a tus santos ángelespara que nos guarden, concédenos experimentar su protección aquí en la tierra ydisfrutar, junto con ellos, la felicidad del cielo. Por nuestro SeñorJesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

¿Para qué dar la luz de la vida aun miserable?

Del libro de Job: 3, 1-3. 11. 16.12-15. 17. 20-23

Job abrió sus labios y maldijo el día de su nacimiento, diciendo:"¡Maldito el día en que nací, la noche en que se dijo: 'Ha sido concebidoun varón'! ¿Por qué no morí en el seno de mi madre? ¿Por qué no perecí al salirde sus entrañas o no fui como un aborto que se entierra, una creatura que nollegó a ver la luz? ¿Por qué me recibió un regazo y unos pechos me amamantaron?
Ahora dormiría tranquilo y descansaría en paz, con los reyes de la tierra, quese construyen mausoleos, o con los nobles, que amontonan oro y plata en suspalacios. Allí ya no perturban los malvados y forzosamente reposan losinquietos.
¿Para qué dieron la luz de la vida a un miserable, a aquel que la pasa enamargura; al que ansía la muerte, que no llega, y la busca como un tesoroescondido; al que se alegraría ante la tumba y gozaría al recibir la sepultura;al hombre que no encuentra su camino, porque Dios le ha cerrado lassalidas?". Palabra de Dios. Te alabamos Señor.

Del salmo 87 R/. Señor, prestaoído a mi clamor.
Señor, Dios mío, de día te pido auxilio, de noche grito en tu presencia. Quellegue hasta ti mi súplica, presta oído a mi clamor. R/.
Porque mi alma está llena de desdichas y mi vida está al borde del abismo; yame cuentan entre los que bajan a la tumba, soy como un inválido. R/.
Tengo ya mi lugar entre los muertos, igual que los cadáveres que yacen en lastumbas, de los cuales, Señor, ya no te acuerdas, porque fueron arrancados de tumano. R/.
Me has colocado en el fondo de la tumba, en las tinieblas del abismo. Tu cólerapesa sobre mí, y estrellas contra mí todas tus olas. R/.

ACLAMACIÓN (Sal 102, 21) R/.Aleluya, aleluya.
Que bendigan al Señor todos sus ejércitos, servidores fieles que cumplen suvoluntad. R/.

Sus ángeles en el cielo vencontinuamente el rostro de mi Padre, que está en el cielo.

Del santo Evangelio según sanMateo: 18, 1-5. 10

En cierta ocasión, los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron:"¿Quién es el más grande en el Reino de los cielos?". Jesús llamó aun niño, lo puso en medio de ellos y les dijo: "Yo les aseguro a ustedesque si no cambian y no se hacen como los niños, no entrarán en el Reino de loscielos. Así pues, quien se haga pequeño como este niño, ése es el más grande enel Reino de los cielos. Y el que reciba a un niño como éste en mi nombre, merecibe a mí. Cuidado con despreciar a uno de estos pequeños, pues yo les digoque sus ángeles, en el cielo, ven continuamente el rostro de mi Padre, que estáen el cielo".
Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Recibe, Señor, las ofrendas que te presentamos en la festividad de tussantos ángeles, y concédenos que su continua protección nos libre de lospeligros presentes y nos guíe a la vida eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Sal 137,1)

En presencia de los ángeles cantaremos, Dios nuestro, tu alabanza.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, tú que nos has alimentado con el Cuerpo y la Sangre de nuestroRedentor, condúcenos por medio de tus santos ángeles, al encuentro glorioso conCristo, que vive y reina por los siglos de los siglos.