Lecturas Martes 28 de Agosto 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

MARTES 28

Santos: Agustín de Hipona, Doctor de la Iglesia; EdmundoArrowsmith, mártir; Alejandro I de Constantinopla, patriarca. Memoria (Blanco)

LAS PREOCUPACIONES Y LA ANGUSTIA

2Ts 2,1-3. 14-17; Mt 23,23-25

Los cristianos de Tesalónica habían comenzado a perder lapaz interior. Los pronósticos fallidos y las supuestas revelaciones proféticassobre la inminente venida de Jesús generaban incertidumbre. Algunos sedesentendían de cumplir sus responsabilidades laborales, dedicándose porcompleto a la ociosidad, imaginando que no valía la pena trabajar paraconseguir el sustento cotidiano, porque la ruina total se aproximaba. Del otrolado, el texto profético del primer Evangelio exhibe la inconsistencia delcomportamiento ético de los escribas y fariseos. Estos viven como escrupulososcumplidores de mandamientos rituales de poca monta, mientras que sedesentienden de practicar los valores éticos indispensables, que garantizan lasrelaciones justas entre las personas.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Si 15, 5)

El Señor lo llenó del espíritu de entendimiento y sabiduría,para que iluminara a su Iglesia y lo cubrió de gloria.

ORACIÓN COLECTA

Enciende, Señor, en nosotros el fuego con que inflamaste elcorazón de san Agustín, a fin de que, sedientos como él de sabiduría y de amor,no descansemos hasta encontrarte a ti, verdad eterna e infinita bondad. Pornuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Conserven la doctrina que les hemos enseñado.

De la segunda carta del apóstol san Pablo a lostesalonicenses: 2, 1-3. 14-17

Hermanos: Por lo que toca a la venida de nuestro SeñorJesucristo y a nuestro encuentro con Él, les rogamos que no se dejen perturbartan fácilmente. No se alarmen ni por supuestas revelaciones ni por palabras ocartas atribuidas a nosotros, que los induzcan a pensar que el día del Señor esinminente. Que nadie los engañe en ninguna forma.
Dios los ha llamado para que, por medio del Evangelio que les hemos predicado,alcancen la gloria de nuestro Señor Jesucristo. Así pues, hermanos, manténgansefirmes y conserven la doctrina que les hemos enseñado de viva voz o por carta.
Que el mismo Señor nuestro, Jesucristo, y nuestro Padre Dios, que nos ha amadoy nos ha dado gratuitamente un consuelo eterno y una feliz esperanza, confortenlos corazones de ustedes y los dispongan a toda clase de obras buenas y debuenas palabras.
Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 95 R/. Alégrense los cielos y la tierra.

"Reina el Señor", digamos a los pueblos. Elafianzó con su poder el orbe, gobierna a las naciones con justicia. R/.
Alégrense los cielos y la tierra, retumbe el mar y el mundo submarino; saltende gozo el campo y cuanto encierra, manifiesten los bosques regocijo. R/.
Regocíjese todo ante el Señor, porque ya viene a gobernar el orbe. Justicia yrectitud serán las normas con las que rija a todas las naciones. R/.

ACLAMACIÓN (Hb 4. 12) R/. Aleluya, aleluya.
La palabra de Dios es viva y eficaz y descubre los pensamientos e intencionesdel corazón. R/.

Esto es lo que tenían que practicar, sin descuidar aquello.

Del santo Evangelio según san Mateo: 23, 23-26

En aquel tiempo, Jesús dijo a los escribas y fariseos:" Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, porque pagan el diezmo dela menta, del anís y del comino, pero descuidan lo más importante de la ley,que son la justicia, la misericordia y la fidelidad! Esto es lo que tenían quepracticar, sin descuidar aquello. ¡Guías ciegos, que cuelan el mosquito, perose tragan el camello!
¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que limpian por fuera los vasosy los platos, mientras que por dentro siguen sucios con su rapacidad y codicia!¡Fariseo ciego!, limpia primero por dentro el vaso y así quedará también limpiopor fuera".
Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Señor, que esta Eucaristía que vamos a celebrar, comomemorial de nuestra redención y sacramento de tu misericordia, sea paranosotros el signo de unidad y el vínculo de amor. Por Jesucristo, nuestroSeñor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Mt 23, 10. 8)

Cristo es su único Maestro, dice el Señor, y todos ustedesson hermanos.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Que el Cuerpo y la Sangre de Cristo, que hemos recibido eneste sacramento, nos hagan participar, Señor, de su vida divina. PorJesucristo, nuestro Señor.