Lecturas Miércoles 23 Mayo 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

 

MIÉRCOLES 23

Nuestra Señora de la Luz

Santos: Desiderio deVienne, Obispo; Mártires de Capadocia. Feria (Blanco)

YO NO SOY DEL MUNDO

Hch 20, 28-38; Jn 17, 11-19
Nuevamente encontramos similitudes entre los dos pasajes. Tanto Jesús comoPablo, su apóstol de la última hora, advierten a sus respectivos oyentes de lascontrariedades que enfrentarán en el futuro inmediato. El Señor Jesús lesadvierte que puesto que los discípulos no pertenecen al mundo, es decir, a unconjunto de creencias, ideas y pensamientos contrarios al proyecto del Reino,serán odiados y perseguidos por ese mundo hostil. El apóstol Pablo habla delarribo de “los lobos feroces” que diezmaran el rebaño. La recomendación esdoble: hay que estar alertas, custodiado por la Palabra de Dios y confiados enel auxilio del Padre que jamás dejará de protegerlos.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 46, 2)

Pueblos todos, aplaudan y aclamen a Dios con clamores dejúbilo. Aleluya.

ORACIÓN COLECTA

Dios misericordioso, concede a tu iglesia, congregada por elEspíritu Santo, entregarse plenamente a ti y vivir siempre unida en el amor.Por nuestro Señor Jesucristo…

LITURGIA DE LA PALABRA

Ahora los dejo en manos de Dios, que puede hacerlos crecer yalcanzar la herencia prometida.

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 20, 28-38

En aquellos días, Pablo dijo a los presbíteros de lacomunidad cristiana de Éfeso: “Miren por ustedes mismos y por todo el rebaño,del que los constituyó pastores el Espíritu Santo, para apacentar a la iglesiade Dios adquirió con la sangre de su Hijo.
Yo sé que después de mi partida, se introducirán entre ustedes lobos rapaces,que no tendrán piedad del rebaño y sé que, de entre ustedes mismos, surgiránhombres que predicarán doctrinas perversas y arrastrarán a los fieles detrás desí. Por eso estén alerta. Acuérdense que durante tres años, ni de día ni denoche he dejado de aconsejar, con lágrimas en los ojos, a cada uno de ustedes.Ahora lo encomiendo a Dios y a su palabra salvadora, la cual tiene fuerza paraque todos los consagrados a Dios crezcan en el espíritu y alcancen la herenciaprometida. Yo no he codiciado ni el oro ni la palabra ni la ropa de nadie. Biensaben que cuanto he necesitado para mí y para mis compañeros, lo he ganado conmis manos, siempre he mostrado que hay que trabajar así, para ayudar como sedebe a los necesitados, recordando las palabras del Señor Jesús: “Hay masfelicidad en dar que en recibir”.
Dicho esto, se arrodillo para orar con todos ellos. Todos se pusieron a llorary abrazaban y besaban a Pablo, afligidos, sobre todo, por que les había dichoque no lo volverían a ver. Y todos lo acompañaron hasta el barco.
Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 67 R/. Reyes de la tierra, canten al Señor.Aleluya.
Señor despliega tu poder, reafirma lo que has hecho por nosotros, desdeJerusalén, desde tu templo, a donde vienen los reyes con sus dones. R/.
Cántele al Señor, reyes de la tierra, denle gloria al Señor que recorre loscielos seculares, y que dice con voz como de trueno: “Glorifiquen a Dios”.R/. 
Sobre Israel su majestad se extiende y su poder, sobre las nubes. Bendito seanuestro Dios. R/.

ACLAMACIÓN (Cfr. Jn 17, 17) R/. Aleluya, aleluya.
Tu palabra, Señor, es la verdad; santifícanos en la verdad. R/.

Padre, que ellos sean uno, como nosotros.

Del santo Evangelio según san Juan: 17, 11-19

En aquel tiempo, Jesús levanto los ojos al cielo y dijo:“Padre santo, cuida de tu nombre a los que me has dado, para que sean uno, comonosotros. Cuando estaba con ellos, yo cuidaba en tu nombre a los que me diste;yo velaba por ellos y ninguno de ellos se perdió, excepto el que tenía queperderse, para que se cumpliera la Escritura.
Pero ahora voy a ti, y mientras estoy aún en el mundo, digo estas cosas paraque mi gozo llegue a su plenitud en ellos. Yo les he entregado tu palabra y elmundo los odia, por que no son del mundo, como yo tampoco soy del mundo. No tepido que los saques del mundo, si no que los libres del mal. Ellos no son delmundo, como tampoco yo soy del mundo.
Santificarlos en la verdad. Tu palabra es la verdad. Así como tú me enviaste almundo, así los envío yo también al mundo. Yo me santificó a mí mismo por ellos,para que también ellos sean santificados en la verdad”.
Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Señor, este sacrificio de alabanza que tu mismo noshas mandado celebrar, y dígnate, por esta Eucaristía, santificarnos y darnos tusalvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio de Pascua a de la Ascensión.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Jn 15,26-27)

Cuando venga el consolador que yo les enviare, el Espíritude verdad que procede del Padre, dará testimonio de mí, dice el Señor, ytambién ustedes darán testimonio. Aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, que esta comunión aumente en nosotros tu gracia, nospurifique de nuestros pecados y nos disponga mejor a recibir tus dones. PorJesucristo, nuestro Señor.