Lecturas Miércoles 25 de Julio 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

MIERCOLES 25

Santos: Santiago, "el Mayor" apóstol; Teodomiro deCórdoba, mártir. Beata María del Monte Carmelo, fundadora. Fiesta (Rojo)

NOS APRIETAN, PERO NO NOS APLASTAN

2 Co 4, 7-15; Mt 20, 20-28

San Pablo era un hombre hábil a la hora de argumentar lascuestiones más variadas de la fe cristiana. Sabía conciliar de manera originalla realidad misteriosa de la vida cristiana con argumentos tomados de laEscritura o de la experiencia misionera de cada día. Sabía reconocer que laoriginalidad de la misión cristiana consistía en acoger con humildad la graciade Cristo. El apóstol que redescubre su fragilidad, no se derrumba, antes bien,se anima a confiar más firmemente en la fuerza extraordinaria de Dios Esaintuición no había iluminado todavía a los llamados "hijos deltrueno", Santiago y Juan, quienes aún aspiraban a conseguir los honores yel prestigio derivados de los cargos eminentes. Por esa razón el evangelista,de alguna manera los disculpa, presentando a la madre de los Zebedeos como laencargada de solicitar lugares de privilegio para sus hijos.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Cfr. Mt 4, 18. 21)

Caminando Jesús por la ribera del mar de Galilea, vio aSantiago y a Juan, hijos de Zebedeo, que estaban remendando sus redes, y losllamó.

Se dice Gloria.

ORACIÓN COLECTA

Dios todopoderoso y eterno, que quisiste que Santiago fuerael primero de entre los apóstoles en derramar su sangre por el Evangelio,fortalece a tu Iglesia con el testimonio de su martirio y defiéndela con suvaliosa protección. Por nuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Llevamos siempre la muerte de Jesús en nuestro cuerpo.

De la segunda carta del apóstol san Pablo a los corintios:4, 7-15

Hermanos: Llevamos este tesoro en vasijas de barro, para quese vea que esta fuerza tan extraordinaria proviene de Dios y no de nosotrosmismos. Por eso sufrimos toda clase de pruebas, pero no nos angustiamos. Nosabruman las preocupaciones, pero no nos desesperamos. Nos vemos perseguidos,pero no desamparados; derribados, pero no vencidos.
Llevamos siempre y por todas partes la muerte de Jesús en nuestro cuerpo, paraque en este mismo cuerpo se manifieste también la vida de Jesús. Nuestra vidaes un continuo estar expuestos a la muerte por causa de Jesús, para que tambiénla vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal. De modo que la muerteactúa en nosotros, y en ustedes, la vida.
Y como poseemos el mismo espíritu de fe que se expresa en aquel texto de laEscritura: Creo, por eso hablo, también nosotros creemos y por eso hablamos,sabiendo que aquel que resucitó a Jesús nos resucitará también a nosotros conJesús y nos colocará a su lado con ustedes. Y todo esto es para bien de ustedesde manera que, al extenderse la gracia a más y más personas, se multiplique laacción de gracias para gloria de Dios.
Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 125 R/. Entre gritos de júbilo cosecharán aquellosque siembran con dolor.
Cuando el Señor nos hizo volver del cautiverio, creíamos soñar; entonces nocesaba de reír nuestra boca, ni se cansaba entonces la lengua de cantar. R/.
Aun los mismos paganos con asombro decían: "¡Grandes cosas ha hecho porellos el Señor!". Y estábamos alegres, pues ha hecho grandes cosas por supueblo el Señor. R/.
Como cambian los ríos la suerte del desierto, cambia también ahora nuestrasuerte, Señor, y entre gritos de júbilo cosecharán aquellos que siembran condolor. R/.
Al ir, iban llorando, cargando la semilla; al regresar, cantando vendrán consus gavillas. R/.

ACLAMACIÓN (Cfr Jn 15, 16) R/. Aleluya, aleluya. 
Yo los he elegido del mundo, dice el Señor, para que vayan y den fruto y sufruto permanezca. R/.

Beberán mi cáliz.

Del santo Evangelio según san Mateo: 20, 20-28

En aquel tiempo, se acercó a Jesús la madre de los hijos deZebedeo, junto con ellos, y se postró para hacerle una petición. Él lepreguntó: "¿Qué deseas?". Ella respondió: "Concédeme que estosdos hijos míos se sienten, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda, en tuReino". Pero Jesús replicó: "No saben ustedes lo que piden. ¿Podránbeber el cáliz que yo he de beber?". Ellos contestaron: "Sípodemos". Y Él les dijo: "Beberán mi cáliz; pero eso de sentarse a miderecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo; es para quien mi Padre lotiene reservado".
Al oír aquello, los otros diez discípulos se indignaron contra los doshermanos. Pero Jesús los llamó y les dijo: "Ya saben que los jefes de lospueblos los tiranizan y que los grandes los oprimen. Que no sea así entreustedes. El que quiera ser grande entre ustedes, que sea el que los sirva, y elque quiera ser primero, que sea su esclavo; así como el Hijo del hombre no havenido a ser servido, sino a servir y a dar la vida por la redención detodos". Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Acepta, Señor, los dones que te presentamos y por intercesión del apóstolSantiago, purifica nuestros corazones para que podamos participar dignamentedel Cuerpo y de la Sangre de Cristo, que vive y reina por los siglos de lossiglos.

Prefacio I o II de los Apóstoles.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Cfr. Mt 20, 22-23)

Quienes participan del cáliz del Señor se convierten enamigos de Dios.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Por intercesión del apóstol Santiago, en cuya festividadhemos recibido con alegría tus santos sacramentos, concédenos, Señor, tuprotección y ayuda. Por Jesucristo, nuestro Señor.