Lecturas Miércoles 26 de Septiembre 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

MIÉRCOLES 26

Santos: Cosme vDamián de Arabia mártires; Lucía Kim y compañeros, mártires. Beata María del OlvidoNoguera, mártir. Feria (Verde)

NO ME DES RIQUEZA NI POBREZA

Pr 30,5-9; Lc 9,1-6

El relato evangélico expone las condiciones indispensablesque debían cumplir los misioneros cristianos enviados por el Señor Jesús amisionar. Debían partir con ligereza, desprovistos de monedas, alimento ycualquier otra posesión. La misión era del Señor y Él ablandaría el corazón desus hermanos para que los hospedaran de acuerdo a sus posibilidades. Comomensajeros de la benevolencia del Reino necesitaban documentar su confianza enDios, viviendo de manera sencilla. La reflexión sapiencial que nos ofrece ellibro de los Proverbios lo analiza con enorme lucidez: la pobreza y la riquezaresultan igualmente peligrosas para el creyente; la primera puede sumirnos enla desesperación, la segunda en la autosuficiencia. De ambas convienemantenerse a prudente distancia, buscando disponer solamente de lo necesario,para no convertirnos en esclavos del dinero, que resulta ser un amo implacabley posesivo.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 73, 20. 19)

Acuérdate, Señor, de tu alianza y no olvides para siempre lavida de tus pobres.

ORACIÓN COLECTA

Señor, tú que cuidas de todas tus creaturas, porque eresbueno y todopoderoso, concédenos demostrar prácticamente nuestro amor a loshermanos que padecen hambre, para que, libres de esa aflicción puedan servirtecon libertad y alegría. Por nuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

No me des pobreza ni riqueza; dame solamente lo necesariopara vivir.

Del libro de los Proverbios: 30, 5-9

Toda palabra de Dios es verdadera. El Señor es un escudopara cuantos en Él confían. No alteres para nada sus palabras, no sea que tereprenda y resultes mentiroso.
Dos cosas te pido, Señor, antes de morir, no me las niegues: líbrame de lafalsedad y la mentira; no me des pobreza ni riqueza, dame tan sólo lo necesariopara vivir, no sea que la abundancia me aparte de ti y me haga olvidarte; nosea que la pobreza me obligue a robar y me lleve a ofenderte. Palabra deDios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 118 R/. Condúceme, Señor, por tu camino.
Apártame de los caminos falsos y dame la gracia de cumplir tu voluntad. Para mívalen más tus enseñanzas que miles de monedas de oro y plata. R/.
Tu palabra, Señor, es eterna, más estable que el cielo. Aparto mi pie de toda sendamala para cumplir tus palabras. R/.
Medito tus decretos y odio el camino de la mentira. Detesto y aborrezco lamentira y amo tu voluntad. R/.

ACLAMACIÓN (Mc 1, 15) R/. Aleluya, aleluya.
El Reino de Dios ya está cerca, dice el Señor. Conviértanse y crean en elEvangelio. R/.

Los envió a predicar el Reino de Dios y a curar a losenfermos.

Del santo Evangelio según san Lucas: 9, 1-6

En aquel tiempo, Jesús reunió a los Doce y les dio poder yautoridad para expulsar toda clase de demonios y para curar enfermedades. Luegolos envió a predicar el Reino de Dios y a curar a los enfermos.
Y les dijo: "No lleven nada para el camino: ni bastón, ni morral, nicomida, ni dinero, ni dos túnicas. Quédense en la casa donde se alojen, hastaque se vayan de aquel sitio. Y si en algún pueblo no los reciben, salgan de ahíy sacúdanse el polvo de los pies en señal de acusación".
Ellos se pusieron en camino y fueron de pueblo en pueblo, predicando elEvangelio y curando en todas partes. Palabra del Señor. Gloria a ti,Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Que el sacrificio eucarístico que vamos a ofrecerte, signo de la abundancia dela vida divina y de la unidad en la caridad, nos impulse, Señor, a cumplir laobligación fraterna de compartir el pan. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Mt 11, 28)

Vengan a mí todos los que están hambrientos y agobiados, queyo los alimentaré, dice el Señor.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Que el pan de vida que descendió del cielo, nos impulse,Señor, a socorrer a nuestros hermanos menesterosos. Por Jesucristo, nuestroSeñor.